Escríbeme

olmoluz@gmail.com

sábado, agosto 30, 2008

SIGUE LA HISTORIA

Tan ofuscado estaba don Alonso que olvidó vestirse como acostumbraba cuando acudía a su trabajo –trajeado y encorbatado-, y marchó a las oficinas de la Seguridad Social dispuesto a enfrentarse con el gigante que se había atrevido a reclamarle a él, ciertos pagos, con un pantalón corto raído, una camiseta desgastada y unas chancletas. Y como hacía calor, resguardó su cabeza con un sombrero de paja ya desmelenado por los tumbos que había dado por las playas.
Su sorpresa fue, al llegar a la oficina, una fila de personas, parecida a la de Jesús de Medinaceli el primer viernes de Dolores, daba la vuelta a la manzana, todos pacientes esperaban su turno para arreglar sus papeles.
La fila avanzaba lentamente, pero avanzaba. Después de unas horas de espera, don Alonso entró en la oficina dispuesto a comerse el mundo. Detrás del mostrador, una joven de pelo negro rizado, recogido con gracia por un cogepelo, tez bronceada, vestida con pantalón y camisa de lino blanco, le atendía.
- Quiero hablar con el responsable de este desaguisado- dijo muy serio don Alonso-, mostrándole la carta.
- ¿Cómo dice? - Respondió la joven sorprendida-.
Don Alonso se dio cuenta que no es lo mismo estar a un lado que a otro del mostrador, la situación cambia sustancialmente. Por más que insistía en hablar con el responsable de dicha carta, nadie le resolvía nada. Le mandaban de un apartado a otro sin más, con sonrisas burlescas.
(Kety Morales Argudo)

martes, agosto 26, 2008

DON ALONSO QUIJANO SIGLO XXI


Kety Morales, autora del blog los cuentos de la abuela y al hilo de todo este trajín internauta que nos traemos con Don Quijote y Sancho, me ha dejado este comentario que merece ser puesto en la entrada de este blog.

Luz, después de leer a PMT, y cogienddo sus ideas he escrito esto. A ver que os parece.
Pensaba ponerlo en mi blog, y hacer como con el Curioso impertinente. Pero si lo haceis en el vuestro da igual.


"En un lugar de la casa cuyo rincón no importa, se hallaba ese artilugio llamado ordenador, el cual don Alonso –exdirectivo de un banco afamado-, prejubilado, sin saber por qué, se había enganchado de una forma tal, que hasta su mujer le había abandonado.
Don Alonso ofuscado por su descubrimiento, apenas se percataba de la lejanía de su mujer, que andaba con sus amigas disfrutando de los baños en la playa junto al mar.
Pinchó una vez más en la página que le tenía trastornado. De seudónimo, Dulcinea. Según su perfil; ni guapa ni fea, ni alta ni baja, ni tonta ni lista, en fin, que don Alonso recordó esa frase que dice: “En la medianía está la verdadera felicidad” y con ese pensamiento siguió buceando en su página.

Habitaba Aldonza, la tal Dulcinea en una casa blanca con veleta, heredada de sus antepasados. Salió como todas las mañanas con su cesto al supermercado. Cogió un carro como era usual y comenzó el trasiego rutinario por los pasillos. Ese día la gente se arremolinaba en corrillos cuchicheando algo que ya había llegado a sus oídos.
Al llegar a la caja, Sanchica, hija de Sancho, la miró de reojo esquivando mirarla frente a frente, su padre, le había advertido ser cauta y discreta. Al fin y al cabo él era autónomo y se ganaba el sustento acudiendo donde le llamasen, pues sabía de todo un poco y lo mismo arreglaba un grifo, que transportaba muebles..., esto le daba opción a saber los entresijos de muchas casas…

lunes, 25 agosto, 2008

(Supongo que Kety quiere que sigamos la historia, así que ya sabéis a inventar)


