Escríbeme

olmoluz@gmail.com

miércoles, diciembre 13, 2017

sábado, diciembre 02, 2017

MES DE NOVIEMBRE EN MADRID

                                         Rosas  de noviembre


                                               Sol de atardecer
                                              Hilos de luz azul

                                                   Luces en la Gran Vía
                                              Árbol blanco sin nieve
                                           Caminando hacia Sol

lunes, noviembre 27, 2017

LA EXPOSCIÓN QUE NO VIMOS ( Para Puri Merino)

Todas las variaciones son válidas, incluida esta


Con este  título  nos anuncia la  artista Esther Ferrer su  exposición  en el  Palacio de Velazquez , del Parque del Retiro y que el pasado miércoles Puri y yo decidimos convencer a Myriam, para   no entrar, por no tener tiempo.   

             

 

     

No te imaginas Puri,lo relacionada que está la exposición con nuestra propia decisión y excusa. 

Mis variaciones han sido de momento: No entrar, entrar sin detenerme demasiado y deseos de continuar con la visita.



 


Te dejo y os dejo algunas de la fotos que hice.  No tienen mucha calidad, pero os podéis hacer una idea. Mi cuadro favorita es el primero que la artista titula Imágenes de poema a los numeros primos






domingo, noviembre 26, 2017

ISRAEL 1969 (Para Myriam Goldenberg)

                                         
(c) Luz


                                              ISRAEL 1969
Temí que en Israel acecharía
con dulzura insidiosa
la nostalgia que las diásporas seculares
acumularon como un triste tesoro
en las ciudades del infiel, en las juderías,
en los ocasos de la estepa, en los sueños,
la nostalgia de aquellos que te anhelaron,
Jerusalén, junto a las aguas de Babilonia,
¿Qué otra cosa eras, Israel, sino esa nostalgia,
sino esa voluntad de salvar,
entre las inconstantes formas del tiempo,
tu viejo libro mágico, tus liturgias,
tu soledad con Dios?
No así. La más antigua de las naciones
es también la más joven.
No has tentado a los nombres con jardines,
con el oro y su tedio
sino con el rigor, tierra última.
Israel les ha dicho sin palabras:
Olvidarás quién eres.
Olvidarás al otro que dejaste.
Olvidarás quién fuiste en las tierras
que te dieron sus tardes y sus mañanas
y a las que no darás tu nostalgia.
Olvidarás la lengua de tus padres y aprenderás la lengua del Paraíso.
Serás un israelí, serás un soldado.
Edificarás la patria con ciénagas: la levantarás con desiertos.
Trabajará contigo tu hermano, cuya cara no has visto nunca.
Una sola cosa te prometemos:tu puesto en la batalla.


Jorge Luis Borges,  de su libro Elogio de la sombra

Myriam, (de amores y relaciones)  me dices mientras paseamos en compañía de Puri( en un mar de dudas ) por el Retiro de Madrid, que cuando te acuerdas de mí, recuerdas a tu paisano Jorge Luis Borges. Hoy, al hojear la obra poética del autor del Aleph, yo soy la que me acuerdo de ti y de ese " divino" día que pasamos las tres, en este otoño tan cálido. 

 

 

miércoles, noviembre 22, 2017

OTOÑO LENTO

(c) Luz

                                            
Otoño lento
con sol en la laguna.
Noviembre pasa. 

Luz del Olmo
 

 

jueves, noviembre 16, 2017

POEMA A JOSÉ ZORRILLA




                                                  Déjame oír tu misterioso canto
                                                     A.....
A JOSÉ ZORRILLA

Déjanos oír tu misterioso canto
para leerte unos humildes versos
en esta mañana de otoño y llanto
al reunirnos lectores muy diversos.

Recordamos en este frío día
tus pesares, angustias y amarguras,
por vivir en la incasable poesía
de vibrantes y trémulas locuras.

Hasta este camposanto donde yaces,
acudimos de la vecina Burgos,
al lugar donde tu vives y naces
para después ser el gran dramaturgo.

A la ducal Lerma nunca llegaste.
Elegiste la ciudad de Madrid.
Por Sevilla y Granada caminaste.
La bohemia siempre estuvo en ti.

Empezó tu fama en un cementerio.
La libertad de Larra y Espronceda,
eran sus y tus trayectos literarios
para seguir andando en la arboleda.

En este noviembre bicentenario
cuando el tiempo disimula los años,
te seguimos leyendo y recordando
aunque haya pasado, tu cumpleaños.


