Escríbeme

olmoluz@gmail.com

miércoles, diciembre 31, 2014

LA SONRISA ROBADA

Foto tomada del Norte de Castilla

El libro que estamos leyendo  de José Antonio Abella, creo que está lleno de humanidad, en toda la extensión de la palabra, porque todas las luces y las sombras que llevamos las personas , se nos manifiestan aquí.

El sueño de un  enamoramiento en la distancia,  que  los dos protagonistas  de esta historia, la joven alemana Edelgard y  el poeta español José Fernández  viven, amando la imagen que cada uno, se ha formado del otro a través de las correspondencia  mantenida a lo largo de los años,   es la aldaba a la que se agarran tanto uno como otra, para así poder sobrevivir y curar unas heridas  que las guerras de uno y otro país,  han dejado en ellos.

Junto a esas luces de ternura, cariño, amor, valentía, coraje y sensibilidad, se nos muestran también las sombras que poseemos las personas  cuando  se desata en nosotros la violencia y la barbarie, sustentadas en la arrogancia de un poder conseguido por la fuerza, capaz de cometer las peores atrocidades. 

Junto a los dos protagonistas y su historia, se nos va intercalando  otra  crónica donde  el  narrador es el propio autor de este libro y  su proceso de investigación y buceo en cómo  se ha ido gestando la novela,  porque él, ha quedado atrapado, seducido en la historia de lo que nos está narrando, de tal forma que es un personaje más, consiguiendo que  dudemos cuando él duda, nos alegremos o nos quedemos tristes y desilusionados, según sean sus hallazgos,  y es entonces cuando  yo como lectora,  quedo contagiada  de esa facultad, tan humana, que es la seducción.

Uno de los capítulos que más me ha impresionado de los que llevo leídos, voy por el 23, es el titulado: El Nombre del padre, tanto es así que al leer su primera parte, me inspiró este poema

El tiempo se me vuelve
inconsciente vestimenta de los días
y recuerdo, sin quererlo,
tu presencia inexistente
que se fue apagando
como el  último  fuego
que queda en el rescoldo
de unas brasas decididas
a no irse.

Por la noche me perturbas
y reclamas  mi atención
en fatales pesadillas.

Te has ido, te has ido
me repito sin saberlo
y en mi búsqueda,
voy descubriendo,
tu fatal desenlace
que anunciaste en los sueños,
preguntándole a mi culpa ,
si eres un espíritu engañoso
 o  viniste a revelarme
lo que nunca yo,
quise saber.
                                                Luz del Olmo

sábado, diciembre 27, 2014

LA MASTINA





                                        Para nuestro querido profesor Pedro Ojeda,

                                                       que tanto nos impulsa a escribir.

No sé a vosotros, pero a mí con cierta frecuencia me ocurren acontecimientos que guardo en la memoria, no sin antes pensar  en  cómo escribirlos.

Después de un tiempo indeterminado, nos podemos encontrar con una historia parecida a la que nosotros hemos vivido sin dejar constancia de ella y es entonces cuando reaccionamos.

Así me ha ocurrido hoy. He pasado por el blog La Acequia y al leer la nueva entrada de Pedro Ojeda: Palazuelo mis circuitos de memoria a largo plazo, han actuado y han recordado una historia similar a la que hace ya un año, viví. Al hacer el comentario correspondiente para contárselo a Pedro, no ha querido publicarse. Me ha dado por pensar que esta vez no ha sido la técnica , si no más bien, una equivocación de mi incosciente. Entonces he decidido que ya tenía entrada para este sábado.

La mañana de otro sábado de diciembre en tierras de segovianas , era límpia y fría. Mariano y yo sin hacer caso al hielo y su temperatura, nos desplazamos hasta los campos donde empezaba a  reverdecer  el cereal recién sembrado que acompañaba a un cielo sin nubes cubierto de un intenso azul.

Él se quedó en el coche trasteando con la emisora. Yo decidí coger uno de los caminos que me llevaban a no sabía dónde, pero conociendo lo mucho que iba a disfrutar con el paseo. Me gusta el caminar conmigo en la soledad de los paisajes.

Tan ensimismada iba en mis pensamientos que apenas percibí cómo algo me rozaba. Miré a mis lados y allí estaba, una perra- luego supe que lo era- grande, muy grande , blanca, muy blanca, que sin ladrar me miraba.

Al tener tan cerca el peligro, recordé que otra mastina, se acercó un día por mi casa, la eché algo de comer y desde entonces se hizo mi amiga. Ese recuerdo creo que me salvó. Decidí no tener miedo  y no hacer nada, tan solo darme la vuelta, desandando las dos el camino y haciéndonos compañía.

De pronto ella empezó a correr y yo, he de decirlo, respiré aliviada ( hay que tener en cuenta que estoy superando un ancestral miedo a los perros). Seguí andando algo más deprisa y al subir una pequeña cuesta descubrí como ella, la mastina, se encaminaba hasta el coche donde Mariano seguía con sus entretenimientos ajeno a todo lo que pasaba por el camino. Fue entonces cuando comprendí:

La perra blanca, muy blanca, grande, muy grande, la mastina, sólo quería llevarme hasta un lugar seguro y apartarme de aquellos senderos solitarios y, quien sabe, si de algún peligro irremediable.

Cuando  llegué al sitio seguro y lleno de cariño, la acaricié y le di las gracias. Ella entonces me respondió contenta. Si vuelvo a los campos de Navares de Enmedio, estoy segura que las dos muy alegres nos reconoceremos.

El cerebro, a veces, nos juega malas pasadas por sus recuerdos, pero otras, como en este caso, sabe cómo protegernos.

Luz del Olmo

domingo, diciembre 21, 2014

FELICES FIESTAS

(C) Luz

 A todos mis amigos y paseantes de este blog os  deseo UNAS FELICES FIESTAS Y UN BONITO E INTERESANTE  AÑO 2015 y al igual que el musgo vuelve a nacer en la piedra, me gustaría que  que nuestra grande o pequeña amistad, se vaya renovando cada año, un poquito más.


