Escríbeme

olmoluz@gmail.com

miércoles, enero 03, 2018

LA NOCHE QUE NO PARÓ DE LLOVER

 




Confieso que no he leído apenas nada de La noche que no paró de llover  de  la escritora asturiana Laura Castañon. No obstante, me atrevo a escribir estas cuatro letras, prometiendo que en la próxima entrada, haré un comentario con más conocimiento de causa.

La noche que no paró de llover , indaga en los secretos de la mente de   la anciana Valeria y su pasado. 

La noche que no paró de llover,  navegará  por el inconsciente, en la vida de esta mujer burguesa.
  
La noche que no paró de llover, calarán gotas en distintos tonos, para vestir el mal,  culpa y  perdón.

La noche que no paró de llover,  las  mujeres enlazarán sus vidas y el cielo vestirá gris en Gijón. 
 

La noche que no paró de llover, ¿despertará  emoción en mi lectura, al evocar las letras de sus páginas?

Dentro de una semana lo sabré y ya lo dejaré escrito por aquí.


6 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Es una novela de amor, de felicidad y de culpa. Te salpicará lúdicamente. Hay muchas Valerias por el mundo vestidas con una coraza que sustituye a la felicidad. Y muchas Enmas y Laias que gozan y sufren el amor. Y muchas Feli en busca de su nombre completo. Lo de menos es si son homo o hetero.
Sueños, como a ti te gusta.
Besos, Luz.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Espero que sí y que puedas venir al encuentro con Laura Castañón del martes.
Esperemos la resolución de tus preguntas...
¡¡Feliz año!!

La seña Carmen dijo...

Nos gustará ver cómo se resuelven para ti esos interrogantes.

Ele Bergón dijo...

Mª Ángeles, por lo que voy leyendo, creo que has resumido muy bien lo que es para ti la novela. Se nota que la has leído despacio y con atención, con el trabajo bien hecho.

Besos

Ele Bergón dijo...

Pedro, me temo que no voy a poder acudir al encuentro del martes, parece que será un día con mucho frío por Burgos, pero seguro que, como ocurrió la otra vez que estuvo Laura Castañón por la ciudad, el ambiente se me antoja tan cálido como entonces.


Besos

Ele Bergón dijo...

Carmen, veremos si resuelvo bien los interrogantes o quizás queden sin resolver. La lectura, como la escritura, es de lo más subjetivo que existe.

Besos