Escríbeme

olmoluz@gmail.com

viernes, mayo 02, 2008

SEGUNDO DÍA DE MAYO

Dedicado a mi amiga



En Burgos he visto grandes esculturas que adornan la ciudad.
(Es difícil hacer las fotos sin personas)








La abejita de la Vega a quien dedico esta entrada, me hace este comentario muy explicativo de las esculturas por eso lo dejo aquí.

Desde el 9 de abril al 9 de mayo de 2008 la Dama de Elche, la reina Mariana, la “Menina” Margarita, la gran Odalisca y otras catorce grandes esculturas de Manolo Valdés, uno de los principales artistas españoles de la actualidad y miembro del afamado Equipo Cronica, han sido ubicadas en el entorno del puente de Santa María.

4 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

El puente de Santa María nunca lo vi como ahora: gigantescas meninas,Ariadna con su ovillo al cabeza,la Dama de Elche con sus pesados rulos en las orejas.

La compañía de Luz ,con su luz ,siempre me hace ver el arte con un tinte especial que lo mejora.Puede ser una ermita románica en mitad del campo y rodeada de trigo, puede ser mi catedral tantas veces contemplada, pueden ser los cuadros de un museo, esculturas en la calle...siempre ocurre lo mismo.
Gracias

Abejita de la Vega dijo...

Desde el 9 de abril al 9 de mayo de 2008 la Dama de Elche, la reina Mariana, la “Menina” Margarita, la gran Odalisca y otras catorce grandes esculturas de Manolo Valdés, uno de los principales artistas españoles de la actualidad y miembro del afamado Equipo Cronica, han sido ubicadas en el entorno del puente de Santa María.

Abejita de la Vega dijo...

http://brgs.es/burgos/10/esculturas-de-manolo-valdes-en-burgos/
El alma de Burgos

" A veces sentimos que Burgos nos contradice y conspira contra nosotros; otras, nos ayuda y pone en nuestro camino a la persona que queremos encontrar, nos regala las luces de un atardecer o la soledad de un banco bajo la sombra de un castaño. Según su humor, Burgos nos protege y cobija o nos empuja y nos saca a patadas a la calle. Quizá debamos reconocer entonces que no somos los hombres los que moldeamos las ciudades, sino que sucede justo lo contrario. Rodenbach, refiriéndose a Brujas, lo expresó así: Toda ciudad es un estado del alma, y cuando se vive cierto tiempo en ella, este estado espiritual se contagia, se propaga en nosotros a través de un fluido que se inocula y se incorpora con la tonalidad del aire.


¿Cuál es el alma de Burgos? Para responder a esta pregunta hay que acercarse a la ciudad, vivir en ella, sentir cómo -en el momento más inesperado- nos asalta, nos ilumina, nos atrapa."
Oscar Esquivias

Ele Bergón dijo...

Gracias abejita por tus tres comentarios.

Nosotros también lo pasamos muy bien contigo y quedé muy sorprendida por las esculturas, ya que no me esperaba encontrarlas allí en la Puerta de Santa María y en el Paseo de la Isla, tu leíste que ahora tiene otro nombre, pero yo no lo recuerdo. Seguro que me lo apuntas.

El paseo por el Espolón, el acercarnos un momento a la Catedral, después de pasar por la Plaza Mauyor, me reconcilió con la ciudad y el ver las esculturas, fue el momento inesperado del que muy bien escribe Oscar Esquivias.

Besos.