Escríbeme

olmoluz@gmail.com

martes, noviembre 29, 2016

NIEBLA DE UNAMUNO ( PEQUEÑA CONCLUSIÓN)

                        (c) Luz


Y una vez más Augusto Pérez se desvaneció en la nube negra. Y al volver del sueño me dije: ¿Quién pone  orden y lógica y coherencia , es decir, organización en esto?

                            MIGUEL DE UNAMUNO
   UNA ENTREVISTA CON AUGUSTO PEREZ
      (Para LA NACION)     SALAMANCA, octubre de 1915

                                                    
                                                       
Toda novela, al igual que  la vida,  tiene su tiempo  de creación, escritura y lectura y este  fluir de aguas, hace que el libro de Unamuno, Niebla, que yo leí cuando posiblemente era una joven, nada tiene que ver con esta segunda lectura que  ahora  acabo de terminar en  noviembre del año 16 del este siglo XXI.

En Niebla he encontrado: filosofía de ahora y de siempre, psicología de principios del siglo XX, con su afán de experimentarlo todo,  poesía que nunca se ha ido, innovación  literaria para la época en la cual se escribió, dudas, asombros, preguntas, respuestas,  consejos... a cerca de   la amistad, del amor, en todas sus facetas,  la competitividad, literatura, mucha literatura   y sobre todo sueños, sueños de todo tipo, de los que imaginamos y de los que no tenemos control y nunca se repiten  de igual forma,  porque  nuestro cerebro los elabora utilizando  lo  que Freud llamó el inconsciente, cuando  andamos dormidos,  en ese estado muy parecido al de la muerte. Pero si de algo  quiere  escribir Unamuno en esta novela o nivola, como él  se empeña en llamarla, es sobre la existencia o no,  de todos nosotros, personas y personajes  reales o inventados.

Unamuno nos hace trampa  e intenta llevarnos desde el propio prólogo, por los caminos que le conviene, para distraer nuestra atención de su verdadero motivo,  presentándonos  a Augusto Pérez como su principal protagonista, elaborando una historia de amor , celos y traiciones;  haciéndonos creer  que ese es  el  verdadero relato  que quiere contar,  deteniéndose en la vida de este personaje, que no persona ,que ama y  sobre todo sueña,  sueña  con  Eugenia,  para entretenerse en sus disquisiciones por medio del diálogo, sobre la forma de ser y comportarse de las mujeres, del matrimonio, los intereses creados de los tíos, don  Fermín y  doña Ermelinda ,  sus criados, Domingo y Liduvina  y  su otro amor más físico, Rosario; el impresentable Mauricio y  en especial su amigo  inventado y padre tardío  Victor Goti,  que a su vez también inventa  y así el autor,  nos va envolviendo constantemente en equívocos   en esta novela  calidoscópica, donde el propio autor es otro personaje, demiurgo de todo lo escrito. 

Unamuno nos introduce en   un  mundo interno y externo de la vida cotidiana y de  las dudas de nuestra propia existencia  “ porque  la duda es lo que da fe al conocimiento”,

¿Pues qué es lo real, lo verdadero, lo sentido?
¿Y quién te ha dicho  que la comedia no es real y verdadera y sentida?
¿Entonces?
Que todo es uno y lo mismo; que   hay que confundir, Augusto,  hay que confundir. Y y el que no confunde se confunde. 
Y el  que se   confunde también.

 El autor de Niebla, dialoga  de esta forma  con  su personaje principal,  mientras  va dejando caer trozos de ironía  que   se van  desprendiendo por la novela y ¿ no es una ironía la propia vida a la que tanto nos aferramos, a  pesar de que nuestros pasos  en la niebla  nos pierdan y confundan sin saber  si en realidad somos el que escribe, el que inventa que escribe o el propio inventado?

Al terminar este escrito, noté que algo me rozaba por las piernas, aparté la vista del ordenador y encontré a Orfeo,  que me miraba con ojos interrogantes.

-No, no me he olvidado de ti. Sé que eres una parte muy importante en este libro que  he intentado comentar poniendo  algo de ¿lógica y coherencia?  y a decir verdad no sé si he conseguido  mi propósito . No, no  te preocupes,  que tú serás  siempre: “ EL INMORTAL”.


