Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, agosto 14, 2008

EN CHINA NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE



= 20)) greeting = " "; else if (hour < greeting = " " greeting = " " greeting = " Buena noche!">



Periodistas en línea: 10

CHINA

Continúa la represión sin tregua olímpica para los chinos defensores de los derechos humanos


Vincent Brossel.- El comienzo de las pruebas olímpicas no ha beneficiado en nada a los defensores de los derechos humanos chinos, que continúan siendo detenidos, vigilados o amenazados. Por otra parte, varios incidentes ocurridos con periodistas extranjeros, y entre ellos la agresión hoy de un periodista británico del canal ITN, demuestran que los Servicios de Seguridad no han renunciado a impedir que la prensa extranjera pueda trabajar en buenas condiciones. Como ejemplo de ello, Reporteros sin Fronteras (RSF) publica el testimonio anónimo de una corresponsal extranjera, que una vez más habla de la vigilancia y las presiones de la policía china.

[13-08-2008]

"Ante el aumento de incidentes pedimos al Comité organizador chino y al Comité Olímpico Internacional que intervengan en favor de los ciudadanos chinos que están en peligro, a causa de su posicionamiento durante los Juegos Olímpicos. A todo el movimiento olímpico corresponde hacer que se respete el espíritu de la tregua olímpica que, desde sus orígenes, impone el respeto de la paz durante las pruebas", ha manifestado RSF.

Así está escrito en el sitio del COI: "Durante ese período de tregua, los atletas, los artistas y sus familias, así como los simples peregrinos, podían viajar con total seguridad para participar, o asistir a los Juegos Olímpicos, y después regresar a sus respectivos países. El Comité Olímpico Internacional ha decidido revivir la tradición de la tregua olímpica para animar la búsqueda de soluciones pacíficas y diplomáticas a los conflictos que causan estragos en el mundo".

El 13 de agosto de 2008, unos policías chinos han detenido en Pekín al reportero John Ray, del canal británico ITN. Le han tirado al suelo e inmovilizado por la fuerza durante veinte minutos, a pesar de que se había identificado como periodista. "Para mí, se trata de una auténtica agresión. Estoy muy enfadado", ha declarado John Ray a la AFP. Estaba cubriendo un acto de varios activistas tibetanos que habían desplegado una bandera cerca de las instalaciones olímpicas, antes de ser detenidos por la policía.

Según el Club de Corresponsales en China (FCCC), desde el 7 de agosto se han producido cinco incidentes. Es el caso de dos reporteros de Associated Press, detenidos en la provincia de Xinjiang por unos policías que borraron las imagines de sus cámaras fotográficas. Uno de ellos fue detenido mientras veía la ceremonia de inauguración de los JJOO. Por otra parte, a dos periodistas escandinavos les han impedido entrevistar a campesinos de la provincia de Hebei acerca del impacto que los JJOO han tenido en sus actividades.

Una periodista europea que lleva varios años trabajando en Pekín ha ofrecido a RSF un sobrecogedor testimonio sobre las condiciones de trabajo en Pekín, y los riesgos que corren los chinos que se aventuran a hablar con la prensa extranjera: "No dejan de seguirme, de grabarme, de fotografiarme. Dudo antes de entrevistar a chinos sobre problemas sensibles, por temor a que les detengan. La semana pasada detuvieron a varios chinos por darme entrevistas. Para empezar, algunos habitantes del barrio de Qianmen, en plena renovación. Entre ellos, una mujer responsable de una asociación de desalojados que ha presentado una denuncia contra el gobierno, porque las indemnizaciones recibidas son muy escasas. El juicio tenía que verse en julio, pero se ha aplazado a causa de los JJOO. La entrevisté, como otros colegas, y después la detuvieron. Lo mismo ocurrió con un sacerdote de una iglesia no oficial. Finalmente, una británica de origen tibetano fue detenida y expulsada después de concederme una entrevista. En estas condiciones todos nos sentimos impulsados a la autocensura y nos negamos a entrevistar a determinados chinos, por temor a que después les detengan. Nos encontramos en esta situación de intimidaciones repetidas que, a pesar de las mejoras generales, hace muy difícil nuestro trabajo en China. Y además, la prensa oficial no para de atacarnos desde los acontecimientos de marzo en el Tibet. Más allá de las amenazas de muerte, recibidas por decenas de periodistas extranjeros, los medios de comunicación chinos intentan desacreditarnos. Y todo esto se ha ido acelerando a medida que se acercaban los Juegos".

En efecto, son varios los chinos detenidos por hacer declaraciones a los medios extranjeros. Es el caso de Zhang Wei, una antigua residente del barrio de Qianmen, en Pekín, a quien la policía detuvo el 9 de agosto después de que presentara la solicitud de autorización para una protesta por la expulsión de su familia, hace dos años, con motivo de las obras de los Juegos Olímpicos. Según la agencia Associated Press, su hijo asegura que las autoridades la mantendrán detenida un mes, por "atentar al orden social". La Oficina de Seguridad Pública ha dicho que está estudiando el caso de Zhang Wei y que no tiene nada que comentar al respecto.

2 comentarios:

Sor Austringiliana dijo...

A mí me producía malestar esa ceremonia con miles de personas sincronizadas a la perfección.Pensaba que algunos estarían pensando "como nos equivoquemos,nos la cargamos".
Huele a dictadura...

Abejita de la Vega dijo...

Sssssss
Se escapóoooo el ectoplasma