Escríbeme

olmoluz@gmail.com

lunes, junio 16, 2008

LA CASA DE LAS SOMB RAS

LA CASA DE LAS SOMBRAS

Alicia, al entrar, se asoma a la ventana. El cielo viste de oscuro y un rayo de luz blanca ilumina la pared del comedor. Mueve las manos y observa manchas oscuras en forma de conejo con dos dientes que persiguen a tres mariposas de papel. Hilos de telaraña forman en el rincón del ropero una especie de brocado que Alicia equivoca con una madreselva.

El árbol de la calle se refleja en los cristales del balcón y Alicia intenta coger las hojas.

Mira por todos los lados e intuye que la casa no está sola. Todos tienen compañía.

Como el fuego está encendido, las llamas ensombrecen y dan vida a fantasmas y gigantes que aparecen y se esconden en el hueco de la chimenea.

Es difícil imaginar la sombra de los seres invisibles y sin quererlo, piensa una y otra vez que los sueños son las sombras de los días anteriores.

Mira hacia un lado y huye despavorida . Alguien, no sabe muy bien quien, la persigue. Está con ella y la imita. Es como un espejo oscuro que dibuja su silueta alargando y estrechando los contornos de su cuerpo.

Alicia deja de huir y se enfrenta al miedo. Juega a pisarlo, juega a abrazarlo y a seducirlo. Todo es inútil. Alicia va descubriendo que el miedo tiene una sombra que es ella misma por eso abre la puerta y sigue los pasos por un camino sin nombre, sin contorno y posiblemente sin un final.

Es difícil salir de esta casa convertida en laberinto, pero sabe que si lo consigue, puede llegar a ese estado que todos buscan y casi nadie encuentra. Un estado tan efímero y especial que muchos llaman alegría, gozo o júbilo. Ese estado es la intangible e inaccesible felicidad.

Luz del Olmo

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy Alicia
¡Quiero salir!
Ssssss

Abejita de la Vega dijo...

¿El mito de la caverna?
Ssss

Ele Bergón dijo...

Hola abejita de la vega. Este escrito es el primero de mis nuevas "Casas de Alicia", pues la última casa la había colocado en mi otro blog www.musicaparalaluna.blogspot.

Kety me fue a visitar a la feria, nos conocimos y me preguntó por estas prosas que reflejan un juego que tenía yo de pequeña cuando en Pardilla me sentaba en una piedra y miraba la "fila de árboles pequeños que hay cerca de la casa sin tejado". Allí imaginaba casas, extrañas, me metía en ellas porque tenía un botón en el bolsillo de mi vestido que hacía la casa grande o pequeña, según convenía.Ella me dio con su comentario un pequeño empujoncito para seguir.

¿Está es el mito de la caverna? No lo sé.Para mi es lo que dice el título, cada uno que interprete lo que quiera. Espero escribir más casas y esta vez serán para adultos.

En las otras casas Alicia siempre encuentra el camino de salida. En éstas parece que no. Ya veremos lo que sale.

Besos.

Anónimo dijo...

Hola Luz , soy María Ángeles. Estoy muy contenta porque ya me he examinado de todo. Y averemos en septiembre.

Besos

Mª Ángeles

Anónimo dijo...

Tocayaaaa
Sssss

Ele Bergón dijo...

Sí abejita, es una alumna que aprobó el acceso para la universidad y se ha examindo este año de primero de carrera. EStá muy contenta y se ha pasado por aquí y después por la escuela.

Algo hacemos los profesores, algunos de nuestros alumnos llegan a la universidad.

Por cierto el otro día vi a Raquel, vino a saludarme con su marido y sus hijos. Ella ya está en segundo de carrera y tu fuiste su profesora. Tienes que sentirte muy orgullosa.

Besos.

Anónimo dijo...

Orgullosísima de mi Raquel. Algo hacemos los profesores. pero, en el caso de la educación de adultos, la imagen que se tiene está, en muchos casos, distorsionada. Cuatro viejecillas haciendo macramé o la o con un canuto. No es gente inculta, no, la que lo ve así. Te contaré el caso de mi mejor amiga.
Al cambiar a un centro de otro tipo, se le indicó que no mencionase para nada su experiencia dilatada en educación de adultos. Empezar la jornada enseñando a leer la cartilla para terminarla realizando comentarios de texto de Góngora, por ejemplo.O empezar con sumas y acabar con algebra, en otros casos. Pensaba que eso era algo bueno para contar. pero no, que nadie se entere,no lo cuentes...Qué van a pensar...
Pero mi amiga está orgullosa.
Sssss