Luz del Olmo Veros


domingo, noviembre 27, 2016

PREMIO VIOLETA A JULIÁN FERNÁNDEZ DE QUERO

Querido Julián:

Aquí te dejo la semblanza que publiqué en este blog y que escribí en tu cuaderno el día que te jubilaste, en otro merecido homenaje de una pequeña parte de la gran cantidad de alumnos y alumnas y de personas cercanas a ti, que recibimos tus sabias enseñanzas  en lo referente a la vida y a nuestra forma de ser y sentir. Eres una persona buena, integra y sencilla  donde las haya. Ya  sabes el gran cariño que te tengo y lo orgullosa que estoy de ser tu amiga desde hace ya mucho tiempo, cuando nos  conocimos allá por los años 80  en Vicálvaro.

Te mereces este premio y con creces, has luchado y mucho, siempre por una sociedad igualitaria.

MUCHAS FELICIDADES









PARA JULIÁN

Cuando te pienso, siento que eres la brisa fresca que aparece esta mañana de julio mientras escribo.

Sosegado y suave, lo que más admiro de ti es la fidelidad que le prestas a tus  principios.  Fuerte y quimérico estás lleno de molinos  de la Mancha que te vio nacer a los que sé no vas a renunciar por mucho que te jubiles.

Para aprender de tu sabiduría hay que detenerse, seguir tu ritmo y escuchar.

Hoy, aquí, sentada en el jardín de mi casa, oigo los sonidos  que me gustan: El movimiento de las hojas en la higuera, el poema de los pájaros, los bostezos de la gata y el lento caminar de la tortuga.  Y eso es lo que aprendí de ti, a sentirme bien y en equilibrio con las pequeñas cosas que me rodean y a luchar por  todo aquello en lo que creo.

Soy tan ilusa como tú  porque  me ensañaste y me enseñas a serlo, siendo mi amigo y maestro  que me dio a conocer  tu mundo utópico, sin prisas ni ruidos, donde “nadie sea más que nadie” porque  lleguemos a respirar todos y todas  respeto y auténtica libertad  y eso,  lo vamos a conseguir. Son muchas y muchos a los que has formado en tu filosofía de vida y luego nosotros hemos sembrado en otros que a su vez enseñan y enseñarán a mucho más.

Por eso hoy, 8 de julio, quiero darte las gracias y decirte con permiso de la entrañable Carmen, tu  Cuchi,  que te quiero y que espero sigas teniendo la buena suerte, de la que me hablabas hace unos días, en tu nueva andadura que ahora empiezas.  Te  lo merece
s.

Besos. LUZ            

martes, noviembre 22, 2016

NIEBLA DE UNAMUNO (III)


                        (c) Luz

             Entra la luz y asciende torpemente
            de los sueños al sueño compartido..
.

                            Jorge Luis Borges en su poema EL DESPERTAR, de su libro: "El otro, él mismo".


Paseando en la lluvia intermitente,
un sueño compartido es el que busca
Augusto  Pérez que huye de la niebla.

Encuentra en un relámpago sentido
un ideal de amor, sin él saberlo:
Eugenia en su obsesión de enamorado.

Refugia en su mente un todo sin  nada.
Persigue al rayo de luna de Bécquer
cree salir de su  viejo sopor .

Se imagina lleno en todos sus vacíos
y el más generoso de los  amantes
porque el amor inunda su rutina.

Nutre  el pasar de sus días  grises
en espejos de inexistencia frágil
que él inventa en su nuevo yo del ahora.

Y así vive en la vida imaginada
sin coger las riendas de su destino.

¿Es el sueño soñado por el otro?
¿ O el soñado sueña, a su escritor?


Luz del Olmo Veros





domingo, noviembre 13, 2016

NIEBLA DE UNAMUNO (II)

                    (c) Luz


En la tarde de lluvia,
me gusta pasear
y hablarme sin engaños
y hasta puedo observar a las hormigas.

Nunca he pensado, 
como hace Augusto Pérez,
que estos animales sean hipócritas,
pero sí puedo  cavilar y meditar
las palabras de  Unamuno:

“El que viaja mucho,
va huyendo de cada lugar  que deja
y no buscando cada lugar a que llega”. 

 Yo viajo con mis pies
que van pisando :
“ El curioso color del colorado”
y entablo un diálogo conmigo misma
para intentar  algún endecasílabo
que me lleve y me traiga
del autor de Niebla,
hasta aquel otro que escribió
“Fervor de Buenos Aires”. *


Luz del Olmo Veros

*Jorge Luis Borges  en su prólogo al libro de poemas  “Fervor de Buenos Aires”, escribe:Yo, por ejemplo, me propuse demasiados fines: remedar ciertas fealdades ( que me gustaban)de Miguel  de Unamuno.




viernes, noviembre 11, 2016

MUERE LEONARD COHEN


Un jueves, del cuatro de octubre de 2012, publiqué esta entrada 

LEONARD COHEN EN MADRID
Leonard Cohen estará mañana en Madrid en el Palacio de los Deportes.


