miércoles, enero 31, 2018

AMORES POSESIVOS



(Este artículo fue publicado en diciembre de 2005, en la revista CyT, en su número 39. Se han cumplido doce años y un mes y ahora, estamos como estamos,  por no tomar medidas a tiempo)


En estos días tan constitucionales, oí en la radio que un político catalán había dicho algo así “Los del PP quieren tanto a la Constitución que la van a matar”.

Pensé que no le faltaba razón pues todos conocemos a determinadas personas que quieren tanto a sus hijos, esposas, amigas, padres etc. que no les dejan seguir su propio ritmo de crecimiento personal.

En un determinado momento, esa hija, esposa, amiga, o madre, al igual que podría decir hijo, esposo, amigo, padre, porque en esto no hay distinción de género, decide crecer y evolucionar. Sale de la tutela de sus cariños y prefiere volar por sí misma. Es entonces cuando alguna de las otras personas, no lo entiende y la quiere amarrar con más fuerza porque cree, erróneamente, que al cambiar, va a dejarla de querer. Con ello, surgen los conflictos que, la mayoría de las veces, cuando hay un diálogo abierto y sincero, se resuelven satisfactoriamente. Si una de las partes se empecina en no dialogar y decir a todo que no, el conflicto se puede quedar enquistado en el tiempo.

Este 6 de diciembre nuestra Constitución ha cumplido 27 años, es ya muy mayorcita y tiene deseos de reformarse. La sociedad que también ha crecido con ella, ha decidido que es la hora de moverse, e ir hacía otros lados y elaborar otras normas que nos faciliten la convivencia a los españoles. Tiene ya muchos años y si no hay cambio, no hay maduración ni desarrollo.

La mayoría de los españoles comprende que esto es bueno para nuestra Ley de leyes, porque es bueno para sus ciudadanos. Si ella muda y progresa, nosotros también.

Habrá que recordarles a los señores de PP, que no sean tan paternalistas, que nuestra querida Ley , no está en peligro, que precisamente si reclama un cambio, es porque se siente fuerte y su salud es muy buena. Por eso, si de verdad quieren a la Constitución, que no lo hagan con ese amor tan posesivo que les ha entrado ahora por ella, que la Constitución hace tiempo que cumplió su mayoría de edad y desea cambiar y que ya era hora, pues tiene casi treinta años. No va a seguir siendo una eterna adolescente.

No pasa nada porque nuestros representantes hablen en el Parlamento, dialoguen, discutan y, entre todLUZ DEL OLMOos, lleguen a los acuerdos necesarios, fruto de mutuas comprensiones. Las negativas por sistema, no conducen a nada bueno. Si la Constitución quiere renovarse que se renueve. Los ciudadanos estaremos entonces de enhorabuena, porque nuestra democracia va a seguir por el camino del progreso. 


LUZ DEL OLMO


lunes, enero 29, 2018

AL CAMINAR

Al caminar,
la sombra de una cara.
Imaginé.

(c) Texto y foto Luz del Olmo

Etiquetas: ,

miércoles, enero 24, 2018

PEDRO PÁRAMO

 
No es Comala, pero podría serlo



Pedro Páramo es una novela del escritor , guionista y fotógrafo Juan Rulfo ( 1917-1986)   donde el “rencor vivo”,   se apodera del principal  protagonista  y lo alimenta   para conseguir, por medio  de toda clase de tropelías y maldades,  un inmenso poder, otorgándose  el derecho a la vida y  la muerte,  de todos los personajes que transitan por el mismo camino, en sus diferentes tramos, de esta que ha sido considerada,  como una de las mejores novelas del  siglo XX.

Con una prosa subyugante, impregnada de grandes momentos líricos,   el autor nos va descubriendo el lugar  de Comala, donde la semejanza con el infierno es patente, por su desolación y  altas temperaturas, unidas a las  lluvias torrenciales,  capaces  de desenterrarlo todo.

 Por este pueblo perdido en la nada, no hay árboles, pero sí se oye el rumor de las hojas que se desplazan  por sus calles desiertas, con casas sin techo, ni   puertas ni  ventanas, para dar paso,   por un leve resquicio, al comienzo  del alba,   dejándonos entrever , los secretos de los que un día fueron sus habitantes:

Eduvigisla  íntima amiga de Doloritas, capaces  las dos, de compartirlo todo, cuando la luna las visita. Es la dueña de la posada donde  los caminantes que ya han recorrido un buen trecho del sendero, encuentran el colchón de sus sueños, porque ya han llegado a su lugar.  

Susana,  la segunda mujer de Pedro Páramo, perdida en sus  quimeras  a causa de un día aciago,  cuando se  escurrió entre las aguas,  el que parece ser,  fue su gran amor, Florencio,   y a la que su padre protege,  desde que se quedó viudo,  hasta  que de imprevisto,  el progenitor, llamado Bartolomé San Juan,  también desaparece en los lugares oscuros de una mina.

