Escríbeme

olmoluz@gmail.com

domingo, febrero 21, 2010

EXPOSICIONES


Por estas fechas y casi a lo largo de todo el año, Madrid se llena de exposiciones. El problema que se presenta es que no siempre puedes ir a la que te interesa. Sobretodo si es en fin de semana.


Hace unos cuántos sábados, ya no lo recuerdo, intenté ver Impresionismo, un nuevo Renacimiento, en la Fundación Mapfre, pero tuve que desistir de intento, la cola era largu´isima. Me han comentado que merece la pena verla pero que la mejor hora para disfrutarla es entre semana y a primer´isima hora. Lo intentar´e de nuevo.





Ayer sábado, me propuse ir a ver la de Miquel Barceló que han inaugurado en Caixaforum , pero me tuve que contentar con ver el elefante de la entrada. La cola era larga y hacía frío mucho frío. Volveré con mas tiempo aunque a la persona que me encontré el viernes y que venia de verla, no le pareció demasiado interesante.


© Elvira

Tenía la opción de pasear por el Paseo del Prado, llegar a Cibeles y seguir por el Paseo de Recoletos para admirar las grandes esculturas de Xavier Mascaro






Pero como el aire parecía venido de Burgos, mis pasos se encaminaron al Reina Sofía. Aunque la puerta del jardín estaba abierta, dentro se estaba calentito. Hay varias exposiciones. Subí a la tercera planta y elegí ver “Encuentros de Pamplona 1972: Fin de Fiesta del arte experimental”. Me gustó. Eran tiempos difíciles aquellos años, para todos y por supuesto para el arte, pero “Pamplona, poco antes de los Sanfermines, entre el 26 de junio y el 3 junio, festejó las tendencias mas radicalizadas de un arte que recusaba tanto los límites entre los diferentes medios como la separación entre el arte y la vida “.

En este espacio se pude ver las últimas manifestaciones de entonces en poesía visual, sonora y de acción bajo la coordinación de Ignacio Gómez de Liaño, del arte conceptual, del videoarte, del arte informático, plástico y musical, de la música electrónica, minimalista y de acción.

De todo esto me hablaba mi cuñado Julio Plaza cuando venia los veranos de Brasil y por supuesto me alegré al ver los dos cuadros de su exmujer Elena Asins , siendo ella unas de las primeras en utilizar el ordenador en el arte.



En la misma planta pas´e a ver Un anhelo de infinito” de Georgez Vantongerloo

Donde los cuadros y esculturas de este artista belga me transmitieron la sensación de que tanto el color, como la forma pueden encontrarse desprovistos de todo artificio porque lo etéreo existe y se puede llegar al infinito.



Nunca había subido a la terraza de este Centro de Arte que tenemos cerca de Atocha y cuando lo hice, quedé envuelta por los juegos de luces que desde allí se contemplan, mientras se mira a la gran ciudad. Es verdad que la hora de mi visita estuvo entre lo no pasado del día y lo no entrado de la noche.


Hay muchas mas exposiciones en Madrid y estas dos terminan mañana lunes.


Podía haberme pasado por ARCO, como suelo hacerlo casi todos los años. No sé el porqué, pero decidí no visitarlo y es que en Madrid, siempre hay algo que mirar.












2 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

¡Qué pasión por el arte tienen en Madrid!
Esa de los impresionistas, tiene buena pinta.
Buena opción la del Reina Sofía.
Un beso, otro para David.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

A veces he visto colas para ver lo que ya estaba en el mismo museo antes. De todas las formas, siempre es bueno que la gente vaya a ver arte.