Escríbeme

olmoluz@gmail.com

sábado, junio 15, 2013

ADIOS EFÍMERA PRIMAVERA


                             Rosa con gotas de las pasadas lluvias

                                                      Camino

           Otros años he visto estos campos mucho más bonitos                 



                         Las lomas verdes de Fuentenebro siempre me gustaron

                                              El mar de Castilla
                       




                           



                          Podría ser nieve pero no lo es

                          Son estas flores las que emblanquecen a las laderas



                         El pueblo visto desde  el camino de Carramontejo
 

                                 Amapolas, pirigallos, les  decimos

                                  Por algunos sitios, ya se va la primavera.

11 comentarios:

antonio molina medina dijo...

Paisajes para revolcarse en ellos. Dejarse llevar por la brisa entre el rumor de las olas de la verde pradera, que sigue latente en la retina de mis sueños.
Un abrazo

Antonio
El mundo nos observa.
Se extraña y nos mira,
porque corre sangre
dentro de las venas.
Dejamos vivir.
Queremos vivir.
Sentimos la vida.
Nos sentimos vivos.
Desde el corazón.
De puro placer.
El alma.
Nos contempla.

Molina

Abejita de la Vega dijo...

Y tan efímera ha sido la primavera en tierras burgalesas, una estrella fugaz. La atrapaste con tu cámara, bella y azulada.

Besos, hablamos.

mpmoreno dijo...

¡Cómo me inspiran esos paisajes! Me parecen trocitos de tierra de mi infancia que llevo muy dentro.
Besos :)

Pedro Ojeda Escudero dijo...

La verdad es que es ciero que este año la primavera ha durado un suspiro por estas tierras...

José Núñez de Cela dijo...

El verano ha irrumpido con brusquedad. Prefiero el ambiente que reflejan tus fotos.

Un saludo!

Gelu dijo...

Buenos días, Luz:
Tus fotografías son un poema.

La rosa presumida,
siempre estrella,
en sus pétalos dorados,
luce, cual lloros,
las gotas de lluvia,
escarcha o rocío.
Paseo entre campos floridos.
Al fondo,
las Lomas verdes de Fuentenebro,
emergen del Mar de Castilla.
El Arroyo de Pardilla,
este año se desliza cantarín.
Los cerrillos y laderas
juegan a engaños de nieve.
Camino de Carramontejo,
ahora bordado de perigallos.
Primavera, te despides,
dejando tu añoranza,
cuando aún estás.
Queda el aire,
suspirando.

Abrazos.

Paco Cuesta dijo...

Quedo a la espera del otoño.
Un abrazo

pancho dijo...

Si el campo de Pardilla todavía se pone más guapo, una visita sería obligación. Siempre las he llamado amapolas, pero parece que tiene más de setenta nombres distintos en Castellano.
Qué bien nos vendes tu pueblo. Los tonos cobrizos del otoño ya los conocemos.
Un abrazo que me esperan y llego tarde.

Pamisola dijo...

Vaya reportaje bonito, Luz. No sé por qué algunos paisajes de tu tierra siempre me recuerdan a las pinturas impresionistas.

Observando las fotos tu notas las diferencias en esta efímera primavera, que en la meseta castellana casi siempre, se prodiga poco.

Myriam dijo...

Gracias Luz pro este recorrido castellano y me alegro de que el arroyo, este año, lleve agua.

Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

me temo que el verano también va a ser cortito...
Besos.