Escríbeme

olmoluz@gmail.com

sábado, enero 26, 2008

LA OTRA CARA DE LAS NUBES DE MAGRITTE



(Llevo varios días sin escribir aquí porque mi estado de ánimo me lo impide. Personas que no conozco le están haciendo daño a una buena amiga y me siento triste con ella. No es bueno caer en el desaliento, por eso, voy a seguir con mis escritos, aunque éstos sean de hace ya unos años, cuando hice un viaje por "Las perlas del Báltico" . Tampoco entonces fue una época buena para mi, pero la escritura, como casi siempre, me salvó.)


Ánimo amiga, estoy segura que algunos y algunas tendrán sus pesadillas y no podrán dormir por su mala conciencia . El tiempo pondrá a cada uno en su lugar. Hay que seguir adelante



19 de Julio de 2003, sábado

Escribo desde el avión medio vacío que nos lleva a Estocolmo. Son las dos menos veinte de la tarde y estamos atravesando Dinamarca.

He visto el mar desde el cielo. Trajes de cuadros marrones y dorados con algo de verde, forman las llanuras de Francia,el contorno de una isla y una serpiente grande y marrón que es el Sena a su paso por París. Al atravesar Bélgica he admirado la otra cara de las nubes de Magritte y el color grisáceo de las islas Frisias en Holanda. Mar, mar, sólo mar y de vez en cuando algodones blancos sobre el agua.

Miro la pantalla del avión que indica Gottemburgo a una temperatura exterior de –48º y otra vez las nubes que semejan a la nieve del Ártico.

Siempre llevas la mirada hacía arriba a pesar de estar ya en casi lo más alto, no sabes que sucede debajo. El que está por encima tiene la visión de la luz y su blancura y desconoce lo que pasa en el subsuelo. En este instante reconozco, literalmente, el sentimiento de “vivir en una nube”. Desde aquí, desde la cúspide, todo es lo que no es, sólo se le parece.

A estas alturas del viaje y después de un pequeño almuerzo, la mayoría de pasajeros duermen o han cerrado los ojos.

Según el mapa y las flechas, ya estamos en Suecia. Son las dos hora local y de destino. 2420 Km desde que dejamos Madrid. El avión comienza a descender. La temperatura llegó a ser de –68º Fahrenheit, Latitud 59, Longitud 19. El comandante nos anuncia que en nuestro destino hay 28º ¿Será verdad?

Siguen las nubes en desorden como cúmulos de algodón que flotan en el espacio. Telarañas blancas sin soporte. Veo bosques y llanuras de distintas tonalidades del verde. Las casas ordenadas. ¿El mar? ¿Vuelve el mar? No. Son los lagos transparentes y la estela de dos barcos sobre el agua de otro verde. Lagos grandes con rebaba, pequeños, redondos, regulares, irregulares, de formas caprichosas. Algunos me recuerdan a los paramecios. Son los lagos que se alargan, se mezclan y suceden con los prados, casi del mismo color.

Poco a poco vamos bajando de las nubes para tocar el suelo. A David no le gusta esta bajada y noto su miedo. Han pasado tres horas de estar arriba. Ahora pisamos suelo de Estocolmo. Hemos llegado a Suecia.























3 comentarios:

Anónimo dijo...

Durante unos minutos viajo contigo a Suecia,veo la otra cara de las nubes de Magritte,los lagos que parecen paramecios...me alejo de mi realidad.
¡Quién estuviera frente al palacio de Oriente,una mañana de San Isidro,viendo las nubes de Magritte.
no te pongas triste,soy fuerte

Ele Bergón dijo...

Me alegra que estés fuerte y valiente. Sabes que cuentas con todos los que te conocemos desde hace ya muchos años y somos muchos los que te apoyamos.

Un beso

LUZ

Anónimo dijo...

Esta enfermedad se me pasará...
Unabrazo para todos.