Escríbeme

olmoluz@gmail.com

lunes, abril 08, 2013

LA TUMBA DE PÍO BAROJA

Este sábado pasado, como es habitual en esta primavera, no hacia buen tiempo en Madrid, por eso decidí pasarme por el Cementerio Civil de la  Almudea. Allí entre tumbas de personas ilustres de la política española : Salmerón, Pi y Margall, Pablo Iglesias, Dolores Ibarruri, Julián Besteiro entre otras, también proliferaban las tumbas con nombres  alemanes, judios, algún japonés,  rusos, polacos, americanos,  itialianos, griegos y por supuesto españoles, con epitafios en todos estos idiomas, pero lo que yo iba buscando era la tumba de D. PÍO BAROJA, se lo debía por  no haber leído su  tercer libro  AURORA ROJA de la trilogia  "La lucha por la vida",  ni en años muy pasados, ni ahora en esta nueva oportunidad que me daba la lectura colectiva  de La acequia  Así que cogí la  cámara  y la busqué.

Como podéis ver su tumba es de lo más sobría , sólo el nombre y las fechas de nacimiento y muerte. Como no se veía muy bien. Tomé esta otra foto.
Decidí ponerle unas flores


Y añadirle los libros que yo tenía en la estantería de mi casa.

D. Pío nada me dijo, como es lógico y natural, pero yo sentí que un poco mi deuda quedaba saldada y además pasé esa tarde de un sábado  desapacible del mes de abril en completa paz. Pues aunque no lo parezca, eso es lo que se respira en un cementerio, sea católico o civil como es éste el caso.



10 comentarios:

Aldabra dijo...

a mí tampoco me disgustan los cementerios, también encuentro en ellos esa paz, yo creo que es por el silencio que suele reinar en ellos.

bonito detalle llevarle las flores y los libros.

biquiños,.

Merche Pallarés dijo...

Como dice ALDABRIÑA, a mi también me gustan los cementarios y pararme delante de las tumbas de famosos escritores, músicos, etc. como el Père Lachaise de París que no se acaba NUNCA de recorrer... Yo también pienso que don Pío estará feliz con tus flores y sus libros. Un gran detalle :) Besotes, M.

Kety dijo...

Viendo su lápida, he recordado el entierro de Juan "Aurora roja".
"...Entraron los obreros en el cementerio civil, colocaron la caja al borde de la fosa y la rodearon los acompañantes..."

Un abrazo Luz.

pancho dijo...

Cuando voy a algún cementerio, siempre me acuerdo del verso sentencia de Bécquer: Qué solos se quedan los muertos. La soledad y el silencio llenan los huecos de los cementerios, no hay más que recuerdo para los vivos.

Excelente homenaje y original resumen de don Pío de una barojiana.

Un abrazo.

Paco Cuesta dijo...

Seguro que el débito queda cancelado con la visita.
Un abrazo

antonio molina medina dijo...


Su mundo era la realidad y serbia a aquellos que le amaban y a los que no le conocían y a los que lo desechaban y a los que le calumniaban. Era un ser muy especial que nunca pasara al olvido... No como otros, que esperan el cielo y a sus ángeles, haciendo el mal a diestro y siniestro; incluso algunos, con sotanas, que no quieren que el mundo evolucione para no perder ellos las prebendas y la buena vida, a costa del hambre que ellos crean en la tierra.

Hoy en su descanso eterno, ni siquiera le dejan en paz los carroñeros.

Un abrazo

Antonio

Abejita de la Vega dijo...

Ya sabía que le ibais a hacer una visita a don Pío. Lo de los libros un buen detalle. Acabo de "enterrar" a Juan Alcázar en mi entrada. He puesto una foto de la tumba de don Pío sacada de Internet, pero las tuyas son mucho mejores.

Besos, hablamos.

Myriam dijo...

Pues fíjate...que a mi no se me ocurriría jamás ir a un cementerio de paseo aunque entiendo que el día gris y lluvioso te inspirara. Voy para lo justo y necesario que toma una ceremonia de entierro. ES que verás, yo soy muy perceptiva y siempre se me enreda en las piernas algún alma atormentada que anda por ahí, que no ha podido elevarse... Y todavía es soportable, pero cuando se me prenden al cuello y no me dejan respirar... ya es un poco más dificil para mi...

Pero bueno, supongo que de estar por ahí el eter o plasma de Baroja, se habrá puesto contento con tu visita. Besos


mpmoreno dijo...

No entraría nunca a un cementerio, pero si sé que está la tumba de Pío Baroja, lo haría por rememorar su recuerdo. me ha gustado tu detalle.
Besos

Westy dijo...

No me gustan los cementerios nada.