domingo, mayo 31, 2020

MIENTRAS DORMÍA


Ayer por la noche, mientras dormía, soñé en reconciliarme conmigo misma- que en esto hay que ser egoísta- y comprendí que después, esa reconciliación, la tendré con los demás.


 (c) Texto y foto: Luz del Olmo

sábado, mayo 30, 2020

UNA NUBE



Nube con luz 
¿A dónde te diriges?
¿Vienes conmigo?

viernes, mayo 29, 2020

29 de mayo de 1958




Un 29 de mayo de 1958, moría, en San Juan de Puerto Rico, el gran poeta y Premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez, a sus 76 años.  Sus restos reposan en su ciudad natal de Moguer (Huelva)

Estas son algunas de las muchas palabras que nos ha dejado en su inmensa obra. 

"Nunca he vivido en el presente; mi vida es toda  de recuerdos y esperanzas". 

"Vivamos cada día completo, definitivamente , en conjunto y en detalle, por si acaso.

"Lo bueno "solo" tiene dos instantes: "su" instante y, un poco después, "su" eternidad".



(c) Foto  hecha  por Luz del Olmo  en la casa  onubense del poeta.
                                                                 

miércoles, mayo 27, 2020

FELICIDADES




Silbo de mirlo.
Melodía del aire
muy de mañana. 

(c) Foto Ángel de Arteaga
Texto: Luz del Olmo 

martes, mayo 26, 2020

OTROS CONFINAMIENTOS

 Traigo aquí un artículo que Cristina del Olmo publicó, el pasado 22 de mayo,  en la revista  
Revista EcclesiaRevista Ecclesel 22 de mayo que me ha parecido muy  interesante.

 y que me ha parecido muy interesante.

Ana Frank, en mi recuerdo


Está viniendo a mi cabeza estos días de confinamiento la historia de Ana Frank,  la parte de su vida que nos contó en su famoso diario. Sus vivencias vuelven a ser actuales ante esta situación extraña que estamos padeciendo por el Covid-19.

Su confinamiento,  en el desván oscuro de un piso de Amsterdam, por causas mucho más malévolas que por la pandemia que ahora nos azota, nos puede ayudar también a la reflexión.  Sobre todo los más jóvenes pueden descubrir en el «Diario de Ana Frank», o  en algún buen documental que se ha realizado de esta niña judía,  valores que todos podemos recuperar.

Me regalaron el libro a la edad en la que ella comenzó a escribir su diario, con 13 años. Y el recuerdo de su fuerza interior, la alegría  a pesar de las  circunstancias, sus sueños de adolescente y su coraje siempre han estado en mi recuerdo.

Ana Frank comenzó a escribir su  diario durante la ocupación alemana de los Países Bajos en la II Guerra Mundial, en 1942. Durante dos años estuvo escondida con su familia, en lo que fue su casa en Amsterdam. Confinados sin salir, con miedo, con mucho miedo.  En un confinamiento mucho más horrible que el nuestro.  Con un terror provocado por una persecución irracional, de odio de los nazis hacia el pueblo judío.  Su casa, convertida en museo, vuelve a abrir sus puertas, según han anunciado,  el próximo 1 de junio.

En los dos años que se esconde, Ana escribe sobre lo que ocurre en la ”Casa de atrás”, pero también sobre lo que siente y piensa. Además, escribe cuentos, comienza una novela y anota citas en su Cuaderno de frases buenas, que copia de los libros que lee. Así es como la escritura le  ayuda a que el tiempo transcurra.


 El diario se detiene abruptamente el 4 de agosto de 1944, cuando su familia es descubierta por la Gestapo y  enviada al campo de exterminio de Auschwitz. Desde ahí, ella y su hermana fueron nuevamente trasladadas hasta el campo de concentración de Bergen-Belsen, donde murieron en febrero de 1945.  Sus padres permanecieron en Auschwitz. Solo el padre de Ana, Otto, sobrevivió y publicó el diario de su hija en 1947.

Las ganas de sentirse libre y salir a montar en bici, ver gente, ir a la escuela eran algunos de los anhelos que contaba Ana Frank en las páginas del libro.  Echaba de menos la vida sencilla, en la calle, en libertad. Pero se topó con el espanto.

Los acontecimientos en muchas ocasiones nos sobrepasan. Nunca podremos controlar todo, aunque en determinados momentos nos creamos dioses. Por ello, es tiempo de confianza. De esperanza ante tanto sufrimiento. De comprender, desde lo más profundo, que Dios está por encima. De recordar tiempos pasados, que en muchas ocasiones, no fueron mejores.

Estamos en un momento donde la confrontación es inútil – y los políticos no nos están dando lecciones – , donde todos tenemos que estar en la misma barca. Solo si “globalizamos la solidaridad”, como decía el obispo de Ávila, Mons. José María Gil Tamayo, en su entrevista en Ecclesia, después de salir del hospital, podremos superar esta crisis, que no es solo sanitaria, como se está viendo y viviendo.

