lunes, julio 19, 2021

BRIHUEGA SE VISTE DE MORADO

 Para mi amiga Graci, por el buen día  pasado.



Visitamos los campos de Lavanda, que se extienden en las tierras alrededor de esta villa de Guadalajara.

Parece ser que un vecino visitó La Provenza francesa  y pensó que en Brihuega, esta planta y su paisaje,  se podría trasladar  hasta  la Alcarria.



Las flores de color morado y olor a colonia, te sorprende nada más llegar. 

En estos días, antes de segarlas,  los  surcos de la flor, lavandina, se llenan de personas sin tener en cuenta que las abejas también necesitan visitarlas.




Ya en el pueblo, las calles del centro limpias y empedradas, se adornan con diversos motivos, en ese color morado, hermanándose con sus campos.



Como los paraguas que dan sombras  a este caluroso mes de  julio.


 La fuente de los diez caños, junto a los lavaderos  de agua cristalina, nos refrescaba en el calor de la  tarde


Siguiendo la calle abajo, nos sentamos a la sombras de los enorme tilos  para admirar El Castillo de la Piedra Bermeja, del siglo XII, con recinto  amurallado y capilla de estilo gótico, decorada con motivos mudéjares.  

  
A su lado  se  encuentra la  iglesia renacentista del siglo XIII,   de Santa María de la Peña. 
En su interior se halla una talla románica de la patrona de Brihuega


En el camino hacia la Real Fábrica de Paños, nos encontramos con la Iglesia de San Felipe, del también siglo XIII, en ese románico de transición, con su bóvedas altas y columnas esbeltas y la también bella iglesia de San Miguel de estilo mudéjar  toledano, donde se celebran actos culturales. 

Ya dentro de la Real Fábrica de Paños, con una  arquitectura  industrial del siglo XVIII, pudimos deleitarnos  con una bonita exposición de manualidades antiguas, no por ello, exentas de  belleza, 


como estas filigranas donde el encaje de bolillos, son algo especial 


o la  cerámica de Cogolludo, entre otras artes manuales 



Al finalizar paseamos con calma y frescor por el hermoso jardín de la Antigua Fábrica de Paños, asomándonos a esos magníficos miradores, para  observar en una lejanía cercana, los montes y ladera, que  bordean esta bonita villa, la cual   visité en los lejanos tiempos de mi adolescencia y juventud y que en este siglo XXI, he vuelto   con alguna frecuencia.


Un día completo, de reencuentro en la amistad que perdimos sin quererlo Graci y yo.

Gracias Pedro Rojo, por facilitarnos este encuentro.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Pedro Ojeda Escudero said...

Un lugar al que me he dicho mucho tiempo que tengo que ir. Gracias por traerlo hoy aquí.

martes, 20 julio, 2021

 
Blogger Sor Austringiliana said...

La Alcarria tiene mucho que descubrir. Anda por ahí Antonio Mondejar López de Brihuega campeón.
Olor y color morado, también en Mecerreyes...

miércoles, 21 julio, 2021

 

Publicar un comentario

<< Home