Escríbeme

olmoluz@gmail.com

domingo, septiembre 21, 2008

PALABRAS

Me levanto porque he dejado de dormir y escribo esto:

En nuestro interior o inconsciente, hay una serie de emociones representadas en palabras que han sido producidas por los acontecimientos del día o los días pasados sin llegarlas a procesar. Entonces, cuando llega la hora del sueño, el cerebro se siente más libre y elabora a su capricho, una serie , por lo general disparatada, de historias que al recordarlas en el despierte, nos hacen felices o por el contrario, nos aterrorizan. Por eso, me gusta decir que: Los sueños son las sombras de los días anteriores.

1 comentario:

Abejita de la Vega dijo...

Es cierto, Luz.
Te pongo un ejemplo muy reciente:
Ayer llegó nuestra niña, con sus seis mesecitos.
Hoy mi madre ha soñado que la nena ¡hablaba como tú y como yo!
¿Ha sido una emoción muy fuerte para mi madre?
Misterioso el cerebro humano.