Dorotea,  es la mujer irreal porque irreales  son  las  locuras de la relación con su hermano y esa creencia de haber sido madre sin serlo.  Ya en el camino a la eternidad, compartirá tumba con el contador de esta historia, Juan Preciado,  que llega al pueblo de Comala, lleno de ilusión,   y se irá, sin saber muy bien distinguir cuál es el límite  que separa la vida y la muerte, o la verdad de la mentira.

Damiana, es la servidora fiel, hasta límites insostenibles, de Pedro Páramo, que le acompañará desde su niñez, en todas sus vilezas  y que será la que le cierre sus ojos en el último instante, cuando sentado en su silla y a las puertas de su hacienda, tendrá que rendir cuentas de todo lo que  ha sido, en su dilatada y rencorosa vida.  

Semejante a Damiana es Fulgor Sedano,  el capataz o administrador del destructor de   Comala,   que a pesar de sus  reticencias, en algunos  casos,  acabará obedeciendo siempre al amo.

Anita , hija  inocente del hermano del padre Rentería y por lo tanto, sobrina  del cura lleno de culpa  por su complicidad con Pedro Páramo y a la que  el asesino de su padre, la engaña y violenta con toda su crueldad. 


Y así en esta novela trastocando tiempos y lugares,  el autor mexicano nos lleva  de unos a otros,  en un caos, que puede no estar lejos de la realidad, como lo son también los propios revolucionarios, que acaban cayendo en las redes del  enemigo que les explota, haciéndose sus compinches, porque son muchos los personajes  que  van y vienen por estas páginas, buscando una coherencia que parece se ha perdido, cuando lees por primera vez esta magnifica novela.

No, Pedro Páramo, a pesar de poseerlo todo, nunca  tuvo un pequeño instante de felicidad o bienestar consigo mismo. La  mujer que siempre amó y que era el empeño de su codicia,  jamás  le demostró un ápice de afecto hacia su persona. Ella prefirió dormir y refugiarse en sus ensueños, mientras él seguía atravesando  los trayectos  de la iniquiedad. 


Pienso que esta novela puede tener tantas lecturas  como lectores y cada uno podemos sacar nuestras propias conclusiones. A mi me viene a la mente aquellos versos de Quevedo que dicen:

Su cuerpo dejará, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.

Y  si la libertad es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos;  Susana, en este libro, la posee, porque ella siempre fue libre en su derecho a  amar  y Pedro Páramo, su encadenado.

 (c) Luz del Olmo, del texto y las fotos. 

Etiquetas: , , , ,

domingo, enero 21, 2018

DANIEL CANOGAR, FLUCTUACIONES

                         
               Para Diego que también toma parte en esta exposición


                        














En la sala de ARTE CONTEMPORÁNEO  de la Comunidad de Madrid, Alcalá 31, os podéis encontrar con esta exposición donde las nuevas tecnologías,  están al servicio del arte y donde  el tiempo y sus fluctuaciones son tan veloces  que aquello que nos sorprendía en el  ayer  más inmediato, hoy se encuentra en los puntos de reciclaje. 

La podéis ver hasta el 28 de enero. A nosotros nos encantó. 
(c) fotos Luz



Etiquetas: , ,

domingo, enero 14, 2018

LA NOCHE QUE NO PARÓ DE LLOVER

(c) Foto de Arturo Ledrado


La noche que no paró de llover, es una novela donde la psicología tiene un gran protagonismo porque su autora, Laura Castañón, escribe sobre sensaciones, emociones y sentimientos que gobiernan la vida de sus personajes, en especial de las cuatro protagonistas: Valeria, Laia, Emma y Feli, de esta historia situada en Gijón.

Valeria, la que más ha vivido, guarda un sobre que no se atreve a abrir, porque ella anda perdida, desde su infancia, en el miedo y la culpa que le ha ido grabando la sociedad en la que le ha tocado vivir y en especial, una madre castradora de su ser feliz. Por el contrario , su padre, la intenta liberar de tal lastre. Es hora de que ya con más de ochenta años, abra ese compartimento estanco que guarda y que tanto daño le ha hecho y le hace. Para ello busca ayuda en Laia, la psicoterapeuta enamorada de la también piscóloga Emma, por ver si puede liberarse de ese autocastigo que la oprime, intentando poder entrar en lo más profundo de sí misma, hasta llegar a su propia reconciliación.

Es en estas terapias donde Valeria, a través de la conversación y escritos, va soltando la sobrecarga que tanto le angustia y a su vez, el lector puede ir reconstruyendo, lo que fue y es la sociedad de una España que ha pasado por diversas fases: República, Guerra, Dictadura, Transición y la España actual. Al ir cambiando las personas va evolucionando toda la sociedad, unas veces con más acierto y otra con menos, dependiendo de la percepción y creencias del mundo en el cual se muevan.