A esta crisis sanitaria se le añade la crisis social, de valores, además de la económica. Será duro, pero si ponemos a la persona en el centro, todo será más fácil. El desprecio por el ser humano nunca nos llevó a nada bueno.

Cristina del Olmo
22 de mayo 2020 @olmocris



sábado, mayo 23, 2020

LA PALABRA


Hace ya varios años, yo vivía dentro de la caverna de mis pensamientos, a los que me había llevado, durante algo más de doce meses, el miedo.  

Pasado ese tiempo, decidí que debía salir del estado de incertidumbre en el que me encontraba, y,  fue entonces,  cuando  en un acto de pequeña valentía, me propuse caminar por los senderos de  mi   infancia feliz, hasta  que una mañana, por sorpresa, la naturaleza me regaló, estos paisajes de primavera, para comenzar a recuperarme, llegando a encontrar la alegría, que  desde siempre, estuvo conmigo. 

Reflexionando un poco, recuerdo que  no ocurrió de repente.  El proceso fue sosegado y lento, y lo que más contribuyó  en la cura, fueron las PALABRAS, en sus distintas formas: lectura, escritura y en especial,  las escuchadas y  pronunciadas, por amigas y amigos, las que vinieron hasta mí, en los días de autoconfinamiento, en el que me había sumergido.

Mientras pienso en aquello que me pasó, hace ya varios años, mis ojos miran la estantería de esta  habitación propia donde escribo,  para tropezarme  con un  libro  regalado y olvidado, porque ahí lo dejé, sin hacerle el menor caso.

Cuando  termine  de releer  El mundo de Sofía  de Jostein Gaarder, necesariamente tendré que pasar mis ojos por las 732 páginas,  que Irving Wallace  escribió en su libro, La Palabra.

(c) Texto y foto: Luz del Olmo 



jueves, mayo 21, 2020

PARECE QUE NO LO ESTAMOS HACIENDO TAN MAL

Letalidad por Covid19 en Europa:
Bandera de Bélgica
Bélgica→16'4%
Bandera de Francia
Francia→15'6%
Bandera de Italia
Italia→14'2%
Bandera del Reino Unido
Reino Unido→14'2%
Bandera de Hungría
Hungría→12'9%
Bandera de los Países Bajos
Países Bajos→12'9%
Bandera de Suecia
Suecia→12'2%
Bandera de España
España→11'9% *(Fecha:19/05-Fuente: Hopkins U.).
Citar Tweet

lunes, mayo 18, 2020

NOS HA DEJADO MAXI REY


La última vez que le vi, debió ser hace unos tres años, en  una tarde muy fría de  invierno. Eso sí lo recuerdo bien. 

Hablamos un ratito en la calle. Allí estaba con su cámara y su  trípode y a pesar del tiempo transcurrido, los dos nos reconocimos.  

Esperábamos que abrieran las  puertas de un café en el centro de Madrid,  para acudir a un acto literario y hablamos un poco  antes de entrar:

- Hola, Maxi,  ¿cómo estás? ¿te acuerdas de mí?

- Claro que te recuerdo, eres Luz, ahora ya no vienes mucho por estos lugares.

- Llevas razón. Me jubilé y me  he desligado un poco de los acontecimientos literarios de Madrid. 

El encuentro nos llevó a  aquellos finales de los 80  y  principios de los 90, cuando él siempre estaba ahí, en silencio, detrás de la cámara,  siendo testigo para recogerlo todo y guardarlo en la memoria con sus vídeos.

Recordamos las tertulias de Los Diablos azules; Libertad 8; La sala Triángulo. También Los encuentros en Rivas, Bellas Artes, El Ateneo y otros más a los  que él acudía y que yo me ausentaba.

 - ¿No has dejado de grabar desde entonces?

- No,  ya  lo ves. Aquí estoy.

Y me va  nombrando  asociaciones y grupos  que reconozco  (Poekas, Verbo Azul, Tinta Viva)  que me han invitado, pero al final,  por unas causas o por otras, no he asistido a sus tertulias, o, si lo he hecho, no he continuado en el tiempo.

- Los dos nos hemos adelantado a la hora en este día tan desapacible. Ni tan siquiera nos han abierto las puertas.

- Yo siempre  vengo el primero,  porque ya sabes:  tengo que 

 escoger bien el sitio. 

 Y continuamos hablando de  aquellas  Poesías últimas  en el Puerto de Santa María o Las jornadas  de Mar Adentro en  Candás. 

- ¡Cuántas cintas  tendrás grabadas a lo largo de los años!

-¡Buf! Habitaciones enteras. 

- Eres la memoria de los actos culturales en Madrid y  en   


realidad,  de toda  España.


-Me sonríe. Sí, sí lo soy.

Es la hora de entrar y Maxi se va primero escogiendo  el mejor sitio para grabar.

Yo paso al pequeño recinto  para escuchar a Editht Checa en la presentación de su  último libro: Las santas no se suicidan

(c) La foto la he traído de aquí:


viernes, mayo 15, 2020

MIS PENSAMIENTOS

Para Pedro Ojeda que nos habla de los vencejos 
y para Aurelio García que sabe mucho de vencejos. 