(c) Luz del Olmo

Poema escrito para ser leído  en la mañana  del 18 de noviembre de 2017 en el cementerio del Carmen de Valladolid con el grupo de lectura de La acequia





















miércoles, noviembre 01, 2017

AMAPOLAS DE ESTE OTOÑO

                      (c) Luz

                                              En este otoño,
                                              las amapolas viven,
                                              su primavera.
(c) Luz del Olmo

miércoles, octubre 18, 2017

AVENTURARSE PERDIENDO- MARÍA DE ZAYAS Y SOTOMAYOR




….yo os quiero, no tan sólo
desde el día que os vi, sino antes;


Le dice Jacinta a su enamorado Félix y es que antes, en los sueños del dormir, ya lo había conocido, quedándose, profundamente enamorada.

Leo Aventurarse perdiendo, la primera novela corta de María de Zayas y Sotomayor de su libro Novelas amorosas y ejemplares y pienso mientras leo, que doña María debía saber, más que algo, sobre las penas y alegrías que conlleva el enamoramiento que da paso al amor o la ruptura.

Fue la entrada de Mª Ángeles Merino Moyaen su blog de La arañita campeña, la que me llevó a querer introducirme en lo escrito por esta poeta y novelista del Barroco español. Me pareció muy sugerente ese enamorarse por los sueños y ¿qué es sino igual cosa el propio enamoramiento? Un sueño.

Los hombres y mujeres imaginamos a la persona amada hasta convertirla en la causante de nuestros desvelos, pesares, júbilos y contentos , transformándolos en realidades que nos colman en los días y sus noches, inundando nuestros pequeño universo, donde la desazón y  sinrazón, se va llenando de oxímoron  en una imparable  cascada de sentimientos y emociones. Doña  María lo describe y escribe muy bien, en el ya famoso soneto que intercala en la novela

Amar el día, aborrecer el día,
llamar la noche y despreciarla luego,
temer el fuego y acercarse al fuego,
tener a un tiempo pena y alegría;
estar juntos valor y cobardía,
el desprecio cruel y el blando ruego,
temor valiente, entendimiento ciego,
atada la razón, libre osadía;
buscar lugar en que aliviar los males,
y no querer del mal hacer mudanza,
desear sin saber qué se desea;
tener el gusto y el disgusto iguales,
y todo el bien librado en la esperanza:
si aquesto no es amor, no sé qué sea.

Mas el amor todo lo enreda y los celos lo enturbian más. La enfermiza posesión, sin recato ni medida, y, algunas historias de este sueño que comienza, tienen un amargo despertar. En especial si los otros se introducen y quieren ser los protagonistas, de ese sueño que empezó en las sombras de la noche.

Cuando ya el enamoramiento, convertido en amor, es algo verdadero, las distancias y los envites lo hacen aún más fuerte al dejarlo en libertad. Y  son los sueños, los que vuelven a traer las lágrimas y el penar en la tristeza.

Mas el tiempo cicatriza las heridas y Jacinta puede escribir este soneto:

En el claro cristal del desengaño
se miraba Jacinta descuidada,
contenta de no amar sin ser amada,
viendo su bien en el ajeno daño.
Mira de los amantes el engaño,
la voluntad, por firme, despreciada,
y, de haberla tenido escarmentada,
huye de amor el proceder estraño.
Celio, sol desta edad, casi envidioso
de ver la libertad con que vivía,
esenta de ofrecer a Amor despojos,
galán, discreto, amante y dadivoso
(reflejos que animaron su osadía),
dio en el espejo y deslumbró sus ojos.
Sintió dulces enojos,
y, apartando el cristal, dijo piadosa:
«Por no haber visto a Celio fui animosa.
Y aunque llegue a abrasarme,
No pienso de sus rayos apartarme».

Y otra vez  la mujer,  enamorada de Celio, puede quedar envuelta en ese sentimiento tan dispar que es el amor, y con él, surgen  de nuevo,  los celos y sus engaños, para traer entre lágrimas, las desdichas y pesares. 

Por ver si acaban sus tristezas, la enamorada Jacinta,  se las cuenta a un desconocido, porque necesita  llegar a sentir  de nuevo,  el sueño que un día  fue capaz de llevarla, hasta las cimas del amor .


Luz del Olmo



martes, octubre 17, 2017

UN HAIKU PARA EL ENEBRO DE PARDILLA

(c) Foto Javier Vaquero Rodríguez

                                             En el enebro 
                              El sol se desvanece.
                              Siento su adiós.