Leia y Emma forman una pareja donde la vivencia de su amor, es la parte esencial en la existencia de su día a día. Ellas, situadas en la sociedad actual, son conscientes de su capacidad para que los sobres cerrados, se puedan ir abriendo y evitando de este modo, el daño que pudieran, como a Valeria, ocasionarles. Ellas, las dos jóvenes psicólogas, se van conociendo mejor y la felicidad, aunque sabemos que es efímera, viene con frecuencia a visitarlas.

Y queda Feli, a la que por circunstancias de la vida actual, le han robado la mejor parte de su nombre y anda resentida, porque en vez de mirar hacia delante, se complace en detenerse en exceso en el pasado, para buscar a través de sus retratos, una venganza que lo único que hace, es retroalimentar su rencor por haber perdido, esa felicidad que un día el azar, le arrebató.

Los sueños recurrentes y alguno lúcido, son otros de los principales protagonistas de esta historia que le van indicando a Valeria, sin ella ser consciente, las posibles soluciones para poder resolver, esa angustia, que durante tanto tiempo vive con ella desde los días con sus noches de un pasado ya remoto.

Y sí , es una historia de mujeres donde también existen como personajes, en apariencia más secundarios, otras mujeres emparentadas con las protagonistas, sin olvidar a los hombres. No es extraño que la autora haya escogido con preferencia a las féminas, para contar esta novela. Es sabido que nosotras, tenemos la suerte de no esconder tanto como los hombres, los verdaderos afectos. A ellos, por el contrario, les han amputado con frecuencia, la expresión de sus auténticos sentimientos. Por eso creo que esta novela con finales abiertos, tiene algunas claves para recorrer un futuro, donde hombres y mujeres vayamos creciendo poco a poco, como personas maduras e iguales, del mismo modo que lo van haciendo, quitando a Feli, los personajes principales, en el recorrido de sus bien cumplidas 400 páginas, -aunque yo quitaría algunas de ellas, no por su contenido, si no por su repetición en los conceptos-, en ese fluir de la conciencia que tiene su aparente estructura caótica de La noche que no paró de llover.

Luz del Olmo

Etiquetas: ,

miércoles, enero 10, 2018

HAIKUS DE INVIERNO

                                        Lomas pequeñas
                                        en azul, blanco y verde,
                                        no suelo ver.
                                             
                                                 
Mientras camino,
los árboles desnudos,
 me irradian sombras. 



Necesita el árbol,
en este día azul,
rayos de sol.
En el asfalto
la nieve se ha perdido,
dejando huellas.


Azul  y blanco.
Imagino los surcos
del color pardo.




Mira la viña
su suelo albo y  frío.
¿ Tendrá buen vino?



(c) Fotos Luz del Olmo 
(c) Haikus Luz del Olmo




Etiquetas: ,

domingo, enero 07, 2018

POEMAS DE OTROS DÍAS

Julio Plaza 'Poeítica : Julio Plaza 1969/1977', 1977


 (c) Julio Plaza 'Poeítica : Julio Plaza 1969/1977', 1977


No puede durar eternamente,
esa oscuridad que almacena la noche.

Hojas perdidas cambiando formas,
volverán  a posarse en lo inmutable.

Él, buscador y caminante inagotado,
recorrerá paso a paso, 
la nada del desierto y creerá ver:

Borbotones de espuma intercambiable .

Penetraciones de puntos luminosos.

Esferas saltando en los oasis.

Trozos del espejo que un día fue virgen.

Secos surcos conduciendo a alguna parte.

Diminutos astros entablando realidades....

Cogerá cada letra dispersa,
amasará en su mente una hogaza.
Tenderá, sin saberlo, el haz incontenible
y creerá haber disuelto, 
de una vez y  para siempre,
todo el mar que agita,
su prolongada noche. 

 (c) Luz del Olmo 


Etiquetas:

miércoles, enero 03, 2018

LA NOCHE QUE NO PARÓ DE LLOVER

 




Confieso que no he leído apenas nada de La noche que no paró de llover  de  la escritora asturiana Laura Castañon. No obstante, me atrevo a escribir estas cuatro letras, prometiendo que en la próxima entrada, haré un comentario con más conocimiento de causa.

La noche que no paró de llover , indaga en los secretos de la mente de   la anciana Valeria y su pasado. 

La noche que no paró de llover,  navegará  por el inconsciente, en la vida de esta mujer burguesa.
  
La noche que no paró de llover, calarán gotas en distintos tonos, para vestir el mal,  culpa y  perdón.

La noche que no paró de llover,  las  mujeres enlazarán sus vidas y el cielo vestirá gris en Gijón. 
 

La noche que no paró de llover, ¿despertará  emoción en mi lectura, al evocar las letras de sus páginas?

Dentro de una semana lo sabré y ya lo dejaré escrito por aquí.


Etiquetas: , ,