Besos

viernes, diciembre 19, 2014

2014 , EL AÑO DE PLATERO

(C) Luz, foto hecha  en la Casa de Juan Ramón Jiménez cuando en junio de 2013, la visité.


El miércoles estuve por Madrid y en algún lugar que ahora no  soy capaz  de precisar, recuerdo cómo un cartel me  recordaba que el 2014 era el año de Playero y Yo, el magnifico libro que tanto nos gusta a Mª Ángeles, la autora del blog La Arañita Campeña, a mi y, supongo que a muchos más. 


Esta mañana pasé por el blog Final de pagina  y en su entrada de hoy,  comprobé que  estaba dedicada a una capítulo de este libro, tan tierno, humano y lleno de poesía de la que hace sentir y pensar, fue  entonces  cuando vinieron a mi mente los entrañables momentos que pasé en la casa donde vivieron Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí. 


miércoles, diciembre 17, 2014

A MI MADRE





En esta foto podemos ver a mis padres Teodosio y Nicolasa, en una foto de la época. En realidad no sé que ha pretendido el fotógrafo, pero a mi madre se la puede ver mucho más sonriente sin las gafas que con ellas.




De ti me queda una toquilla que en estos días de invierno siempre utilizo para protegerme los hombros que es mi punto débil. Y un abrigo que guardo con nostalgia, pero que nunca me pongo.

También me quedan tus azotes en el culo con la zapatilla, tus regañinas a padre y a mi porque él siempre andaba en las nubes y yo poco a poco me iba contagiando. Eras nuestra más fiel realidad siendo padre y yo muy cómplices cuado hablábamos de ti.

Desde que murió él, casi siempre vivimos juntas y yo no sé si lo hice porque me sentía culpable por querer tanto a padre o porque en realidad también te quería a ti. Quizá por las dos cosas, pues mi relación contigo siempre fue ambivalente.

Supiste por la pérdida de un hijo, en la mejor de su vida, - tenía veintitrés años- , ser silenciosas, valerosa, resignada y cinco años después también se fue tu marido porque era mucho más débil que tú y como ya habías perdido todas las lágrimas, no pudiste llorar.

El mayor andaba por Chile, un país tan lejano que sólo conocías el nombre y así sólo te quedaban para hacerte compañía en tu dolor: el hijo que siempre te adoró y una chica adolescente llena de rebeldía.

Fueron dos años muy duros de quedarte sola en el pueblo. Los vecinos te ayudaban en tus penas y atribulaciones sin saber qué hacer, qué rumbo tomar en este pueblo de Pardilla donde fuiste sirvienta y en el que te casaste y tuviste tres hijos y una hija que vino, cuando ya nadie la esperaba.

Más tarde tu traslado hasta Madrid, ciudad que visitaste con padre, que yo recuerde, tan sólo una vez. Fueron años duros de adaptación arrastrando una gran pena. Pero como siempre hiciste, te acomodaste a las circunstancias que la vida te imponía.

Te evoco en los primeros años enfadada, después ya más tranquila, con tus nietos y conmigo y cuando llegó la hora de tu muerte, lo hiciste despacito y en silencio.

-Se está apagando como una vela – Me dijo el médico que te asistía aquí, en Velilla.

Un ocho de noviembre de 1992, dejaste de de existir. Mi casa siguió siendo tu refugio cuando nos diste a Rafael y a mi tu último adiós. Para Victoriano fue tan grande el dolor que no pudo verlo.

Aún tengo tu toquilla que en invierno tanto uso y un abrigo que nunca quiero tirar y esa sensación de que en vida no te quise lo suficiente y sin embargo aunque te fuiste con casi noventa años, estuve un tiempo añorándote y pensando que podías haber vivido más. 

Luz del Olmo  

(Mi madre, Nicolasa Veros, el pasado 6 de diciembre habría cumplido los 111 años. Este texto lo escribí dentro de un libro  que hice para mi familia, con mis últimas investigaciones sobre nuestro origen)

miércoles, diciembre 03, 2014

EL OTOÑO VA PASANDO POR ARANJUEZ


 (c) Elvira
 
 (c) Elvira
 (c) Elvira

(c) Luz


(c) Luz


(c) Luz 


(c) Luz

(c) Luz

(c) Luz

miércoles, noviembre 26, 2014

NADA (FINAL)




                                       (c) Luz
                    
Andrea en este domingo del 23 de noviembre de 2014, sabe que no va a poder salir a la calle . Se encuentra muy cansada. Su camino hacia los noventa años está ya muy próximo y a pesar de la buena temperatura y el sol entre nubes que luce en la Ciudad Condal, nota que sus fuerzas se van agotando.

Ha cogido un pequeño resfriado y decide quedarse en la cama. Mañana lunes vendrá la señora que le cuida y la acompañará hasta el ambulatorio para que la mire su doctora de cabecera.

Puede que tenga algo de fiebre porque le parece que un letargo de ensueños la va envolviendo. De vez en cuando se despierta agitada. Ha soñado con su tío Juan y toda aquella historia del callejear en la noche para adentrarse en el corazón del Barrio Chino, cuando el niño de él y su mujer , se puso tan malito y cómo ella le acompañó, pasando toda clase de miedos, en la búsqueda de Gloria.

En otro de sus sopores, ha oído cómo la madre de Ena le estaba contando en un susurro, su historia de amor, casi inverosímil, con su tío Román.

Ya a eso de las nueve de la noche, se notó algo más despejada y el hambre que no había aparecido en todo el día, se hizo más presente. Decidió levantarse y comerse un yogur en el sillón  que tanto le gustaba y tan cómoda se sentía. Miró en la mesita pequeña donde se encontraba la lámpara y recordó que estaba leyendo un libro . Era del poeta José Hierro, poeta al que llegó a conocer en aquello años que estuvo empleada en la capital de España, haciendo el trabajo que le había proporcionado el padre de Ena, cuando dejó Barcelona.

