Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, mayo 28, 2009

JUAN MUÑOZ



Si, si la vi hace unas semanas porque antes la había pensado al leerla en un poema.

Cojo el tren que me acerca al arte hasta la estación de Atocha. Después ando unos cuantos metros y al poco, estoy entrando en el Reina Sofía, para subir a la tercera planta y visitar la Exposición de Juan Muñoz.

Al principio me siento confusa porque por algunos espacios se mezclan con la de Julio González, pero yo quiero ver al escultor madrileño nacido en 1953 y muerto en Ibiza en 2001.


Comienzo viendo " La niña frente al espejo con vestido azul" y al pasar al "El apuntador", lo reconozco y lo recuerdo todo.

Hasta que no me encuentro en "Hotel Declerq" con sus balcones no puedo vislumbrar el puma porque es ahora cuando me quedo sola y comprendo al hombre que mira en su interior.

"Tierra baldía" también está en mi recuerdo y desde la ventana veo a los chinos sin pies en sus esculturas de "Murmullos y silencio". Después metida en la multitud que camina como yo, entre gentes que están quietas, descubro la sonrisa del instante eterno porque imagino unos dedos que me acompañan.

Salgo del instante para pasear por la terraza y ahora son "Los hombres embotijados" lo que quieren rodar pero no pueden y me meto en sus sombras mientras escribo y escribo.

El aire es una brisa que me escolta en este mes de mayo, pues es el movimiento de los árboles vistos desde arriba, los que me dejan imaginar algunas nubes de Magritte cuando una de las estatuas también pretende observar.

Ya veo "El descarrilamiento" de los dos vagones y pienso en su significado. Después encuentro "La sombra" y descubro que hay que hablar a esas sombras para asustarlas, pues parecen mucho más grandes que su realidad.

Tira, tiran de mi y hay soledad compartida en "Escenas de conversación".

Espero a Jerry en la luz que se hace más grande en la oscuridad.

El viaje siempre es de dos aunque sea "Viviendo en una caja de zapatos.

Escucho balbucear ¿serán murmullos? y luego "Las figuras sentadas con cinco tambores y más tambores ¿será para interpretar la soledad sonora?

Ahora recuerdo muy bien a "La sombra y boca" donde el hombre habla hasta la eternidad y en "Una figura" mi miro con él en el espejo para ver la ausencia de un reflejo que lo imagino en la curvatura del hombre que se inclina.

No, no quiero salir de este espacio donde me estoy quedando ensimismada , pero tengo que hacerlo no sin antes llevar a mis entornos esta atracción por la extrañeza del existir que se me incrusta cuando contemplo esta Exposción que se puede ver hasta el 31 de agosto.



4 comentarios:

sedemiuqse dijo...

Muy bella tu mirada.
besos y amor
je

Kety dijo...

Luz, contagias.
Buena poeta=buena observadora.
Besos

Fernando dijo...

No deja impavido el mundo de Muñoz
Buen dia Luz

Ele Bergón dijo...

Gracias Sedemiuqse como siempre por tus generosos comentarios.

Kety, me encanta este escultor.

Fernando es verdad que Juan Muños te envuelve con sus esculturas.

Besos para todos