Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, marzo 01, 2012

SONATA DE INVIERNO (Valle-Inclán)



Por cuarta vez el Marqués de Bradomín nos cuenta, a través de sus recuerdos y al final de su existencia, los continuos avatares entremezclados con su larga y azarosa vida, que le van sucediendo con la religión, la guerra y principalmente el amor.

Esta vez el marco de acción es Navarra y la Guerra Civil Carlista entre el llamado Carlos VII y su prima Isabel II, en la disputa por el trono de España.

Según su costumbre no falta como portagonista una mujer: María Antonieta, casada con Volfani, del cual dice Bradomín ser un buen amigo, pero eso no impide que el Marqués enamore a haya enamorado a su mujer para siempre y vuelva a repetir su apasionamiento, aunque el marido de ésta resulte ser el héroe mutilado en todas sus facultades, por participar en esta guerra de perdedores.

María Antonienta recuerda mucho a Concha de su Sonata de Otoño, ya que las dos arrastran el pecado de la culpa mientras viven un amor eterno por el Marqués, que les abandona y vuelve a poseerlas cuando él quiere.

Hay otra mujer-niña, la Hermana Maximina, educanda que no novicia y que es la hija secreta de Bradomín (en esto no hay duda, pues ha heredado de él, el ser "feucha") y de Carmen, la viuda y Duquesa de Uclés , mostrando algo más que una insinución al incesto, reminiscencia de lo que ya antes nos contó en su Sonata de Estío entre la Niña Chole y el padre de ésta.

No se olvida de " el recuerdo más triste de mi vida" por sus coqueteos con la joven aspirante a novicia María del Rosario que tan magnificamente quedó reflejado en su Sonata de Primavera.

En esta Sonata de Invierno, al igual que a Valle-Inclán, " el más admirable de los Don Juanes" en palabras de su tía La Marquesa de Tor, le han de amputar el brazo izquierdo y sin embargo no se considera un héroe de guerra, porque estemos o no de acuerdo con Xavier, el llamado Marqués de Bradomín, de lo que sí se siente él orgulloso es de cómo ha vivido y sentido el amor.

Luz del Olmo

12 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Gracias querida Ele, por haber "concisado" (¿se dice así? Bueno, ya me entiendes...) esta Sonata de Invierno. Ya la he leido. Besotes, M.

P.D. ¡Horror las letritas!

pancho dijo...

Los mejores momentos de la fenomenal prosa de Valle proceden de la mezcla de lo culto y lo popular, lo sacro y lo religioso o lo dogmático entreverado de risa e ironía.

Leí el relato entero, pero ni pensé que Maximina pudiera ser la hija de ambos... Mucha depravación en este marqués.

Excelente capacidad de síntesis.

Un abrazo.

Paco Cuesta dijo...

En lo sucesivo utilizará su minusvalía en provecho propio. Seguro.

Abejita de la Vega dijo...

El episodio de la amputación del brazo tuvo que ser muy duro de escribir para Valle Inclán. ¡Y Bradomín acordándose de Cervantes y la más alta ocasión que vieron los siglos del mundo!

Buena y "concisada" tu entrada.

Hablamos.

Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Desde luego que ha vivido para el amor, pero quizá solo para el amor propio...
Excelente resumen.

Myriam dijo...

Estupendo tu trabajo, LUZ. ¡Una condensación en toda regla!.

Muy de acuerdo contigo en que María Antonieta y Concha guardan similitudes.
Con respecto a la educando, te repito lo que puse en el blog de PEDRO: LUZ es de la opinión de que la niña Maximina es la hija del Marqués pero yo no estoy tan segura. Bradomín la asocia a esa hija que no conocía, porque "feucha" le viene a mente y puede que también por la edad, pero eso no significa que realmente fuera su hija. Dada la enorme cantidad de conventos en España, sería una posibilidad en un millón, lo que de serlo, restaría verosimilitud al relato. Creo que Valle-Inclán quiso hacernos jugar a nosotros, los lectores, con la posibilidad, nada más.

Un beso

Ele Bergón dijo...

Merche ya sabes que procuro "concisar" como puedo el libro, así que me pierdo mucho detalles.

Pancho, tendré que volver a mirar si Maximina puede ser la hija del Marqués o no. que es de Concha está claro, pero del Marqués, no lo está tanto. A mi me lo había parecido por el detalle de lo de "feucha" y luego el cariño que siente por ella y ella por él, pero...la verdad es que no está del todo cristalino y así me lo hace saber Myriam. Si ya sois dos es porque algo no está tan evidente.

Paco este Marqués-Valle es muy singurla, pero hay que reconocer que escribe muy bien.

Abejita, no tengo ni idea eso si fue duro o no para Valle- Inclán escribir sobre lo del brazo y creo que eso nunca lo sabremos pues con este gran autor no se sabe muy bien por donde quiere ir. ¿ Es la hija de Bradomin Maximina, o no? Ya tengo mis dudas.

Pedro desde luego el Marqués piensa que cómo él no ha amado nadie antes, pero en realidad creo que su amor no fue tal y en verdad es un gran egoista.

Myriam me has sembrado la duda que ya apuntó pancho y eso me hace pensar que quizá no esté yo en lo cierto. Creo que lo deja un poco a la opinión del lector, y a mi me resultó verosímil, como le digo a Pancho, por la pista de feucha, y por el cariño que se toman los dos, sobre todo el marqués que siempre había elegido a mujeres guapísimas y esta no lo era. También puede ser que al ser él ya viejo empezase su declive y se fijará en otras cualidades de una mujer que no fuera la hermosura.

En fin, tendré que volverlo a mirar y ya comentaré o quizá espere a que nuestro profe son resuelva el enigma.

Gracias por tu aportación

Besos

Luz

Kety dijo...

Luz tengo un regalo para ti en mi blog.

Besos

AntonioyDaniela dijo...

Hola Luz, desde luego que cantidad de sorpresas me está deparando el bueno de Valle, gracias a tí, todo hay que decirlo.
bss

daniela

Ele Bergón dijo...

Kety, gracias por el regalo. Ya lo pondré en el blog. Me gustan sobre todo los haikus.

Antonio y Daniela. Vallé Inclán es increible cuanto más lo lees más quieres leerlo.

Besos a las dos.

Luz

Gelu dijo...

Buenas noches, Ele Bergon:
No recordaba haber escuchado antes el nombre de Pardilla atribuido a un pueblo. Por ese motivo cuando nos hablabas de él -con tanto cariño-, te situaba en ese lugar de mi provincia que no conocía ni de oídas.
Verás, hace unos días, mirando entre las fotografías y recuerdos de una tía abuela paterna, muy querida, encontré -dirigido a ella- “un sobre” con matasellos y remite de PARDILLA.
Y ahora me ha nacido una gran curiosidad por saber más de la persona que lo enviaba desde allí.

En cuanto a la lectura de Valle Inclán, se nota cómo nos ha llegado a atrapar, por los excelentes trabajos hechos por todos.

Abrazos.

P.D.: El vídeo y la canción, preciosos.

hebert - paginas web dijo...

Muy buena cancion gracias por postearla jeje... buena.