Cogió el libro de tapas rojas donde se podía leer el título: Cuaderno de Nueva York y abrió una página al azar, entonces leyó en voz alta, como se debe de leer la poesía. 

Toda la casa quedó envuelta en las palabras de Andrea:

VIDA
                                                           A Paula Romero
Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.
Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!».
Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!».
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.
No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada.)
Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,

después de tanto todo para nada.

domingo, noviembre 23, 2014

EL ROSTRO DE LA LETRAS






El sábado pasado, venía yo del la Fundación Mafre, situada en el Paseo de Recoletos de Madrid,  de ver la interesante  Exposición: Sorolla y Estados Unidos, cuando se me ocurrió a la altura de la Cibeles, torcer por la calle de Alcalá. Cuando llegué al número 31, descubrí  esta exposición EL ROSTRO DE LAS LETRAS: ESCRITORES Y FOTÓGRAFOS  DESDE EL ROMANTICISMO HASTA LA GENERACIÓN  DE 1914.  Sin dudarlo entré.

Según iba contemplándola, recordé a los seguidores y participantes del Club de Lectura de la Acequia, ya que allí aparecía algunos de los autores que hemos leído y comentado. Me gustó el retrato de Pío Baroja en grande y paseando por el Retiro, parece ser que en los últimos años de su vida, salía poco de su casa y este parque madrileño era uno de sus destinos. Pude observar a Valle-Inclán, sentado en una silla, con sus lentes, barba de chivo, botines y sin brazo, sujetando un libro con la mano en sus rodilla. El rostro de BécqueR, nos dicen que es el retrato mejor hecho del poeta. A D. Benito Pérez Galdós, le retrataron varias veces a lo largo de su vida.  D. Antonio Machado, en sus retratos conocidoS y no conocidos. 

Muchos otros que en la exposición aparecen, no los hemos leído en el club, al menos que yo sepa. Me gustó la fotografía de Ramón Gómez de la Serna, montando  en un trapecio, mientras leía,  en el desaparecido Circo Price.  Calma me transmitió Unamuno en actitud reposada,  tumbado en la cama y leyendo sin gafas.  Son reí al contemplar a Doña Emilia Pardo Bazán con su oronda figura, o la espiritualidad de  Rosalía  de Castro, Manuel Machado, Juan Ramòn Jiménez .... y así hasta  más de 200 fotografías

La muestra empieza en los rostros de los literatos más importantes de España, en la obra  de los fotógrafos más relevantes de su tiempo, desde el año que se se hizo público el intento del daguerrotipo en 1839, hasta llegar a la Generación de 1914, plasmada en en álbunes, almanaques, postales “Galerías de Celebridades” y publicaciones ilustradas, desde el Romanticismo y la apoteosis del retrato fotográfico producido durante el reinado de Isabel II, hasta el inicio de la larga noche de piedra del franquismo, pasando por la época de la Restauración y la Regencia, la Dictadura de Primo de Rivera , la Dictaturdura de Berenguer, la trémula esperanza de la republicana y los años infortunados de la Guerra Civil.
 
Espero que os guste. La podéis ver hasta el 11 de enero de 2015.
El documental de vídeo que os dejo aquí también se puede ver y escuchar.


jueves, noviembre 20, 2014

NADA

 http://casakesslerbarcelona.com/es/what-to-see-in-barcelona/
  
Andrea, o mejor, Doña Andrea como así la llamaban todos los vecinos que la conocían, en muchas ocasiones no era consciente de  su  edad. El domingo pasado, después del vagabundeo por las calles cercanas a su casa, se dio cuenta que no había descansado lo suficiente y pronto tuvo que volver a su hogar.

Estuvo toda la semana, muy a pesar suyo, sin apenas salir , tan sólo se acercaba a comprar algo de pan y sus pasteles diarios que nunca dejó de comer. El resto de la compra, la encargó por teléfono. No era comilona. El hambre pasado en su juventud se había instalado en ella de tal forma que necesitaba sentirlo para así comprobar que vivía. Comía tan  poquito,  que  su aspecto parecía  frágil en su delgadez perpetua.

Al darse cuenta de que debía reposar antes de hacer otra escapada, decidió correr los visillos de los balcones y mirar a través de ellos. Por un instante pensó que siempre había sido una gran espectadora.

Los recuerdos la llevaron hasta todas aquellas personas que conoció fuera de este recinto. Siempre fue consciente de cómo el mundo que se le abría con sólo poner el pie en la acera de la calle de Aribau, era una contraposición y un alivio a la atmófera tan contaminada que habitaba por aquellos años de mil novecientos cuarenta y tantos, en las paredes que ahora contemplaba si miraba dentro de esta casa que ya no la oprimia.

Su primer pensamiento fue para Ena y se vio en la Vía Layetana mirando el último piso del edificio donde vivía su amiga , después de la agradable velada a la que fue invitada, donde conoció a su pequeña, en estatura, madre y lo mucho que la impresionó el oirla cantar mientras tocaba el piano. También pudo mirar los afables ojos verdes, como los de Ena pero sin su luz, de su padre y a sus cinco hermanos, menores que ella, llamándole la atención de esta familia tan viajera, el que todos fuesen rubios, contrastando con su pelo oscuro, ahora ya completamente blanco, y su tez morena.

 Bien recuerda cómo al  salir de aquel lugar tan lleno de armonía, se prometió así misma que  parte del dinero de su próxima  paga lo gastaría en comprarle un ramo de rosas  a la madre de Ena. Tal era su agradecimiento.

Una punzada de hambre le dio el estómago y pensó lo bien que hizo al tomar la decisión de no comer en la casa de su abuela, en aquellos tristes años y preferir el vagabundeo libre. El descubrimiento del sabor de las almendras y cacahutes, junto con aquel restaurante, oscuro con unas mesas tristes, donde siempre comía sopa, variada en los colores, según fuese el condimento, pero que a ella siempre le satisfacía, se lo debe a esta certera decisión.  La punzada de hambre seguía en ella y se reía para así pensando que ahora podía saciarla en cualquier momento y sin salir de su casa. Esa sensación de satisfacerla enseguida, le seguía produciendo un inmenso placer.