(c) Luz del Olmo

jueves, octubre 05, 2017

MARÍA DE ZAYAS Y SOTOMAYOR





Si Faetón por atrevido


llegó a la región del Sol,


aunque muera despeñado


he de seguir a Faetón.


Si os preciáis de ser cruel,


advertid que es el rigor


muy impropio a una deidad


pues merece adoración.


La culpa de ser tan linda


disculpa mi pretensión


que nadie puede miraros


sin quedar loco de amor.


Perdido estoy y contento


de ver, señora, que son


esos rayos que me abrasan


causa de mi perdición.


Culpa fuera no serviros,


pues ya nacimos los dos


vos para ser dueño mío


y para adoraros yo.
                                            La industria vence desdenes
Mariana de Carvajal y Saavedra


 
Como ando un poco liada con unas cosas y  otras, la verdad es que no tengo mucho tiempo para leer con sosiego  las novelas Amorosas y ejemplares de Doña María de Zayas y Sotomayor, autora de este mes para  el club de lectura de La Acequia.

Recuerdo haber intentado leer El prevenido engañado y me pareció bastante espeso. En estos momentos, no soy capaz de meterme en los escritos de doña María.

Por no faltar a la cita, he hecho una breve consulta por Internet sobre la poesía que escribe María Zayas y Sotomayor  y veo que hay bastantes páginas  que se pueden descargar en PDF . En una de ellas 

http://www.uhu.es/revista.etiopicas/num/07/art_7_6.pdf, 

 Benito Quintana  de la University of Hawaii at Mānoa dice   de su poesía  que " .. ..a pesar de que ésta no es de una calidad estilística particularmente memorable, los paisajes poéticos intercalados en las obras narrativas de los Desengaños amorosos cobran relevancia cuando se analizan  narratológicamente  y se presta especial atención  a la focalización de los personajes. .......no son una adición caprichosa  sino que cumplen una función que enriquece el texto ..."



No todos están de acuerdo en su calidad estilística, porque para otros como  el historiador y crítico literario José Luis Alborg: " Doña María de Zayas maneja también  el verso con notable habilidad y a la menor ocasión, interrumpe el relato para dejar constancia  de su  afición poética; con demasiada frecuencia, probablemente" - añade- y resalta  lo que escribe PfandI, muy poco amante de doña María, " Las canciones de amores, de galanteos, de  celos y de quejas no acaban nunca" . 

La edición que yo tengo en papel  se titula Entre la rueca y la pluma. Novela de mujeres en el Barroco, escrita por  Evangelina Rodríguez Cuadros y Marta Haro Cortés, en Biblioteca Nueva,  del año 1999. La acompañan en el libro Leonor de Meneses y Mariana de Carvajal, donde compruebo que  las dos autoras también introducen   poesía en sus  novelas. 

Este libro lo guardo con mucho cariño  pues me lo regalaron la féminas de la biblioteca de Mejorada del Campo,  por mi colaboración  en el día de la Mujer trabajadora. 

Es curioso como Alborg en su célebre Historia de la Literatura Española, le dedica 6 páginas a  la novelista madrileña y sin embargo he visto como manuales de la novela española, publicados con fecha un poco más reciente, se olvidan de ella.





sábado, septiembre 30, 2017

QUE VIENE LENTO EL OTOÑO


                       (c) Luz

 Sueño escuchar a   Schubert
y recuerdo al despertar 
que viene lento el otoño. 

¿Mostrará  la lluvia  brisa
 para formar en la luz 
el color de la memoria?

Están pasando las horas
del verano que se fue 
 y que aún retiene, el tiempo.

 Respiro en compañía
o camino solitaria 
en los riscos sin el sol.

Deseo llegar a estar 
en nubes de polvo gris
con una rosa de mayo.

Sin tenerlo que buscar
yo descubro porque sí
 a este otoño que no viene.

(c)Luz del Olmo Veros 

 



miércoles, agosto 02, 2017

PASABAN LAS ESTACIONES



                                                                               Lago di Garda
                                                                                        ITALIA
                                                                                Verano de 1988

En el aire había 
aire de nostalgia.

Sumergiendo penas
enredaba al agua
el aojado verde 
de la noche oscura. 

Deshaciendo  al alba
afloró la vida
enhebrando al lago
despistadas luces.

Era la belleza 
un pergamino azul
bajando de los valles.

Se entrelazaron
agua y sol de Italia 
diluyendo en gotas 
el color del cristal. 

