Escríbeme

olmoluz@gmail.com

viernes, abril 20, 2012

COMENTARIO A LA OBRA DE TEATRO URTAIN

A veces suelo preguntar a los amigos y familiares y por supuesto a mi misma, si estmos contentos con la vida que han vivido y vivimos. La mayoría de las contestaciones son:

-Más o menos sí.

Estoy segura que si esa misma pregunta se la hago Urtain, el que fue boxeador en los últimos años en la España franquista y comienzos de la transición , quizá después de pensarlo un poco, me hubiese contestado:

"Me gusta el boxeo porque me da dinero pero amarlo no lo amo para nada. Yo amaba levantar piedras, yo amaba mi vida en el campo. Yo quisiera saber qué he hecho yo para que todo lo que hago sea tan sucio".

como muy bien apunta nuestra Abejita en la entrada de su blog La Arañita Campeña a esta su cuarta reseña de Urtaín que estamos comentando en el grupo de lectura de la Acequia.

En estas palabras se muestra muy claro que al “Tigre de Cestona” no le gustó para nada su vida, excepto en contadas ocasiones, y por eso, acaba con ella un 21 de julio de 1992.

Esto es lo que deduzco después de verme en la pantalla del ordenador- ¡ qué pena no haberla podido disfrutar en vivo y en directo- ¡ la obra de teatro , donde, sin perder en ningún momento el ritmo, la gran puesta en escena , los actores, actrices y texto , nos llevan mediante un progresivo flashback a pensar y cuestionarnos, no sólo los días, horas y minutos de este malogrado boxeado, si no también los de cada espectador, porque al fin y al cabo es una metáfora de los golpes que se encarga la vida de darnos y cómo sabemos o no encajarlos. Es un fiel reflejo de la sociedad de aquellos años, no tan lejanos y también de los actuales, donde el poder, la ambición, el dinero, el egoísmo de unos y otros se ceban con este vasco acostumbrado a obedecer en todo a un padre maltratador y a una madre ausente, mientras los “listillos y aprovechados” lo manejan a su antojo el tiempo que reporte los réditos correspondientes, transformando su fuerza en violencia, aprovechando su casi diría inocencia y bondad.

Me gusta el teatro, el buen teatro, como esta obra que llevan a cabo el grupo Animalario, ganadora de los Premios Max. Últimamente he visto en dos meses tres obras de teatro y me he quedado algo sorprendida al ver que la crisis no les afecta tanto como he observado en el cine, pues estos los he encontrado casi vacíos y a los otros casi llenos. Al menos que no nos quiten la cultura y las ganas de pensar, saber y por supuesto de divertirnos.

Luz del Olmo

6 comentarios:

pancho dijo...

El teatro gana adeptos porque todavía no se ha encontrado la manera de subirlo a internet en directo. Pero todo llegará, por ejemplo esta obra que acabamos de ver. En cuanto se pueda piratear, ya pueden empezar a echar el cierre; como el cine, la música y pronto los libros.

Si Urtain hubiera dicho que le gustaba el boxeo porque disfrutaba recibir y dar mamporros, pensaríamos que estaba más "pallá que pacá". Siete millones de pesetas de 1970 por una pelea era mucho dinero.

El teatro es un género que permite profundizar en la literatura. También creo que la obra está muy bien planteada, aunque se echen de menos bastantes aspectos de la época, pero es imposible abarcarlo todo en una sola obra.

Muy interesante tu reflexión,abre nuevos ángulos de análisis.

Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Una buena obra en la pantalla del ordenador, aunque en el teatro ganaría mucho, seguro. Que siga viviendo el teatro, que siga gozando de buena salud.

Urtain fue arrastrado hacia una vida falsa, se sentía sucio, tramposo; pensamos que nunca estuvo a gusto con sus vida fuera del campo y de sus piedras.

La vida nos lleva por caminos insospechados a todos, hemos de ser felices en las sendas que se nos abren, aunque no sean las que imaginamos. En eso está la felicidad, creo.

Buena reflexión la tuya, sobre el teatro, sobre "Urtain" y sobre la vida.

Besos

Merche Pallarés dijo...

Otra excelente interpretación de esta maravillosa y original obra de teatro del grupo Animalario. Sobre Urtain ya no sé qué más decir... Besotes, M.

Paco Cuesta dijo...

En teatro cada representación es única, eso le hace insuperable

Myriam dijo...

Me alegro de que por fin la hayas podido ver. Es una Obra magnífica en contenido y forma. A mí también me gusta mucho el buen teatro, por eso me alegro también de haber podido ver y re-ver esta obra. (La vi 3 o 4 veces)

Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Le arrancaron -se dejó, perdió el norte- de su tierra: a partir de ahí su insatisfacción entera.
Me alegro de leer esta entrada que se me había pasado. Si no hubiera sido por Sanchico...