ENCUENTRO DE UNA SANCHICA DE AHORA CON UN MENSAJERO

“Dice, pues, la historia, que el de Seur era muy rápido y eficiente, y con deseo de encontrar aquella imprecisa dirección partió, en su furgoneta, hacia el pueblo de Sancho. Antes de entrar en él vio, en las orillas de un arroyo, estar haciendo botellón cantidad de chicos jóvenes, a quienes preguntó si le sabrían decir si en aquel lugar vivía una mujer llamada Teresa Panza, mujer de un tal Sancho Panza, trabajador autónomo de chapucillas diversas y ayudante ocasional con un ejecutivo de Telefónica prejubilado llamado Alonso Quijano, a cuya pregunta se levantó en pie una joven que estaba agitando una botella de Coca Cola y dijo:
—La Teresa Panza es mi madre, y el Sancho ése, mi padre, y el don Alonso, un cliente suyo que está como una chota. Desde que un día llamó, anda “missing” mi viejo y… la vieja desesperadita que no para de hacer horas en ca los pijos.
—Pues, si no te importa, acompáñame a casa de tu madre—dijo el de mensajería— porque le traigo una carta y un paquete de ése al que tú llamas “viejo”. Jesús, qué juventud, ya no hay respeto ni na.
—Vale, tío, voy contigo que igual algo cae —respondió la chavala, que mostraba ser de edad de dieciocho años, poco más a menos.
Y dejando la Coca Cola y el tinto don Simón a otra compañera, ajustándose los pantalones caídos y la camisetilla ajustada, que dejaba al aire su ombligo con plateado piercing , atándose las deportivas de marca falsa ,se plantó de un brinco en la furgoneta y dijo:
—Enseguida vuelvo, coleguís, dejadme algo de calimocho pa luego. Vamos, tío, que a la entrada del pueblo está la casa, y la Teresa con muchas ganas de saber algo de su hombre. Como dice “en qué hora se junto con ése chiflao que va a ser nuestra ruina”.
(Abejita de la Vega, también llamada María Ángeles Merino)

Fermina, la señora que prestaba servicio, en ausencia de la esposa de don Alonso, poniendo un poco de orden en la casa, entro de manera atropellada en el cuarto donde nuestro caballero chateaba de manera impenitente:“Señor, exclamó, pero desde cuando no sale un poco a pasear por el campo”. “Venga, venga, atienda al cartero, que está en la puerta, mientras una ventila un poco esta “cochinera”, y apague el ordenador ese, no sea que me vaya a dar “calambre”, como la semana pasada.” “Ay, don Alonso, que a gusto estará su señora en la playa…”-“Que pasa, `pregunto don Alonso, con la cara algo desencajada por haber tenido que abandonar su guarida?”-El funcionario le entregó la carta certificada, recogió la firma en el justificante de entrega y dio media vuelta sin siquiera despedirse. Sabia que era inútil.Don Alonso, tembloroso, al ver que era una notificación oficial de la Seguridad Social, leyó el escrito con cierto sentimiento de estupefacción.“Señor –pensó- ahora resulta que estos tipos de la Seguridad Social me dicen que llevo mas de un año sin pagar la cuota del Regimen Especial de Autonomos Prejubilados y que, por tanto, dentro de tres años, cuando me llegue la jubilación, no voy a cobrar ni un duro…”-“Maldita sea, Señor, ¡por el Caballero del Vellocino de Oro!. Como me puedes exigir a mi, a un hidalgo castellano, que llevo todavía migas de pan en la pechera, de lo que ayer cene, que me acuerde de pagar unos miserables recibos…”-“Tunantes, bellacos, malandrines…” “Ahora mismo enfundo mis armas y me dirijo al Ministerio a derribar gigantes”. “Voto a brios, reclamo celestial ayuda para este meritorio empeño…”
(Antiqva)



Suprimir

lunes, agosto 25, 2008

CURIOSIDADES


En la Escuela de Artes de León saqué esta foto.

CURIOSIDADES

Leo en el Quijote:

El Canónigo, a lo que don Quijote dijo, respondió:

-En verdad, hermano, que sé más de libro de caballerías que de las Súmulas de Villalpando.

