jueves, septiembre 10, 2020

AYER POR MAÑANA EN EL RETIRO DE MADRID

 


Ayer por la mañana, me acerqué a ver la exposición  de Petrit Halilaj .

                   El Palacio de Cristal, sigue sin el surtidor que tanto le embellece.  

      

                                           Me habían hablado de esta exposición y había visto fotos, 
pero quedé un poco desilusionado al verla.

                        Las flores grandes de papel, no me decían mucho.
             Debe ser que siempre me han gustado más las originales. 

                                   Tenía ilusión en verla  y al estar allí, no me ha parecido
                                 tan interesante como me la habían pintado. 





                                    Decidí acercarme a La Casa de Vacas, donde estaba la exposición 

                                  Mundat, que se puede  visitar hasta el 27 de este mes de                                                     septiembre.                                         

                                 Con  poca gente, como siempre, me ha gustado y aquí os dejo el enlace

                                          https://aedamadrid.org/exposicion-mundart-en-casa-de-vacas-del-4-al-27-de-                                            septiembre-de-2020/

                                 A veces te creas o te crean expectativas que luego, se quedan en agua de borrajas. 

 

El Retiro, como siempre, lucía en su verdor

                                      
Y en el estanque no había barcas, ni tampoco gaviotas. 

4 Comments:

Blogger Ele Bergón said...

Hola, esto es una prueba

viernes, 11 septiembre, 2020

 
Blogger Myriam said...

¡Ah, en parque de Retiro! Cierto, falta el surtidor
que le da energía, movimiento, vida.

Gracias por estas estas reseñas.
Ya nos veremos cuando todo esto de la pandemia pase,
que ganas no me faltan.

Besos

sábado, 12 septiembre, 2020

 
Blogger La seña Carmen said...

La Casa de Vacas nunca defrauda en sus exposiciones. Uno de mis lugares favoritos cuando voy al Retiro.

sábado, 12 septiembre, 2020

 
Blogger lavelablanca said...

Sí que resulta extraño ver el estanque tan diáfano, pero seguro que tenía su encanto.

Y, sí, ocurre como con las lecturas. Hasta que no lo "tocas", no tienes la certeza de que pueda convencerte.

Abrazos.

sábado, 19 septiembre, 2020

 

Publicar un comentario

<< Home