Escríbeme

olmoluz@gmail.com

lunes, mayo 19, 2008

MAYO DEL 68

¿´Qué estabas haciendo en el mayo del 68?

Como en esta entrada ya he tenido un comentario de la abejita de la vega, voy a contestarla aquí .

No fue una época buena para mi ya que estaba saliendo de mi triste adolescencia. Trabajaba en COFARES, una cooperativa de farmacia que aún existe. Mi puesto era de "teletractora de fichas", algún día explicaré que era aquello, pero si diré que utilizaba manos, pies, ojos y oidos para poder realizarlo. El jefe, un tal Pepe, era un tirano que no nos dejaba levantarnos del sitio y nos descontaba el tiempo que empleabamos en ir al water. Nos pagaban con "prima". El que más fichas sacaba más cobraba.

Nuestro horario era a turnos. Las chicas teníamos el de la mañana y el de la tarde y los chicos también el de la noche. Cuando me tocaba por la mañana me levantaba a las seis y después de andar por las calles embarradas de Vicálvaro cogia la P6, camioneta que me llavaba hasta Manuel Becerra y allí el metro hasta Alonso Martinez. Después subía la calle llamada Garcia Morato, ahora tiene el nombre de Santa Engracia. En el turno de la tarde llegaba a casa sobre las doce, cuando todo el barrio estaba desierto.

Cómo yo quería seguir estudiando, me matriculé en Magisterio, carrera que al final, nunca conseguí, pues ya una profesora de historia me advirtió que si estudiaba, no podía trabajar y si trabajaba,no podía estudiar. Por aquella época lo que primaba era el "arreglatelas como puedas".

En el trabajo nada sentí de aquellos días, sólo mi gran amigo Chema, que era algo revolucionario, me comentó por lo bajini lo de las manifestaciones, pero de forma tan confusa que poco entendí o al menos no se me ha quedado grabado.

Como cuando podía iba a la Escuela de Magisterio, allí si que noté algo más de revuelo. Tenía otra amiga que estaba muy metida en estas cosas y me recuerdo con unos pasquines en la mano para poderlos esparcir en los lugares sin que nadie me viera. Yo era todo un temblor, pues en mi casa ya me habían advertido que no me metiese en lios. Esta amiga me llevaba a los teatros vanguardistas de la universidad pues actuaba en uno de ellos y la inquietud por allí era más palpable. La historia de esta chica que al final se fue a París, no fue todo lo bonito que ella pensaba.

Ya en Madrid se enfrentó a toda su familia sobre todo a su padre. Después cuando llegó a la capital francesa me empezó a escribir cartas y en una de las últimas, me hablaba de que se había quedado embarazada de un mejicano. Éste, como muchos otros, no había entrado en el mayo francés y todo aquello de la revolución sexual y la "Función del orgasmo" de Willian Reich, lo ejercía a la manera de siempre, pues él se dio el piro y dejó a mi amiga sola, sin trabajo y con un niño en camino. Al final Mari Carmen tuvo que volver a Madrid, pedir perdón a su familia y cuidar a su hijo con ellos.

Tuve otros amigos y amigas que vivieron en comunas y que me hablaban de sus ideas ácratas pero también las mayoría del tiempo se lo pasaben quejándose de la convivencia y de la pila de cacharros que nadie quería fregar. Otras acabaron en la Direción General de Seguridad de la Puerta del Sol porque les habían pillado, por no comprometer a sus padres, con toda la propaganda en la mano al salir de su casa. Estuve en algunas reuniones clandestina, pero no llegué a formar parte activa de ellas.

Estas amistades me llevaron a leer a Bakunin y Malatesta y me gustaba aquello de que "los hijos pertenecen a su propia libertad" .

En fin, fueron años de mi difícil juventud, donde estaba más preocupada, como muchos españoles, en buscar qué comer mi familia y yo, pues ya no tenía a mi padre, y esto del mayo francés lo viví un poco de refilón.

Espero no haberte aburrido abejita y un beso del mayo del 2008.


2 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Acababa de cumplir once añitos,mi mayor preocupación en esos momentos eran los conjuntos disjuntos, las comarcas de España,el paramecio y cosas así...
Me acuerdo, eso sí, de haber visto en un telediario,en blanco y negro claro, el vuelo de unos pupitres que aquellos desalmados estudiantes tiraban por las ventanas.
Pensé por un momento: "Mira que si aquí alguien hiciera eso...la que se armaría"

pamiSola dijo...

Antes de nada quiero felicitarte por el éxito de la presentación del libro. Lo buscaré y lo leeré

En cuanto al "Mayo del 68", digo lo mismo que con la transición; estaba allí, pero no lo viví porque ni era estudiante, ni pertenecia a un sindicato, ni trabajaba en una gran fábrica.¿Tengo que pensar que a mi la revolución me la hicieron otros. No sé, supongo que todo el mundo no puede estar en las "trincheras" detrás estába la gente que hacía lo posible por vivir, que las huelgas no le importaban hasta que no es la suya.
Tenía casi veinte años y la preocupación más importante era tener trabajo para ayudar en la economía familiar.

Se puede decir que de todo aquéllo me enteré con bastante retraso. Y por supuesto ignoro si todo fue como lo cuentan los que estuvieron en el ajo, o sea, "todos" los que entonces eran jóvenes, menos yo.


Un saludo, P.