Sus pensamientos volvieron a Ena, su gran amiga, pasando por diferentes etapas en su amistad y también rememora  a su novio Jaime, al que llegó a coger un gran cariño, sin olvidarse de aquella truculenta historia con su tío Román. Por entonces este tío suyo, marchaba y desaparecía para volver después,  sin dar razón ni de su ida ni de su vuelta. Las notas geniales de su violín aún las puede escuchar, como si su espíritu, aún siguiera, en el piso de arriba.

 Al llegar otra vez  el domingo,  Andrea siente que no aguanta más metida en casa.

Decide coger un taxi e indica al taxista que la lleve hasta el barrio de la Ribera. Quiere  volver a visitar la Basílica de Santa María del Mar . Justo cuando va a empezar a subir la escalinata, otro anciano, más enjuto que ella y también apoyado en su bastón, la observa  y le dice:

-Lo que fuimos y lo que somos- Y se queda mirándola detenidamente para después gritarle lleno de alegría

-Andrea, tú eres Andrea. Sí, tú eres Andrea.

La anciana se sorprende y después, quitándose su gafas de sol y buscando la funda de sus otras gafas de cerca lo mira:

-Pons, eres Pons. ¡Cuánto tiempo!

Los dos se abrazan sin soltar sus bastones, se ríen y ríen y ríen.

Toman la determinación de  sentarse en una terraza cercana y descansar física y mentalmente de las emociones que acaban de agolparse en todo su ser.

- Cuéntame qué ha sido de ti y de todos los que frecuentaban el ambiente bohemio: ¿Que fue del anfitrión Guíxol y sus pinturas? Pujol , ¿ sigue con sus chalinas y su pelo largo? ¿Y el loco de Iturdiaga? ¿Cuántas novelas ha escrito? Y ¿tú? Cuéntame ¿Te casaste? ¿Tienes nietos? Perdí todo contacto con vosotros al irme a Madrid en mi nuevo trabajo.
 
- Yo durante un tiempo tuve noticias tuyas a través de Ena, después..... Ya sabes todo va pasando.

 Puedo satisfacer tu curiosidad empezando por mi. Me casé con mi tercera novia y tengo cuatro hijos, doce nietos y dos biznietos  y no me ha ido del todo mal en la vida. En cuanto a los otros... la historia es larga de contar. Puedo  decirte que Iturdiaga, aún sigue escribiendo novelas porque aún se sigue enamorando y buscando a su mujer  ideal, extranjera y fascinante.  Algunos de los que frecuentaban la tertulia, ya han muerto. ¡Qué tiempos aquellos! Tú fuiste la única mujer que admitimos en el estudio de Guílox porque tienes la tez muy oscura y los ojos claros. Fue genial, como dicen ahora mis nietos. A ellos les cuento nuestras historias y les gustan y mucho. Alguno tengo bohemio y  ahora está metido en ese nuevo partido de Podemos que da tanto que hablar. Pero cuentáme tú, cuentame.

No podía imaginar Andrea que este día de domingo lo iba a pasar tan bien con su antiguo compañero de la Universidad, porque hablando y recordando se les fue el santo al cielo y ya empezaba a irse el sol cuando decidieron volver cada uno a su domicilio, no sin antes comprarle Pons a Andrea un pequeño manojo de claveles bien olientes, rojos y blancos. 

                                                           Continuará..



domingo, noviembre 16, 2014

EXPOSICIÓN DE JULIO PLAZA



Algún día Julio Plaza será reconocido en España como se merece. De momento ya en Brasil va ocupando el sitio que le corresponde.

jueves, noviembre 13, 2014

NADA


Cuando Andrea en la madrugada del domingo 9 de noviembre de este 2014, llegó al aeropueto del Prat, procedente de Canarias, el tráfico de aviones, era escaso. Rememoró entonces la primera vez que visitó Barcelona, cuando ella era una muchachita pueblerina de dieciocho primaveras, allá por los años de mil novecientos cuarenta y tantos en plena posguerra y férrea dictadura del General Franco.

 Ahora es una viejecita  y en  esta noche , nadie ha venido a recibirla, pero a diferencia de entonces, su pensión de jubilación le da para poder coger un taxi de los aparcados en la puerta de salida.
  • Lléveme a la calle de Aribau ¿ Sabe dónde está?
  • Por supuesto- contesta con prontitud el muchacho joven y bien parecido que le ha tocado de conductor.- Me hicieron leer en el Instituto la novela de Carmen Laforet. Su título es: NADA.
  • ¿ Qué pasa que hay tanto alboroto en las calles?- Pregunta Andrea, cambiando de conversación.
  • ¿Es posible que no se haya enterado?
  • ¡Ah! Sí por dios. ¡Se me había olvidado! Mañana, mejor hoy, es lo del Referendum por la Independecia de Cataluña
  • ¿Referéndum? No, no señora, que no nos dejan. Lo que sí hay es una Consulta.
  • Ya, ya, consulta. Ahora comprendo.
Andrea decide ser prudente y callarse, haciendo  todo el trayecto en silencio y reflexionando lo mucho que ha cambiando la ciudad de Barcelona desde aquella ocasión que tuvo el placer de conocerla. Porque si pone en una balanza, lo bueno y lo malo, ha de decir que el platillo de la báscula se inclinará, después de todo, hacia lo positivo.

Esta vez su  equipaje era ligero, sin embargo las palabras del taxista fueron las mismas:

-Aquí es

El portal cerrado se abrió al contacto de la llave que ella previamente había sacado de su bolso.Por fortuna, los actuales vecinos habían instalado un ascensor y sin ningún temor al piso que en otro tiempo fue testigo de sus pesares y sinsabores, la invadió una gran alegría al sentirse en su propia casa que lo era de hecho y por derecho, gracias al testamento de su querida abuela que ya hacia demasiados años había muerto.