Y este fin de semana paso por Villalpando allí encuentro esta foto reivindicativa de una acera en una calle que sigue sin acera. Luz

LA TIENDECITA

Hace unos días recibí este e-mail de mi amigo y compañero Bártel. Aquí os lo dejo


Ayer mismo di las últimas pinceladas a este cuadro, pintado al acrílico sobre lienzo de 61 x 38 cm. Luego se lo llevé a sus destinatarios.
A Carmen (la "jefa" de la tienda) y a Jesús (el rey de su taller) les ha encantado. Ellos ya tienen su "Tiendecita" y yo, mi "Joven Poeta". Misión cumplida.

martes, agosto 19, 2008

EL VERANO Y DON QUIJOTE





Cuando tenía veintiséis años, leí de un tirón El Quijote. Recuerdo que me gustó por su ironía y forma de mezclar la realidad y ficción, produciendo en mi sorpresa, sonrisa y carcajada. Después, a lo largo de mi ya larga vida, lo he vuelto a leer pero a trocitos y a saltos.


Hace ya unos cuantos días a Kety, amiga de estos lugares, se le ocurrió la idea de invitarnos a ir copiando en su blog los cuentos de la abuela la novela "El curioso impertinente" que Cervantes incluyó en su inmortal libro. Participé un poquito en su proyecto y quise entonces empezar a leer de nuevo El Quijote, pero esta vez desde el principio.

Me fui de vacaciones y en la maleta vinieron conmigo Sancho y El Caballero de la Triste Figura. Allí en Cantabria todas las mañanas leía uno o dos capítulos y quedándome completamente enganchada, he llegado hasta el XXIX de la primera parte. Su título DONDE EL CAUATIVO CUENTA SU VIDA Y SUCESOS.


En estos días la
Abejita de la Vega , autora del blog La Arañita Campeña, ha recogido la idea de Kety y nos propone que vayamos copiado en su blog esta otra novela morisca que Cervantes incluye en su libro . Por ello os invito a todas y todos los que pasáis por aquí, en este viaje virtual, a que os desviéis para allá, para así contribuir a hacer todavía más imperecedero este singular libro que tanto nos enseña sobre ese viaje que es la vida.

Por cierto, el viaje de Don Quijote y Sancho por la Mancha ¿en qué estación o estaciones del año se hece? No sé si Cervantes da detalles del asunto.

sábado, agosto 16, 2008


Muchas gracias Kety.

PLENILÚNIO


As horas pela alameda
arrastam veste de seda,

Veste de seda sonhada
pela aalameda alongada

Sob o azular do luar
e ouve-se no ar a expirar-

A expirar mas nunca expira
uma flauta que delira,

que é mais a idéia de ouvi-la
que ouvi-la quase tranquila

pelo ar a ondear e a ir....
silêncio a temeluizir....

Fernando Pessoa
(Hace cuatro años, un mes antes de morir, mi cuñado Julio Plaza me envió este poema tan hermoso de Fernando Pessoa. Hoy revolviendo papeles me lo he encontrado así que aquí lo dejo)

jueves, agosto 14, 2008

EN CHINA NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE



= 20)) greeting = " "; else if (hour < greeting = " " greeting = " " greeting = " Buena noche!">



Periodistas en línea: 10

CHINA

Continúa la represión sin tregua olímpica para los chinos defensores de los derechos humanos


Vincent Brossel.- El comienzo de las pruebas olímpicas no ha beneficiado en nada a los defensores de los derechos humanos chinos, que continúan siendo detenidos, vigilados o amenazados. Por otra parte, varios incidentes ocurridos con periodistas extranjeros, y entre ellos la agresión hoy de un periodista británico del canal ITN, demuestran que los Servicios de Seguridad no han renunciado a impedir que la prensa extranjera pueda trabajar en buenas condiciones. Como ejemplo de ello, Reporteros sin Fronteras (RSF) publica el testimonio anónimo de una corresponsal extranjera, que una vez más habla de la vigilancia y las presiones de la policía china.

