lunes, junio 29, 2020

EN EL CAMINO



En el camino.
Algunas nubes blancas
y las retamas.




(c) Foto y texto:Luz del Olmo

jueves, junio 25, 2020

EL VIEJO POZO




El viejo pozo,
Lleno de ciencia y agua.
Riega el jardín.


(c) Foto y texto Luz del Olmo

lunes, junio 22, 2020

LAS DISTINTAS FASES DEL SUEÑO


-¡Despierta, despierta!-  Oía voces a lo lejos.-Abrí los ojos  y los encontré.

- ¡Buf! qué sueño tan largo he tenido.

- Has estado  tres meses dormida desde  casi el comienzo de la primavera, hasta  el inicio del verano. 

- Con grandes pesadillas, he alimentado mis sueños.- Les dije- He pasado por la fase 1, o etapa de adormecimiento en  transición desde la vigilia, hasta ese estado en el que pierdes el control de la conciencia.  Después me vino la Fase 2 del sueño ligero, donde se me han ido acumulando las imágenes y aunque quería, no podía despertarme.  Así llegué  a la  fase 3, en un sueño muy profundo y  no recuerdo nada, porque mi relajación era total. Estaba preparada para pasar  a la fase 4, cuando vosotros me habéis despertado.

-Todos hemos estado contigo en ese sueño con sus fases, pero cada uno a su buen ver. Ahora  nos encontramos  desvelados,    para recibir a la  Nueva Normalidad.

-¿Y eso qué es ?

- Es lo que queremos deducir. Te ofrecemos compañía.  

- ¿No volveremos otras vez a eso  de las fases? - Les dije muy asustada-.

- El futuro siempre es incierto, ya lo sabes. - Me contestaron-  Y aunque parezca que hemos llegado al fin, desconfía  porque podremos volver a las pesadillas. 

- Supongo que sin dejar las agobiantes mascarillas. 

Y resignada me volví a dormir  de  tal forma,  que ahora ya no sé  ni dónde me encuentro. Supongo  que en esa interminable  fase,  donde no acaban de entenderse la realidad y el deseo. 



jueves, junio 18, 2020

NUBES EN EL AGUA










                                                   Para Marisol Dorado que  suya es la foto. 



Mira hacia arriba:
¿qué ves?

 Las nubes blancas
en  cielo azul.

Mira hacia abajo:
¿qué ves?

Fulgor  de nubes  
en  tiempo y agua.

 Tú, ¿qué  prefieres?

¿Original?
¿O, solo copia?

 Yo siempre elijo:
la mariposa quieta
que mira el sueño
de la laguna en calma.




(c) Foto: Marisol Dorado
     Texto: Luz del Olmo



martes, junio 16, 2020

JORGE LUIS BORGES ( Buenos Aires, 24 de agosto de 1899-Ginebra, 14 de junio de 1986)

Jorge Luis Borges: datos y curiosidades sobre la vida del escritor

Escribo con dos días de retraso, pero esa fecha del 14 de junio, es muy importante para mí, y reconozco  haber  estado algo despistada,  en esto de escribir sobre uno de los autores que más admiro: Jorge Luis Borges.

Es muy posible que mi afición venga, desde la última década de los años 70 y  principios de los 80, cuando lo vi y lo escuché en una entrevista que le hizo Joaquín Soler, en su famoso programa A Fondo,  que se emitía en RTVE.

Lo que siempre guardo en mi mente es la imagen de encontrarme en una playa, -no me preguntéis ¿ dónde?- , de arena blanca que en las dunas, levantaba  el aire, mientras yo leía en voz alta, a Julio, el menor de mis dos hijos, el mundo imaginado por el escritor argentino. No estoy muy segura, pero tendría unos once  años y sé que al leer esto, se reirá un poco, porque se lo he repetido más de una vez: 

- Si ahora eres científico, es por los cuentos de Borges que yo te leía. 

Él ni me lo desmiente, ni me lo afirma. Quizás no lo haya comprobado en el laboratorio  y por eso siempre me lo deja en la duda. 

 Y  es que este escritor,  es muy denso,  no solo en la cantidad de sus obras,  sino también en sus propios cuentos y poemas, de tal forma que si me pedís elegir, por uno u otro género, no sabría escogerlo.

Lo he leído por temporadas y de una forma obsesiva, como era su propio carácter. Algo que  he deducido de cuando me dio por leer varias biografías de él. Tengo en mi biblioteca bastante parte de su inmensa obra y a esas obsesiones, las llamo "borgitis"  porque leo, leo y no paro. Sin embargo, con el tiempo, confieso que las  he  espaciado bastante  y ahora, en mis años  de jubilación, prefiero no entrar en ese desbordamiento nada objetivo, que siempre he tenido con él.


Hoy,  después de dos  días del aniversario de su muerte, dejo este breve boceto, de mi relación con  la literatura de Jorge Luis Borges,   al que  la Academia Sueca , no tuvo a bien darle el Premio Nobel.  Se habló mucho de ello en su día. ¿Cuestiones políticas? Quién sabe, pero  para mí, sus escritos siempre fueron  y son de Nobel y más allá.

Os dejo uno de sus poemas:


 ARTE POÉTICA


Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua.

Sentir que la vigilia es otro sueño
que sueña no soñar y que la muerte
que teme nuestra carne es esa muerte
de cada noche, que se llama sueño.