Nada que ver el ambiente sórdido y opresivo de aquel primer trance en este mismo lugar. Todo estaba cambiado. Siendo ya propietaria, lo primero que hizo es tirar todos los muebles viejos y desvencijados que tanta angustia le habían producido en el tiempo que tuvo que vivir con sus familiares maternos. Ellos, por fortuna podría decir, tampoco se hallaban para recibirla.

A pesar de lo avanzado de la hora y estar en pleno otoño con lluvia en la calle, Andrea, abrió todas las ventanas y balcones. Era una costumbre que había cogido porque necesitaba que el aire  entrase para ventilar aquel piso, que había cambiado de arriba abajo, con unas manos de pintura en paredes y mudanza en suelos y puertas para que nada le trasportara,hasta aquellos años tan axfisiantes que ella vivió en este  piso de la calle de Aribau. 

Cuando tomó posesión de la vivienda , sus antiguos habitantes ya habían salido.

La tía Angustias, fue la primera en irse hasta el convento de monjas, llevándose su problema tan bien reflejado en su nombre, por no haber vivido la vida que en realidad le hubiese gustado tener, junto al hombre que siempre fue su gran amor. Nunca se atrevió a rebelarse  para  hacer lo que de verdad a ella le gustaba. Las monjas fueron testigos hasta su muerte, de esa desazón que siempre la acompañó y que la iba expandiendo  hacia todas las personas que tuvieran la desgracia de estar cerca de ella, como así le pasó a Andrea.

Gloria por fin, un día decidió dejar de tener miedo y escaparse con su hijo, sin dejar ningún rastro, liberándose de esta forma,  de las contínuas palizas que su marido, Juan, le propinaba, además de aguantar las crueles bromas que le hacia su cuñado Román. Ahora estaba otra vez felizmente casada en su vejez,  con un hombre bueno que se había quedado viudo y los dos se encontraron en el camino con experiencias de sufrimiento.

En cuanto a los otros dos tíos de Andrea, tanto Juan como Román,  tuvieron trágicos finales.  El uno y el otro que siempre habían vivido en una simbiosis dañina, consiguieron  poner fin a sus mentes atormentadas que tanto mal les  hicieron así mismos y  a todos aquellos que intentaron quererlos. Ni tan siquiera la música y la pintura fueron capaces de salvarlos.

La criada Antonia también desapareció llevándose a Trueno, el perro que quedó sin dueño.

Andrea, ya en su cofortable cama y ventilada la casa, se queda dormida. Horas después y a pesar de su avanzada edad, se encuentra con fuerzas  para  este domingo que amaneció con algo de lluvia en Barcelona, salir descansada y alegre a la ciudad para observar y sentir, esa verdad no sopechada que tan bien sabía meterse en su piel, mientras el tiempo y la vida iban pasando, porque aunque fuese pura rutina, siempre ocurria algo.

 Luz del Olmo

Continuará

lunes, noviembre 10, 2014

IMPRESIONISMO AMERICANO





 En la  tarde del  sábado en Madrid corría un viento frío, el cielo estaba nublado con algunas gotas de lluvia y no apetecía callejear por sus aceras. Lo más sensato era entrar en algún recinto cerrado para cobijarse.

En principio nos acercamos a la galería  de José de la Mano, en la calle Zorrilla 21, para visitar la exposición de mi cuñado Julio Plaza. Como estaba cerrada y la tarde seguía desapacible, decidimos llegar hasta el Museo Thyssen que  se encontraba a dos pasos de nosotros, para visitar la exposición temporal IMPRESIONISMO AMERICANO.

Es verdad que la sala se halla  en el sótano  del edificio,  sin embargo al contemplar los cuadros  impresionistas  y su lujuria de colores manejados  de forma magistral en  la luz y sus  claras sombras, sentí en pleno otoño gris, los días de esta primavera pasada que tanto disfruté,  en las escenas  de la sociedad burguesa de  diferentes  lugares de Estados Unidos.


Los pintores norteamericanos  Childe  Hassam , Tehodoro Robinson, John Leslie Breck  viajaron a Giverny  y allí entablaron amistad, en especial este último, con Monet convirtiéndose en los representantes del movimiento impresionista norteamericano en 1890. A estos artistas se les unen las obras de la pintora Mary Casstt, junto con John Singer Sargent y William Merritt Chase.

Si deseáis pasar una tarde luminosa  cuando ya los días empiezan a acortarse  y tenéis ocasión, no dejéis de visitar  esta exposición.

Os dejo algunos de los enlaces donde podréis admirar los cuadros que me trasportaron a la primavera norteamericana en un sábado gris y otoñal.

http://www.museothyssen.org/thyssen/exposiciones_proximas/112

http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/impresionismo-americano-nueva-exposicion-del-museo-thyssen/2845923/

jueves, noviembre 06, 2014

NADA




                               ...quedé sola entre la suciedad de las cosas.

                               Carmen Laforet en su libro NADA


Todo era un turbio amanecer en los días del mes de octubre del aciago año de 2014.

Empezaban a encenderse las luces de la sospecha para descubrir una realidad no imaginada por parecer imposible tanta infamia.

Políticos, banqueros, sindicalistas, empresarios, alcaldes, personas de la realeza y gobernantes al fin; elegidos algunos directamente por el pueblo, otros nombrados por los anteriores,  y en especial unos cuantos, bebiendo vasos llenos de corrupción hasta límites insostenibles, mientras los sufridos ciudadanos soportábamos  entre atónitos, incrédulos e indignados, tanta desvergüenza, arrogancia y desfachatez, oyendo en el colmo de su cinísmo su desmemoria e incompetencia, después de culpabilizar a los más débiles de sus felonías.

