Escríbeme

olmoluz@gmail.com

domingo, septiembre 05, 2010

TIERRA QUEMADA

(c) Luz
(c) Luz

Vino el verano y antes de finalizar su tiempo, saltaron chispas que el viento transformó en grandes llamas.

Adivinando el desastre, se
pidió ayuda al agua, que extendió con tristeza, sus lágrimas.

Después de una dura lucha entre el fuego, el viento y el agua, se consiguió apagarlo todo.


Ahora solo queda el recuerdo de la lucha, las llamaradas y esta tierra quemada.



4 comentarios:

Asun dijo...

Qué tristeza da ver esos campos arrasados por las llamas.

Un abrazo

Sor Austringiliana dijo...

El fuego no llegó al caserío, afortunadamente. Pardilla sigue con sus bellos colores de siempre.
Besos

pancho dijo...

Qué pena da ver este monte que conocemos por tus fotos así de esta manera, de tierra quemada tras agua pasada.
Bonito texto.

Un abrazo

Myriam dijo...

¡Cuánta desolación!