Escríbeme

olmoluz@gmail.com

sábado, febrero 19, 2011

foto de david

Mi hijo David tiene otro blog " El Chef Madrileño", al que le hace poquito caso. Esta vez, se ha metido en mi espacio y ha colocado esta foto de un río. Creo que con esto contesto a Myriam y a Asun. A alguien que pasa por aquí y que firma como "pruebas" le parece que da sensacion de paz y tranquilidad. Es verdad así es. Sor Austringiliana, le felicita a David por la foto. Ella sabe muy bien quien es David y Paco Cuesta al ver la foto, recuerda el poema de Damaso Alonso " A un río le llaman Carlos" , por eso decido retomar mi espacio y colocar el poema del autor de "Hijos de la Ira".

A UN RÍO LE LLAMAN CARLOS

(Charles River, Cambridge, Massachusetts)

Yo me senté en la orilla;
quería preguntarte, preguntarme tu secreto;
convencerme de que los ríos resbalan hacia un anhelo y viven;
y que cada uno nace y muere distinto (lo mismo que a ti te llaman Carlos).

Quería preguntarte, mi alma quería preguntarte
por qué anhelas, hacia qué resbalas, para qué vives.
Dímelo, río,
y dime, di, por qué te llaman Carlos.

Ah, loco, yo, loco, quería saber qué eras, quién eras
(genero, especie)
y qué eran, qué significaban «fluir», «fluido», «fluente»;
qué instante era tu instante
cuál de tus mil reflejos, tu ;reflejo absoluto
yo quería indagar el último recinto de tu vida
tu unicidad, esa alma de agua única,
por la que te conocen por Carlos.

Carlos es una tristeza, muy mansa y gris, que fluye
entre edificios nobles, a Minerva sagrados
y entre hangares que anuncios y consignas coronan.
Y el río fluye y fluye, indiferente.
A veces, suburbana, verde, una sonrisilla
de hierba se distiende, pegada a la ribera.
Yo me he sentado allí, sobre la hierba quemada del invierno para pensar por qué los ríos
siempre anhelan futuro, como tú lento y gris.
Y para preguntarte por qué te llaman Carlos.

Y tu fluías, fluías, sin cesar, indiferente
y no escuchabas a tu amante extático
que te miraba preguntándote
como miramos a nuestra primera enamorada para saber si le fluye un alma por los ojos,
y si en su sima el mundo será todo luz blanca
o si acaso su sonreír es sólo eso: una boca amarga que besa.
Así te preguntaba: como le preguntamos a Dios en la sombra de los quince años,
entre fiebres oscuras y los días—qué verano— tan lentos.
Yo quería que me revelaras el secreto de la vida
y de tu vida, y por qué te llamaban Carlos.

Yo no sé por qué me he puesto tan triste, contemplando
el fluir de este río
Un río es agua, lágrimas: mas no sé quién las llora.
El río Carlos es una tristeza gris, mas no sé quién la llora.
Pero sé que la tristeza es gris y fluye.
Porque sólo fluye en el mundo la tristeza.
Todo lo que fluye es lágrimas.
Todo lo que fluye es tristeza, y no sabemos de dónde viene la tristeza.
Como yo no sé quién te llora, río Carlos,
como yo no sé por qué eres una tristeza
ni por qué te llaman Carlos.

Era bien de mañana cuando yo me he sentado a contemplar el misterio fluyente de este río,
y he pasado muchas horas preguntándome, preguntándote.
Preguntando a este río, gris lo mismo que un dios;
preguntándome, como se le pregunta a un dios triste:
¿qué buscan los ríos?, ¿qué es un río?
Dime, dime qué eres, qué buscas,
río, y por qué te llaman Carlos.

Y ahora me fluye dentro una tristeza,
un río de tristeza gris,
con lentos puentes grises, como estructuras funerales grises.
Tengo frío en el alma y en los pies.
Y el sol se pone.
Ha debido pasar mucho tiempo.
Ha debido pasar el tiempo lento, lento, minutos, siglos, eras.
Ha debido pasar toda la pena del mundo, como un tiempo lentísimo.
Han debido pasar todas las lágrimas del mundo, como un río indiferente.
Ha debido pasar mucho tiempo, amigos míos, mucho tiempo
desde que yo me senté aquí en la orilla, a orillas
de esta tristeza, de este
río al que le llamaban Dámaso, digo, Carlos.

Dunster House, febrero de 1954.

Dámaso Alonso

13 comentarios:

Myriam dijo...

¿quién es david? La foto es linda, da calma y anuncia primavera, al menos el agua no parec congelada.

Un beso y muy buen fin de semana.

pruebas dijo...

SON DE ESAS IMAGENES QUE DAN PAZ...BESOS

Sor Austringiliana dijo...

Las aguas han vuelto al río...
Felicidades al fotógrafo.

Un besazo

Paco Cuesta dijo...

A un (otro) río le llaman Carlos.

Asun dijo...

Bonita foto que desborda serenidad.

Felicidades para David, quienquiera que sea.

Un beso.

Ele Bergón dijo...

Myriam, David es mi otro hijo que de vez en cuando ocupa mis espacios. Estuvo en la comida de la olla podrida y comio mas de un dulce de los que llevaste, pues es muy goloso. El tiene otro blog que se llama "El chef madrileño".

pruebas, no se en realidad quien eres pero es verdad que esa imagen da paz, el agua, el ambiente, el sol, invitan a la tranquilidad.

Sor Austringiliana, vuestra reverencia ya conoce al fotografo y se que le tiene un especial cariño.

Paco, ya veo que recuerdas al poeta Damaso Alonso y su poema contenido en su libro " Hombre y Dios" Es una buena idea la que tienes. Voy a meterme en el espacio de mi hijo y lo voy a dejar aqui.

Asun, tu tambien conoces a David, quiza tambien hablaste con el. Es un poco timido por eso no lo recuerdas. Ya le he dicho a Myriam que es mi otro hijo, hermano de Julio " la mosca" que os suena mas.

Un abrazo a todos

Luz

Ele Bergón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ele Bergón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Asun dijo...

Gracias por la aclaración.
Pensé que podía ser él, pero como no recordaba su nombre y no estaba segura preferí no arriesgarme y meter la pata jjejejejejeje En fin, precavida que es una.

Besos

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

jajajajaja pués si.... es que asi como lo habias puesto " a secas" y no el la olla podrida de Burgos, me lo sacaste de contexto....y yo soy medio distarida, jajajajaja. mIl perdones y felicitaciones a David por la foto, que como digo en mi primer comentario... da calma. Besotes

Myriam dijo...

Ahhh y gracias por Damaso Alonso.

Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Excelente elección. Es uno de mis poemas preferidos de Dámaso Alonso.