-¡Justicia, justicia! -Gritaba el pueblo llano

-La cárcel para todos los ladrones que robaron mis ahorros - dijo un anciano estafado por Las Preferentes

_ ¿Dónde está la enfermera tan simpática y amable que me ha atendido durante todos estos años?

-¿ Qué ha pasado con el profesor de adultos con el que aprendí a leer? 
 -Mi hijo necesita una cuidadora especial porque él es especial ¿  A dónde la han llevado?
-¿Acaso la cultura no ha sido siempre necesaria? 
 -Mi hermano tuvo un accidente. La carretera no tiene buen asfalto.
-Me he caído. Metí el pie en un socavón de la calle y me he roto una pierna. 
 -Antonio el del tercero se suicidó, no podía seguir pagando la hipoteca, después de quitarle la casa el banco. 
 - Tengo tres hijos y mi marido y yo llevamos cuatro años en paro. Se nos ha acabado la subvención.

- ¿ Qué ha pasado con la honradez de los que  nos gobiernan que se supone han de tenerla por el hecho de sustentar este cargo?

-No hay dinero, no hay dinero. Es la crisis, es la crisis mundial. Aquí en España muchos habéis  vivido por encima de vuestras  posibilidades. Hay que trabajar más y cobrar menos. Si los pobres pasan hambre que se jodan. Tenemos que rescatar los bancos. No se les puede dejar caer.

Eran las respuestas dadas por los infames mientras se llenaban los bolsillos en una avaricia sin límites y sin escrúpulos y con buenos abogados intentaban y lo conseguían, zafarse de su bien merecido castigo, mientras algunos jueces eran inhabilitados,  porque la ley sólo estaba y está hecha para los pobres.

Ante tanta injusticia pensé que no debía quedarme sola entre la suciedad de las cosas y así me uní a otros ciudadanos  honrados y en cabreo continuo,  para luchar y recuperar todo lo que nos habían quitado porque al fin y al cabo, solo reclamamos lo que siempre fue nuestro . 

Luz del Olmo 





lunes, octubre 27, 2014

HAIKUS DE OTOÑO





Ando el camino.
Las hojas amarillas,
miden  mi tiempo .

                                            

                                            Caen las hojas 
                          de chopos otoñales 
                             en lluvia fina.

(c)Luz del Olmo

jueves, octubre 16, 2014

EL SANCHICO LEE EL CAPITULO IIII DEL AVELLANEDA


Hola Coleguis

Aquí estoy de nuevo.

¡Cómo empieza el Avellaneda este capítulo! Tres horas antes que el rojo Apolo esparciera sus rayos sobre la tierra.. Pues no es más fácil decir : Cuando ya el botellón está en lo mejor, salen mi padre y el Alonso con el murrión puesto en la cabeza. ¡Qué rayos es eso del murrión! Además de cargar mi padre con una maleta de ropa blanca. ¡Mira que es mentiroso el apócrifo!

Está contento el Alonso , nadie les ve, aunque mi padre anda  temeroso de que algo pueda pasar. Así se lo comentan a su amo y compañero. ¡Para qué queremos más!. Él entonces empieza su perorata de esto y aquello y lo que ya todos sabemos porque se lo hemos ído más de una vez . ¡Hasta se quiere hacer un tatuaje en el brazo,- ¡con lo que duele!- donde ponga CABALLERO DESAMORADO

Eso de desamorado, mirad por donde, sí me gusta. Lo que no me hace ni pizca de gracia es que llama a mi madre Teresa, fea. Eso no se lo consiento.


Otra vez el Alonso deformando la realidad . ¡No tiene remedio! Ahora no ve gigantes, ahora ve un castillo, donde hay una venta. Por más que se empeña mi padre por volverle cuerdo, no hay forma. Él siempre ve lo que en realidad quiere ver, no lo que de verdad es. En esto no cambia y otra vez, vuelta la burra al trigo. Ahora, eso sí, como caballero desamorado que es, sigue con sus monsergas de salvar a las chicas que él imaginan están en peligro. ¡Menudas son ellas! Si lo sabré yo. No necesitan a nadie que las defienda, ellas solas lo saben hacer y muy bien. No es de extrañar que los hombres que encuentran en el camino no entiendan nada de nada. Yo tampoco y eso que ya le conozco de algunos años. 

Total que llegan a la venta, porque venta es y nada de castillo y allí entre unos desvaríos y otros, mi padre se come una olla, supongo que podrida Yo  ya la he probado con algunos de los que me leéis,  en una mañana fría de invierno en Burgos, y qué rica que está. Lo acompañan con un conejo asado, regado con vino de Yepes. Como siempre el que más y mejor come y bebe es mi padre. ¡No sé como luego puede dormir tan bien!

Mira por donde aparece la moza gallega, llorosa, pidiendo dinero. El Alonso la quiere salvar a toda costa, ¡faltaría plus! y regalarle no sólo lo que pide si no mucho más. Este hombre es que no tiene cabeza, luego dicen de mi. ¡Menos mal que mi padre es listo y sabe lo que tiene que hacer para manejar todo este disparate.

En fin, que leo al Avellaneda, pero no con mucho entusiasmo. ¡Todo hay que decirlo !

Choque de manos

El Sanchico

domingo, octubre 12, 2014

PARA JUAN CARLOS E IRENE




Hace ya un mes, Juan Carlos e Irene se casaron en Pardilla. Su madre me había pedido en días anteriores un escrito para ellos. Así lo hice y aquí lo dejo.


El nombre es arquetipo de la cosa, en las letras de rosa, está la rosa y todo el Nilo en la palabra Nilo

Jorge Luis Borges


En la palabra AMOR, caben todos los sueños y sus ensueños reflejados en tan sólo una mirada; junto a sus versátiles contradicciones donde la dicha y la pena, alegría y tristeza, en alternancia con un fuego que hiela y al instante quema, caminan por lugares donde se respira una esplendorosa primavera, porque la palabra AMOR, tiene como esencia la palabra VIDA.