Luz del Olmo Veros 

     * Del libro Pasaban las estaciones, al ritmo de los pájaros                                                                          

viernes, julio 07, 2017

UN PASEO POR EL NORTE

Por Oyambre, amanece perezoso el sol

Entre montañas y pueblos de Asturias, encontramos el claroscuro 


Vimos una de las últimas cabinas que aún deben existir por los valles del Pas

Un trozo de la  calzada romana que se transita por el norte, lo paseamos por Pie de Concha



Los Picos de Europa, como siempre, impresionantes.

Leí y me mojé con el Hombre pez, en Liérganes

Maravillosas y grandes hortensias por todas partes


 Siempre nos acompaño el mar Cantábrico




Camino de Oviedo pasamos por la nublada Ribadesella

Y en la capital de asturiana , como debía de ser, la lluvia


Nunca perdimos las suaves montañas de Oyambre


 Sin faltar a la  cita con el pueblo turístico de Potes


Para terminar viendo el pueblo burgalés lleno de historia, de Poza de la Sal.
 







jueves, junio 15, 2017

POEMAS DE OTROS DÍAS

                               (c) Luz


MAR 

Voy hacia ti como en un sueño,
con sed anónima de blanca plenitud.
Penetro en el hondo de tus montes,
sumergida en la densa claridad.

Soy luz, sirena y ave
abandonada  a tu brillante espacio
y en el eterno aroma de la vida,
los dioses me conceden libertad.

No hay nada semejante al infinito,
solo tú, lo puedes reflejar. 

(c) Luz del Olmo Veros 


FELICES VACACIONES 



viernes, junio 09, 2017

POEMAS DE OTROS DÍAS

                                   (c) Luz
No puede durar eternamente
esa oscuridad que almacena la noche.
Hojas perdidas, cambiando formas,
volverán a posarse en lo inmutable.

Él, buscador y caminante inagotado,
recorrerá paso a paso, la nada del desierto.

Creerá ver: borbotones de espuma 
penetrando en puntos luminosos.
Esferas saltando en los oasis.
Trozos del espejo que un día fue virgen.
Secos surcos conduciendo a alguna parte.
Diminutos astros entablando realidades.

Cogerá cada letra dispersa.
Amasará en su mente una hogaza.
Tenderá, sin saberlo, el haz incontenible 
y creerá, haber disuelto para siempre,
todo el mar que agita,
su prolongada noche. 

Luz del Olmo Veros 

martes, mayo 16, 2017

BRILLANTE- Luis Ángel Lobato

(c) Foto de Regina Silveira



Pero tú estás aquí
porque siempre seguirás conmigo
y de mi INTERIOR,
nunca podrás marchar.

Ni nieve, ni estaño
ni trenes que atraviesen
los últimos rincones
de los cables donde anidan mis fibras,
podrán quedar sordos
ante los gritos
que van formando
los últimos atardeceres
de los ya extinguidos versos.

La nausea que nos separa
me ha dejado aislado, sin ella,
a la que solo podré
soñar en una irrealidad
donde aún guardo, 
el perfume de su existencia.

El azul, ese azul de nube y cuerda
se ha convertido en añil
para dejarme la alarma
de una angustia,
mientras busco
en el último grito,
lo brillante de una oquedad.

(c) Luz del Olmo Veros 

miércoles, mayo 10, 2017

BRILLANTE- Luis Ángel Lobato





Ahora
suena el teléfono
Luis Ángel Lobato.


No te puedo olvidar
ni tan siquiera
cuando miro el humeante
y polvoriento asfalto
del medio día.

Mi mirada y esperanza
se dirigen a ese teléfono
porque es ahí,
donde más siento
la afonía de tu ausencia.

No puedo despertarme
del sueño de sombras opacas
-obsesión, de mi propio existir-

Confluencia de arroyos
en la desesperación
de otros iguales a mí.

Y no sonrías.

También por la puerta
de tu habitación
se están infiltrando caminos
con diferentes tonalidades
donde puede que ya no viva
ese azul
que tanto fue nuestro.


(c) Luz del Olmo Veros

lunes, mayo 08, 2017

BRILLANTE - Luis Ángel Lobato



René Magritte. La corde sensible 1960
                                          
                                            aquel hilo azul que rompiste
                                               Luis Ángel Lobato


Aquel hilo azul que rompiste
en el cristal de un paisaje
donde  va flotando una nube
sin poder unir los destellos
de esa brecha tan sutil.