Mis pensamientos,
son los que van y vienen 
como vencejos.


foto de pensamientos y texto: Luz del Olmo 

jueves, mayo 14, 2020

LA ROSA ROSA








La rosa, rosa,
está llena de sol
en el rosal.

EL CAMINO




Y este camino ¿ por dónde nos llevará?


(c) Luz del Olmo 

lunes, mayo 11, 2020

EN ESTE RINCÓN DE A GUA


En este rincón de agua
dormita un pájaro.
Hálito de sombra y luz. 

Por pasar los tres inviernos
y llegar la primavera, 
el pájaro de agua
enseña entre los juncos 
alguno de sus sueños. 

Yo lo estoy mirando
y siento que la belleza,
anida en las sombras 
la luz y sus colores,
llevados por el agua 
y el soplo de su bruma. 

(c) Foto y texto: Luz del Olmo 


domingo, mayo 10, 2020

NUNCA LEERÁS MI CARTA

                                                                                                     
Para Elena Diátlova 
 que se fue un 10 de mayo de 2004




Nunca leerás mi carta,
ni contestarás a ese número tan largo
que acortaba las distancias.

Pasarán las estaciones

y llegado el verano,
será inútil esperarte.

Estará sólo en mi recuerdo:

tu sonrisa cálida,
la charla abierta
y el coqueteo en quitarte las gafas
cuando hacíamos una foto.

Nunca leerás mi carta

y en vano buscaré
tu ilusión y alegría
cuando visitábamos
algún nuevo rincón de España.

Nunca volverá:

tu delicada prudencia
para no permitir,
que algo me molestara.

¿Cómo olvidar nuestra estancia

en tu casa de Borisov?

Esa casa tan pequeña,

con alfombras en las paredes
a la que tú tanto mimabas.
Tu frase favorita:
¿Sabes Luz?

-¿Sabes Luz que no me encuentro bien?

Tengo fiebre por la tarde.
Y la fiebre siguió aumentando.

Hace menos de dos meses

hablé contigo.
Estabas triste, muy triste,
porque el mal aún seguía ahí
y noté tu cansancio.

Te alegraste, como siempre,

de oír mi voz
y creí dejarte más tranquila.

-Lo voy a superar.

Estoy segura que lo voy a vencer.

Esta vez , Elena, no pudiste

y eso que te he visto
cómo salías airosa
de las malas situaciones.

Después vino el silencio.

Imposible hablar contigo.
Sé que soñaste con un ramo de flores.

El silencio seguía.
Retrasé mi carta.
No encontraba las palabras,
y el mismo día que tú nos habías dejado
la escribí.
Por eso, la punzada del dolor
es más aguda,
al saber, ¡qué nunca recibirás mi carta!

(c) LUZ DEL OLMO

viernes, mayo 08, 2020

MIENTRAS PASEO



Cuando son las once de la mañana,
me saluda un gallo  en su destiempo.

Veo en lejanía, algunas vacas
que tranquilas,  rumian, al sol.

Las amapolas, o,  pirigallos
acompañadas de  margaritas,
llenan veredas  de  blanco y rojo. 

Y  en lontananza, son las montañas
las que saludan en verde oscuro.

Aquí más cerca, está el verde claro,
de las  cebadas  que van crecidas.

En  el camino, de tierra blanca,
saludo a mirlos, gorriones y golondrinas.

Diviso grandes cigüeñas,
junto a las tórtolas y las palomas.

Árboles, llenos de hojas,
me indican que estoy muy cerca,
del amarillo en primavera.

Pero es el morado de algunos cardos
y  otras  flores  de ese color,
las que me alegran en este día.

Ya doy la  vuelta, para encontrarme
algún tractor que labra en surcos,
su propias tierras.

Mas no comprendo, por qué circulan
algunos coches que van y vienen
para llenar de polvo, mi respirar.

Llego al asfalto y  encuentro
a una vecina oliendo  rosas,
en su jardín.

En estos días, tenemos tiempo
para el paseo, mientas pensamos
cómo vivir.







(c) Foto y texto: Luz del Olmo




miércoles, mayo 06, 2020

LA LUNA BLANCA




La luna blanca,
en la noche de mayo.
Es la esperanza. 

(c) Foto y texto: Luz del Olmo 

lunes, mayo 04, 2020

PASEO MATUTINO





En mi paseo matutino de hoy,  he decidido ir en busca de las rosas y las he encontrado  en su mezcla de amarillo, naranja y rosa.


También las había  de color  rosa pálido.
Las rojas que no falten 

Ni tampoco la amarilla, 
pero también me ha dado tiempo, para ver margaritas y pirigallos ( amapolas),


junto con una gran cantidad de flores amarillas, cuyo nombre nunca recuerdo.


Y sí, me ha dado tiempo y espacio,  para poder llegar hasta la primera laguna y hacerle una foto.





(c) Luz del Olmo



sábado, mayo 02, 2020

RENÉ MAGRITTE


 Primer  día de salida del  confinamiento, en versión del pintor surrealista René Magritte.