Escríbeme

olmoluz@gmail.com

lunes, octubre 20, 2008

MI INFANCIA ES

Para Mandy porque de él copié la idea.

Mi infancia es una niña

subida en el tejado de la casa

para estar más cerca de las nubes.


Mi infancia es un hermano

recitando un poema

y la ausencia de otros dos.


Mi infancia es la mirada de mi padre

que me lleva por todos los caminos

de sus sueños imposibles.


Mi infancia es la certeza de mi madre

que me busca y me encuentra

en los sitios más ocultos.


Mi infancia son algunos personajes

de las manchas en el techo

con dibujos pintados en la pared.


Mi infancia son las piedras viejas,

los tangos de dos arroyos

y el saludo matutino del enebro.


Mi infancia es el grito de las flores

En el verde de los trigos.


Y El piar de los vencejos

En un inmenso cielo azul.


Mi infancia son tormentas de verano

con ese olor de los trillos en la era.


Las lunas y sus vaivenes

Y el sonido de dulzainas en las fiestas.


En mi infancia cuentan cuentos

los chopos de Riofresno

porque saben el nombre de todas las fuentes

y esperan pacientes los días de otoño.


Mi infancia es el silencio

de la nieve por las calles.


Y el frío del hielo

atrapado en algún charco.


Mi infancia son animales

Divirtiéndose en la noche.


Mi infancia es mi alegría.


Mi infancia está llena de cariño.


Mi infancia es mi libertad.


Mi infancia es un juego tan continuo

Que aún ando metida en él.

Luz del Olmo

*Mandy es el poeta cubano Osgmandy Lescallés

8 comentarios:

Fernando dijo...

¡Preciosa poesia!
Buena semana Luz

PMT dijo...

Como te conozco hace muchos años, aunque no precisamente de infancia, sólo puedo felicitarte por este hermoso poema.
Luz: llama para tí siempre tendré un bun en rato.
PMT

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es un bello texto: no podemos dejar de sentir la huella de la infancia.

Abejita de la Vega dijo...

Te imagino correteando por los campos de Pardilla como Heidi en los Alpes.

Ele Bergón dijo...

Gracias Fernando. Me alegro que te guste. Buena semana también para ti.

Un abrazo

Ele Bergón dijo...

Gracias Pedro. Te llamaré y hablamos de lo que sea, hasta del tiempo.

Un abrazo

Ele Bergón dijo...

Gracias por tus palabras Pedro, yo al menos no puedo dejar de sentir esa huella.

Un abrazo

Ele Bergón dijo...

Me imaginas bien Abejita. Tuve una infancia tan feliz como Heidi. No correteaba por los Alpes, perosi lo hacia por los cerros de Pardilla.

Besos