Aquel hilo azul
de los martes en invierno,
quién sabe si de viento  y agua
porque ese color tan frío
no solo lo  sustenta el cielo
para prestárselo al mar.

Este color azul
de lo  nuestro y también de otros
amantes ciegos sin barco
en las vidas del wolfranio
va rompiendo armonías
desacredita al sueño
y da un final a la noche.

Noche de ciudades encuadradas
donde se desliza la lluvia
por  ventanas  entreabiertas 
en las lunas incapaces
de encontrarse en su retorno.

Azul, azul, límite de lo improbable
en los  cuadros de  Magritte.

Luz del Olmo Veros

viernes, mayo 05, 2017

BRILLANTE-Luis Ángel Lobato

Habitaciones junto al mar, 1955, de Eduarw Hopper
  


Ahora
                                llueve dorado como un sueño
                 cuando tú no estás.

                                                                 Luis Ángel Lobato.

Miro al mar,
intentando absorber
en sus brillos inquietos,
tu ausencia.

Permaneces en mi piel
que duplica el humo de los ensueños.
¿ Dónde te hallas?

Es la inmensidad del océano
que tanto nos separa
la que responde :

Siempre , siempre, el TODO
navega, en una solitaria NADA.

(c) Luz del Olmo Veros 

miércoles, abril 26, 2017

MEDIA VIDA- CARE SANTOS (III)


                                                 1981


Al llegar a 1981, cuando la famosa boda de Lady Di y el príncipe Carlos, Lucía ya estaba casada y con dos hijos pequeños, nacidos en los años de la transición de 1975 y 1976 . Atrás quedaron aquellos seis años de internado en un colegio del centro de Madrid.

La niña pobre que vivía con las descendientes de médicos, alcaldes, farmacéuticos, ricos propietarios, algún ministro franquista y familias de un cierto abolengo, tiene que decir que nunca sufrió ningún tipo de humillación por parte de sus compañeras.  Milagritos, Julita, Manuela, Sonsoles, Conchita.... siempre la consideraron como una más y eso que ella se empeñaba en recordarlas su origen humilde, cuando las amigas hablaban con desdén de la clase baja y trabajadora.

Sabe de alguna que con el tiempo estuvo a la cabeza de las manifestaciones antifranquistas, cuando sus amigas de antaño, andaban por la universidad y Lucía intentaba sobrevivir en la juventud que le había tocado vivir, porque tuvo que ponerse a trabajar, e intentó sacarse la carrera de Magisterio que se impartía por los finales de los 60, donde ya Madrid era un hervidero de oposición a la dictadura, aportando  su pequeño granito de arena.

En los años 70 y ya con la dictadura y el dictador moribundos, Lucía trabajó en varias empresas y pudo participar en aquellas huelgas de brazos caídos, dirigidas por militantes de CCOO y el Partido Comunista, principalmente, para después ya en la fecha de 1981, estar dispuestos a dar el salto y formar parte del primer gobierno socialista después de nuestra guerra civil.

Es en estas fechas de 1981, cuando Lucía decide retomar sus estudios para sacarse la carrera de Psicología. No era fácil, pero se encontró con otros y otras estudiantes tardías que como ella, respiraban el aire de libertad que se iba extendiendo, poco a poco por toda España, teniendo en Madrid, tal empuje , que ya era imposible pararlo.

Lucía nunca se reunió con sus compañeras de internado.Cada una siguió su camino y no volvió a saber de ellas. Sí recordó a Cristina García Rodero, cuando vio sus extraordinarios retratos o a Carmen Tagle y a sus hermanas, cuando esta fue asesinada por la ETA, siendo Fiscal General del Estado.

Lucía tiene que apuntar que las monjas de sus primeros años le dejaron una buena formación, una mala educación para enfrentarse al mundo, un deseo de seguir aprendiendo y conociendo y una conciencia de clase que nunca le ha abandonado.

Al leer el libro “Media Vida” le han venido los recuerdos que nunca olvidó de su infancia, adolescencia y juventud.

Las experiencias de Lucía en el internado fueron algo parecidas, a las que relata Care Santos, aunque sospecha que la autora, novela demasiado, es su opinión,  con el episodio de Julia y su hermano, y que se deja en el tintero muchas cosas y causas de aquellos años de tanto cambio que tuvimos en los años de la  transición, para llegar a un final inverosímil, como  muy bien nos apunta nuestra amiga Carme Ugarte García.