Lo que nunca podrá contener la palabra AMOR, es la palabra olvido.

Durante un tiempo la palabra AMOR, cobijó a la rosa roja de San Jordi y por unos cuantos años viajó de Barcelona a Madrid, quizá por eso la amada pintaba unos hermosos cielos azules en recuerdo de un mar Mediterráneo, aunque bien pudiera ser que en ellos, rememorase la transparencia y claridad de un pueblo de Castilla.

La palabra AMOR de Juan Carlos se llena con la palabra Irene y en la palabra AMOR de Irene, es el nombre de Juan Carlos el que se apodera de toda su existencia.

La palabra AMOR de Juan Carlos y de Irene, de ella y de él, va creciendo y agrandándose junto con la palabra Pardilla, quedando grabada su historia en este 12 de septiembre de 2014, donde todos los aquí presentes queremos compartir vuestra dicha.

Felicidades a los dos.

Luz del Olmo

jueves, octubre 09, 2014

EL SANCHCIO SIGUE LEYENDO AL AVELLANEDA


Hola coleguis:

Qué queréis que os diga, pues que me está costando leer este Quijote apócrifo, me he aprendido la palabreja, su prosa ( que enterado estoy ya) me parece más pesada, más plomo, como esos amigos que tengo que no dejan de dar la brasa una y otra vez. En fin, vamos a lo que vamos. Lo intento  en este capítulo III.

Dice el tal Avellaneda que llaman a la puerta del Alonso el cura y los tres alcaldes ¿ De dónde han salido estos últimos?  Mi padre que andaba durmiendo, seguro que roncando,  tuvo que abrirles y ni cortos ni perezosos se plantan en la cama del tal  Álvaro Tarfe para contarle chismes del Alonso. Un cotilla este cura,  se parece a la Dolores de la telenovela que mi madre ve todas las tardes y no le toques el mando, ¡vaya bronca que lía si lo haces!  Y mira por donde ya con el Alonso  y mi padre delante, sale a relucir  la ciudad de Zaragoza. ¡Qué no, que ni mi padre ni D. Quijote quieren ir a esta ciudad! Pero mucho me temo que al final tendrán que pasar por el aro.

Mi viejo siempre diligente con esto del comer, ya les ha puesto la mesa y con lo glotón que es, se acuerda de un tío suyo, que no lo había oído nombrar, llamado  Diego Alonso. En fin, que comen y  salen todos a caballo hablando de caballos. Recorren un trecho juntos y luego se despiden. El cura vuelve con el Alonso y mi padre a Argamansilla. ¡ No sabía que vivíamos en este pueblo! 


El Alonso , como siempre, enredando a mi padre que sigue siendo su criado y de gratis, que de sueños todos los que quieras, pero de pasta, pasta de verdad, nada de nada. Así luego mi madre tiene que limpiar tantas casas...
 

D. Quijote se mantiene en  sus delirios y quiere olvidar a la Dulcinea. Ja. Ja.Ja.  Yo es que me parto y por supuesto irán a Zaragoza y desde allí hasta Madrid  para conocer al Rey  de Españal ¿ Se habrá enterado el Alonso que ya no es el Juan Carlos y que nos lo han cambiando por el Felipe VI?  Y ¡hala!  otra vez  a imaginar tonterías, una detrás de otra, que es gratis. Cuando mi padre ve las armas antiguas que quiere utilizar para este viaje, dice tal sarta de palabras que no le entiendo ná.  

Y así continúan  probándose esas armas de los tiempos que me han obligado a estudiar en el Insti y que nunca los aprendí, porque me pillaban muy lejos; jugando a ser caballeros  que si los llego a ver en vivo y en directo, me doblo de la risa y creo que es un videojuego que tengo descargado en la table, que por algún  hechizo del mago Alisolán,  sí coleguis, ese que   habla  por estos sitios de Internet, con la tal  Abejita de la Vega, sobre el Quijote  que ahora estamos leyendo,  pues como decía, que  ese mago moruno, lo ha hecho realidad. 

Con tanto hierro, se atascan y  lo pasan mal, claro que mi padre, que  en el fondo es un iluso, casi más que el Alonso,  se  lo cree todo. En eso me parezco un poco a él, porque he de deciros que yo también soy un poco pardillo, eso al menos me dicen mis coleguis.

Al final el Alonso le da de comer a mi padre que es lo que verdaderamente le importa.

 Choque de manos

El Sanchico


lunes, octubre 06, 2014

EL OTOÑO DE PARDILLA

Ayer, 5 de septiembre, el cielo  en Pardilla, lucía así

Y por el Camino del Lomo, encontré los colores del otoño en el recorrer de sus viñas. 





miércoles, octubre 01, 2014

EL SANCHICO LEE AL AVELLANEDA


Hola coleguis. Aquí me tenéis de nuevo, intentando leer este Quijote que quiere parecerse al original del Cervan, pero no, a mi no me engañan.

El señor ese llamado Álvaro Tarfe que ya conocemos, ya, le quiere sonsacar al Alonso,  llamado aquí  D. Quijada, ja, ja, ja, pero  el pobre Alonso anda muy despistado, está como siempre en  sus “cosas”  de ser caballero andante  y desencantador  de princesas que lucha  contra todo lo que se le ponga por delante.  En eso no cambia no y claro ha tenido que salir a relucir su  adorada Dulcinea  que qué perra  tiene con esa mujer.....Si ya lo decía un profesor que tuve yo “ El enamorado no lo nota, pero poco a poco se vuelve idiota” Todavía me acuerdo de   lo tonto que me volví con la Vane y la otra que he olvidado el nombre.

Por ahora y en este tiempo ya no me encuentro en ese estado, pero el Alonso erre que erre con sus tontunas. Y yo creo que en este Quijote del Avellaneda el Alonso se ha vuelto más pomposo en el lenguaje, más, no sé cómo decirlo, más rimbombante, más pesao, queriendo demostrar que sabe mucho y que conoce a muchos nombres de postín. En fin,  que el Cervan lo hacia más elegante.