Esta mañana me he despertado con esta canción donde anunciaban la muerte del  poeta y cantautor canadiense, a sus 82 años. 

También os dejo este poema. 
Esperando A Marianne de Flores para Hitler

He perdido un teléfono
que olía a ti
Vivo junto a la radio
todas las emisoras a la vez
pero capto una nana polaca
la capto entre la estática
se desvanece yo espero mantengo el ritmo
viene de vuelta casi dormida
Acaso tomaste el teléfono
sabiendo que yo lo olfatearía inmoderadamente
tal vez hasta que calentaría el plástico
para recoger hasta la última migaja de tu respiración
y si no piensas volver
cómo ibas a telefonear para decirme
que no piensas volver
para así por lo menos poder discutir contigo.

martes, noviembre 08, 2016

NIEBLA de UNAMUNO


(c) Luz
       
Quería soñar un hombre: quería soñarlo con integridad minuciosa e imponerlo a la realidad.

                            Jorge Luis Borges  - Las ruinas circulares
                                           
Miguel de Unamuno en  los prólogos que anteceden a la novela, nos va adelantando, los personajes que ¿ha  soñado?  Y que a su  a su vez también ¿han soñado sus propios personajes?

En el PRÓLOGO, de esta novela ¿soñada? , el desconocido  escritor Victor Goti, y reconociendo que le falta su libre albedrío, puede que sueñe “ no pocos dichos y conversaciones  con el malogrado Agusto Pérez” así como las continuas luchas que tiene don Miguel con los otros, en especial sus lectores y también ¿por qué, no? consigo mismo, encontrándose en este  disparatado soñarse  de unos en otros, en la reencarnación del mismísimo don Miguel , para asumir  sus propios pensamientos.

En el POST-PRÓLOGO, el autor de Niebla,   M. de U. puede indignase con las afirmaciones  de Victor Goti y  sus secretos publicados, aunque  decide que es mejor dejarle en la indiferencia, no sin antes aclararle muy bien,  quién tiene el timón del sueño en el cual andan metidos los dos.

Y es que en esa niebla y nebulosa que tienen siempre los sueños, trastocándolo todo, yo no sé si un día de principios del siglo pasado, Unamuno tuvo un sueño del futuro donde un tal Jorge Luis Borges,  soñaba cuentos como uno titulado “El otro” y entonces él escribió su poca conocida obra de teatro con este mismo título, que le trajo más de un disgusto o por el contrario, y quizás más real, ese tal Borges, vio en  su cuento “El Aleph” a don  Miguel de Unamuno, escribiendo  una gran novela, que lleva por título NIEBLA  y publicada en 1914 en la editorial Renacimiento. De la  aparecida en 1928, don Miguel, no tenía ninguna noticia. Y así  el autor argentino pudo ver en su calidoscopio particular, como en 1935 se vuelve a reeditar esta novela a la cual Unamuno la revisa  “y al revisarla la he hecho íntimamente, la he vuelto a hacer”; la he revivido en mí,” .

Podemos seguir soñando e inventando sueños que al fin y al cabo es la materia que sustenta a esto del escribir. Pero ¡cuidado! Tendremos que tener en cuenta  las palabras de Augusto Pérez, cuando se le aparece en sueños a Unamuno: “ No se sueña dos veces el mismo sueño. Ese sueño que usted vuelva a soñar y crea que soy yo ,será otro”.

¿ Y el tiempo?  ¿También los sueños tienen su tiempo? ¿Será lo eterno la inmovilidad por la que no pasa el tiempo, como ocurre con esta novela  de Niebla que me dispongo a leer?

Luz del Olmo Veros

domingo, noviembre 06, 2016

POEMAS DE OTROS DÍAS

(c) Luz


Nada de este mar,
me lleva a recordarte.

Nada, ni tan siquiera
el cauce de su ría;
porque al estar tan cerca
de esta placidez azul,
quedo envuelta por el sueño
en las olas del presente
que se ríen en su rizo
y yo con ellas.

Nada me lleva a recordarte
si acaso, el evocar,
que ya no te recuerdo. 

Luz del Olmo Veros