Como he dicho ya por ahí, me esperaba más de un premio Nadal. Su acierto, creo que está en mostrarnos esa mala o nula educación sexual de aquellos años que poco a poco se fue, en parte, subsanado, su fácil lectura y el interés que suscita.

Luz y cía del Olmo Veros






martes, abril 11, 2017

POEMAS DE OTROS DÍAS



Tantos días rutinarios,
que se fueron desde aquellos otros:
envolventes, insolentes.

Vasos llenos, aires verdes,
golondrinas blancas del verano azul.

Vida siempre, nunca muerte.

Ellos están conmigo.

¿Los has olvidado tú?


(c) Luz del Olmo Veros 

miércoles, abril 05, 2017

MEDIA VIDA-CARE SANTOS (II)

 


                                                             LAS INTERNITAS

Al poco de la despedida, la niña de diez años, llamémosla Lucía, quedó perdida en aquel laberinto de amplitud cerrada, donde las puertas grandes, los techos altos y los pasillos infinitos la rodeaban, y ella, intuyó que debería de tomar una serie de decisiones, sin saber por donde empezar.

La maleta que le había acompañado en su viaje, desapareció junto con la madre Mª Antonia,  no sin antes indicarle:
  • Y ahora , vete al comedor que tus otras compañeras ya estarán cenando.
Lucía intentó cumplir la orden pero ¿dónde se hallaba ese comedor? Decidió subir unos tramos de escaleras rectas e iguales, nada parecidas a las de su casa, para continuar por el pasillo que a ella se le antojó muy, muy, largo. Cuando llegaba a la mitad del mismo, otra monja salida de no sabía donde, la increpó:

-Y tú, ¿ qué haces aquí? Hace rato que a las internas se les ha servido el postre.

Lucía, cohibida, no supo qué contestar y al poco oyó un ruido de platos y cubiertos que provenía de una puerta abierta. Llegó hasta ella y entró:

Niñas de todas las edades comían en mesas de cuatro en cuatro en una sala tan amplía, que nunca había imaginado,  pudiese existir.

Después de sentarla en una silla libre, le trajeron en un plato, una manzana. Las otras niñas  apenas la miraron,  se ocupaban en pelar y trocear con cuchillo y tenedor, otras manzanas similares a la suya.

Lucía, en silencio, como el resto de sus compañeras, observó como pinchaban con el tenedor pequeño la fruta para cortar con el cuchillo,  la manzana,  y  después,  sin tocarla, la pelaban y se la comían.

En su pequeña experiencia de vida, la niña siempre  había comido  las manzanas a bocados y con frecuencia, recién cogidas del árbol, pero recordando los refranes de su padre “ allí donde fueres, haz lo que vieres”, decidió imitar a sus compañeras.

No tuvo suerte Lucía en su primer intento, la fruta salió disparada para darle a la monja en la toca que cubría su cabeza.

-¿ De dónde sales tú? ¿Quiénes  serán tus padres? ¿ De qué familia procederás?   ¡No se te ocurra ir a la capilla ni al dormitorio hasta que no aprendas a pelar esa manzana!

Mientras la pequeña, a su buen entender,  se aplicaba en no tocar la manzana con las manos, observó que otras niñas, diferentes a las compañeras que se acababan de ir, comenzaban a retirar los platos, limpiar las mesas, barrer el comedor y colocar todo lo necesario para el desayuno del día siguiente.

Después de pasar aquella su primera noche con las monjas, donde recibió todas las regañinas que no había acumulado en sus diez años de existencia, por equivocarse y llegar tarde a todos los lugares donde se suponía tendría que estar, aprendió en los días sucesivos que,  a esas niñas que hacían de criadas de ella, como antes lo fue su madre en el pueblo, las llamaban las “internitas”.

Al leer el libro Media Vida,  ha recordado las  muchas “Julias” del libro de Care Santos,  que además de limpiadoras del colegio, no podían estudiar un bachillerato, ni siquiera el elemental, y,  mucho menos el superior,  en la España de aquellos años 60. Estas niñas por el hecho de ser huérfanas y pobres, solo podían aspirar a tener una formación profesional.

Sí, Lucía  como Julia, era una niña pobre que vivía, en un colegio de niñas ricas de clase media alta, donde las internitas nunca se podían mezclar con  las internas. Estaba prohibido hablar y jugar con ellas.  Todas las estancias se hallaban separadas dentro del propio edificio.  Incluso los patios,  quedaban  divididos por una alambrada que hacía de frontera entre estas dos clases sociales. Las  monjas así lo  habían instaurado en su colegio. 

Luz del Olmo Veros