Mi padre, como siempre, con la barriga llena y ensartando refranes uno detrás de otro. En eso no ha cambiado y  otra vez el lío de las cartas, pero lo que ya dice de la Aldonza Lorenzo, no me cuadra nada, de nada. En este Quijote a mi padre le han puesto más guarro, más zafio. Ese no es mi padre.

Y el Álvaro Tarfe pasándose a lo grande con los dos. Me recuerda un poco a los Duques, aunque todo hay que decirlo, estos tenían otro humor.

No sabía que mi abuelo se llamaba Pedro el Remendón. Mi padre nunca me habló de él y yo no lo conocí. Este Avellaneda inventa  que murió de sabañones. Nunca se habló de esto en mi casa.

Por lo que leo, ya le está liando el Alonso a mi padre y él que se dejará liar, prometiéndole el oro y el moro. Bien sabe mi padre que ni mi madre será almirante, ni mi hermana ni yo seremos infantes. No entiendo muy bien eso, infantes, son los niños ¿no? A mi padre se le ha pegado el extraño lenguaje que gasta el Alonso.

No quiero estar presente cuando se lo diga a mi madre. Los gritos se oirán en toda la Mancha- Y que le va a comprar otro asno, -como lo engatusa-  y dinero y provisiones  y una maleta  y bla, bla, bla … Menos mal que al final parece que se quedan dormidos los dos.

Yo también me voy a la cama a dormir, que  he tenido unos  días muy cansaos. Han sido la fiestas de mi pueblo y hemos burreao todo lo que hemos querido. En mi peña y con mis coleguis, lo he pasado  tremendo. No hemos parado de hacernos fotos con el móvil.

Choque de manos


El Sanchico.

jueves, septiembre 25, 2014

El otoño de las rosas

 Hoy me siento  con la nostalgia de las rosas en otoño. 

http://youtu.be/h8knEQ3ts9w

martes, septiembre 23, 2014

VUELVE EL SANCHICO A LA LECTURA DE LA ACEQUIA

                                                      


Hola coleguis, me había prometido a mi mismo desaparecer de este mundo de lecturas y quedarme en el libro del Cervan , por secula seculorum amén. No creáis que en este tiempo me ha dado por estudiar latín, ni por pienso, es que eso lo dice mi madre muy a menudo, cuando se refiere a mi estado actual de no hacer absolutamente nada.

En estos últimos años, ni he estudiado, ni he trabajado. Es decir que soy uno de esos a los que llaman ni-ni, y así sigo. Total pá qué; los que han estudiado unas cuantas carreras, masters, idiomas y demás ¿qué hacen? Pues ná, irse a los invernaderos de Alemería a cambiar  de un lugar a otro, los tiestos con pimientos, tomates, pepinos y demás, para ese burro no se necesitarían alforjas, o al que trabaja mucho, poco le dan - es otra vez la voz de mi madre que farfulla todo lo que quiere y más-. Otros y otras empaquetaos de títulitis, pues eso, andan por los Londres, Estocolmos y demás, eso si no les ha dao por irse a hacer las américas, que también se daba en los tiempos de mi padre Sancho Panza y el El Alonso. Que digo yo, tanto siglos recorridos, para ahora, a la vuelta de la esquina, estar en el mismo sitio.

En fin, vamos a lo que vamos que divago más que los tertulianos esos que andan de pantalla en pantalla.

He vuelto porque ahora al superprofe, ya sabéis D. Pedro Ojeda, le ha dado por decir en estos sitios de Internet y en otros lugares, que vamos a leer en dos meses El Quijote de Avellaneda que dice que cuenta la Segunda Parte del Ingenioso Hidalgo Don Quixote de la Mancha y yo me pregunto ¿y ese tal Avellaneda quién coño es? Lo busco en mi table y buff después de hacer el esfuerzo, ná de ná que personas muy sesudas, dicen que si esto que si aquello, pero al final no se encuentra quién de verdad escribió estas andanzas tan extrañas que dice hicieron D. Quijote junto con mi señor padre.  No os lo perdáis ahora al Alonso Quijano  lo  llama ¡el señor Martín Quijada! ¿De dónde habrá sacao eso? Está claro que el Cervan nunca le hubiese puesto ese nombre y hay más,  a la sobrina la llama Madalena, como los bollos, y dice que murió en agosto de una calentura efímera, ¡ qué disparate es ese! Qué no, qué no, ese Avellaneda está muy despistao. El caso es que quiere despistarnos a los que nos atrevemos a leerlo, pues parece que en la forma de poner las palabras fuera el Cervan, pero no, a mi no me engaña. Y qué decir de mi padre Sancho, está irreconocible…. Le  nombra a nuestro vecino  señor Quijada y además así sin ton ni son, dice palabrotas, que no , insisto, ese no es mi padre, y no digamos el Alonso que ya no lee libros de caballería y se ha pasado a los libros piadosos. Eso es imposible de todo punto. Está claro que es un imitador  de Cervantes. Le dio envidia y ¡ala! a trastocarlo todo. 

Ahora entiendo el por qué el Alonso y mi padre no llegan nunca a ir a Zaragoza, porque estos impostores sí quieren ir. ¡No me extraña! Ya sabían algo de esto, ya, y por eso se dirigen a Barcelona, qué menuda anda ahora con eso de que quieren independizarse. ¡Lo que han cambiando los tiempos en estos cuatro años desde que leímos la verdadera historia de D. Quijote y Sancho Panza. Yo también he cambiado un poco, pero sólo un poco, pues me cuesta mucho crecer.

¿Qué será de mi amigo Karim?

Bueno coleguis, que me despido como siempre con un choque de manos y hasta otra.

El Sanchico.


lunes, septiembre 22, 2014

LLEGA EL OTOÑO




Llega el otoño,
diferentes colores
tienen sus nubes