[13-08-2008]

"Ante el aumento de incidentes pedimos al Comité organizador chino y al Comité Olímpico Internacional que intervengan en favor de los ciudadanos chinos que están en peligro, a causa de su posicionamiento durante los Juegos Olímpicos. A todo el movimiento olímpico corresponde hacer que se respete el espíritu de la tregua olímpica que, desde sus orígenes, impone el respeto de la paz durante las pruebas", ha manifestado RSF.

Así está escrito en el sitio del COI: "Durante ese período de tregua, los atletas, los artistas y sus familias, así como los simples peregrinos, podían viajar con total seguridad para participar, o asistir a los Juegos Olímpicos, y después regresar a sus respectivos países. El Comité Olímpico Internacional ha decidido revivir la tradición de la tregua olímpica para animar la búsqueda de soluciones pacíficas y diplomáticas a los conflictos que causan estragos en el mundo".

El 13 de agosto de 2008, unos policías chinos han detenido en Pekín al reportero John Ray, del canal británico ITN. Le han tirado al suelo e inmovilizado por la fuerza durante veinte minutos, a pesar de que se había identificado como periodista. "Para mí, se trata de una auténtica agresión. Estoy muy enfadado", ha declarado John Ray a la AFP. Estaba cubriendo un acto de varios activistas tibetanos que habían desplegado una bandera cerca de las instalaciones olímpicas, antes de ser detenidos por la policía.

Según el Club de Corresponsales en China (FCCC), desde el 7 de agosto se han producido cinco incidentes. Es el caso de dos reporteros de Associated Press, detenidos en la provincia de Xinjiang por unos policías que borraron las imagines de sus cámaras fotográficas. Uno de ellos fue detenido mientras veía la ceremonia de inauguración de los JJOO. Por otra parte, a dos periodistas escandinavos les han impedido entrevistar a campesinos de la provincia de Hebei acerca del impacto que los JJOO han tenido en sus actividades.

Una periodista europea que lleva varios años trabajando en Pekín ha ofrecido a RSF un sobrecogedor testimonio sobre las condiciones de trabajo en Pekín, y los riesgos que corren los chinos que se aventuran a hablar con la prensa extranjera: "No dejan de seguirme, de grabarme, de fotografiarme. Dudo antes de entrevistar a chinos sobre problemas sensibles, por temor a que les detengan. La semana pasada detuvieron a varios chinos por darme entrevistas. Para empezar, algunos habitantes del barrio de Qianmen, en plena renovación. Entre ellos, una mujer responsable de una asociación de desalojados que ha presentado una denuncia contra el gobierno, porque las indemnizaciones recibidas son muy escasas. El juicio tenía que verse en julio, pero se ha aplazado a causa de los JJOO. La entrevisté, como otros colegas, y después la detuvieron. Lo mismo ocurrió con un sacerdote de una iglesia no oficial. Finalmente, una británica de origen tibetano fue detenida y expulsada después de concederme una entrevista. En estas condiciones todos nos sentimos impulsados a la autocensura y nos negamos a entrevistar a determinados chinos, por temor a que después les detengan. Nos encontramos en esta situación de intimidaciones repetidas que, a pesar de las mejoras generales, hace muy difícil nuestro trabajo en China. Y además, la prensa oficial no para de atacarnos desde los acontecimientos de marzo en el Tibet. Más allá de las amenazas de muerte, recibidas por decenas de periodistas extranjeros, los medios de comunicación chinos intentan desacreditarnos. Y todo esto se ha ido acelerando a medida que se acercaban los Juegos".

En efecto, son varios los chinos detenidos por hacer declaraciones a los medios extranjeros. Es el caso de Zhang Wei, una antigua residente del barrio de Qianmen, en Pekín, a quien la policía detuvo el 9 de agosto después de que presentara la solicitud de autorización para una protesta por la expulsión de su familia, hace dos años, con motivo de las obras de los Juegos Olímpicos. Según la agencia Associated Press, su hijo asegura que las autoridades la mantendrán detenida un mes, por "atentar al orden social". La Oficina de Seguridad Pública ha dicho que está estudiando el caso de Zhang Wei y que no tiene nada que comentar al respecto.