Ver en el día o en el año un símbolo
de los días del hombre y de sus años,
convertir el ultraje de los años
en una música, un rumor y un símbolo,

ver en la muerte el sueño, en el ocaso
un triste oro, tal es la poesía
que es inmortal y pobre. La poesía
vuelve como la aurora y el ocaso.

A veces en las tardes una cara
nos mira desde el fondo de un espejo;
el arte debe ser como ese espejo
que nos revela nuestra propia cara.

Cuentan que Ulises, harto de prodigios,
lloró de amor al divisar su Itaca
verde y humilde. El arte es esa Itaca
de verde eternidad, no de prodigios.

También es como el río interminable
que pasa y queda y es cristal de un mismo
Heráclito inconstante, que es el mismo
y es otro, como el río interminable.

Jorge Luis Borges, de su libro: El hacedor 







domingo, junio 14, 2020

ANTES DEL VERANO

Antes del verano,
miro las petunias de color  fucsia 
como crecen escapándose, 
entre las  rejas de su cárcel.


Algunas son moradas, 
otras blancas,  o rosas, tirando a rojo,
porque las hay de todos los colores.  


Los geranios, siempre han sido, 
son y serán,  los más resistentes
a los tiempos.  


Las  veerdesvidas  amarillas 
se desbordan en sus jardineras 
queriendo llegar hasta la calle. 

Y también  lo hacen:
las surfinias rojas,
en el crecimiento de sus flores.



Los árboles de las adelfas,
se agrandan  en las aceras
con  todo su esplendor.



Y
 en estos tiempos, del  dos mil veinte,
 los orgullosos humanos,
crecemos bajo libertad vigilada
con el miedo a un virus 
que trae desdicha y muerte, 
 a la vez que esta primavera tan extraña, 
nos regala sus flores
cuando está a punto de marcharse. 



(c) Foto y texto de Luz del Olmo 



jueves, junio 11, 2020

LOS CÍRCULOS DE LA VIDA

Esta entrada está dedicada a mi hijo Julio Plaza del Olmo 


La idea que me sugiere tu tío Julio Plaza González,  con el dibujo sacado de este libro, que publicó con su amigo Augusto de Campos, en su segunda edición de 2009, es esta:







La vida es un gran círculo, donde vamos insertando, semicírculos temporales,  que aglutinan a nuestras ideas.

(c) Foto Luz del Olmo 

lunes, junio 08, 2020

EL MINISTERIO DEL TIEMPO












Puede que todo haya sido un sueño, o quizás,  no  he encontrado la puerta para viajar en el tiempo, el caso es que me han enviado estas fotografías  del lugar donde se rueda mi serie favorita que se emite los martes por la noche en TVE1 : EL MINISTERIO DEL TIEMPO.

Los que seguís esta serie, supongo que reconoceréis las imágenes. 


domingo, junio 07, 2020

UN PASEO MATUTINO


El viernes de esta semana que acaba,  decidimos que el paseo matutino lo haríamos por Vicálvaro, para así compartirlo con la familia. 
Escogimos el Parque de Valdebernardo, en una mañana de cielos azules y temperatura ideal de este extraño mes de junio.


 Uno de los estanques estaba en obras, pero  en el otro, los patos  miraban sus aguas. 

Por la pasarela subimos a la pequeña montaña, para divisar el paisaje sin bloques de casas. 

Descansamos un poquito en lo alto y miramos a lo lejos por la escultura de hierro . 

Las acacias y otras flores nos acompañaban en el camino. 

jueves, junio 04, 2020

Y YO, NO TENÍA PALABRAS PARA CONTARLO





Lo nunca visto, ni sentido, ni oído,ocurrió:

Y yo, no tenía palabras para contarlo.

Allí, en el lugar, donde encuentro mi paisaje, empezó la tristeza y  desamparo, cuando el famoso estado de alarma.

Pero yo seguía, sin tener palabras para contarlo.

Allí, donde respiro el mejor de los aires, empezó la primavera que me iba regalando flores, mientras caminaba, con una pequeña libertad, por calles y caminos que me vieron nacer. 

Las palabras no volaba, pero sí lo hacían los vencejos en su trisar.

Me asomaba a las ventanas y terraza para mirar los paisajes nunca vistos, de una autopista vacía de coches, donde solo transitaban grandes camiones  que iban y volvían, pareciéndome ciegos, en un asfalto irreconocible. 

Finalizó marzo, tuvo que pasar abril  y también mayo, para seguir en ese estado catatónico donde mis amigas, las palabras, habían huido, porque esta pandemia, nos iba sumergiendo, a unos más que a otros, en un virus que saltaba de lugares y personas, hasta llevarse algunas, para siempre. 

Fue entonces cuando ya quedé muda y las palabras, decidieron no hacerme ni una pequeña visita. 

Y en esta batalla tan desigual, seguimos luchando, atisbando la luz, de esa oscuridad en niebla, donde andábamos y andamos metidas, hasta que hoy, cuando ya llega junio, puedo retomar mi amistad con las palabras porque  esta vez SÍ, soy capaz de intentar contarlo. 

( Este es un escrito que he hecho para la biblioteca María Moliner de Velilla de San Antonio. Me han pedido un vídeo de cómo yo he  vivido estos aciagos días. El vídeo no lo puedo mandar por correo, así que aquí lo dejo)

(c) Texto y fotos Luz del Olmo