Escríbeme

olmoluz@gmail.com

viernes, septiembre 27, 2013

CARTA A MI PADRE


                          (c) Julio Plaza

Querido padre:

Tal día como hoy, 26 de septiembre, te fuiste para siempre y tuve que aprender, sin quererlo, a vivir sin ti. Tu corazón no pudo aguantar la muerte de tu segundo hijo, Evencio .

Tan sólo quince años disfruté de tu compañía; después todo fue ausencia. Ausencia que fui arrastrando, según iba creciendo y enfrentándome con la vida.

Ahora, cuando ya mis años superan los que tú viviste, quiero que sepas que me encuentro bien y que disfruto de un júbilo tranquilo, en especial cuando paso los días en el lugar de la casa que nos vio nacer a cuatro generaciones. Los últimos fuimos mis tres hermanos y yo cuando formaste una familia con nuestra madre, que vivió por mucho tiempo a nuestro lado.

Paseo los campos castellanos y disfruto con el paisaje porque tú me enseñaste la forma de  mirar su belleza y en los pasos,  te voy reconociendo  al evocar cómo  los dos recorríamos las tierras y viñas, mientras tú me contabas miles de historias que no quiero, ni puedo olvidar. 

Algo o mucho de esas historias me empeño en dejarlas escritas porque heredé de ti, la capacidad de soñar.

Te empeñaste en que tus hijos estudiasen y tuviesen una vida mejor que la tuya y puedo decirte que así lo hemos hecho y que estarías orgulloso de tu única nieta y de tus tres nietos, que no te dio tiempo a conocer. Los cuatro han estudiado y sobre todo son buenas personas como los fuiste tú. También tienes dos biznietos preciosos que hacen las delicias de Victoriano y de toda la familia.
Rafael, tu hijo mayor, ha heredado tu corazón, pero es tan fuerte como madre, por eso resiste y la sonrisa siempre camina a su lado.

Ni te puedes imaginar cómo ha cambiado el mundo, pues esta carta que ahora te escribo, la pueden leer en los cinco continentes. A ti que tanto te gustaba la innovación, seguro que habrías disfrutado con estas nuevas tecnologías de los años 2000.

A pesar del tiempo transcurrido, te sigo queriendo y hay días, como hoy, que te recuerdo de una forma muy especial.

Tu hija

P.D. Te dejo la foto de la radio que hizo Evencio mientras pastoreaba con las ovejas . En ella yo te veía cómo escuchabas Radio Andorra y a veces La Pirenaica. Aún la conservo.

Luz del Olmo

9 comentarios:

Pamisola dijo...

Precioso, Luz, una carta preciosa y parece que necesaria para tí.

Besos.

Ele Bergón dijo...

Pamisola, gracias, hoy es un día especial para mi.

Besos

Luz

Gelu dijo...

Buenas tardes, Luz:

Bonita carta-homenaje a tu querido padre. Con tus palabras has conseguido transmitirnos la emoción y cariño que sientes hacia él y todos sus recuerdos, que conservas vivos en la memoria y en las pequeñas y grandes cosas, que te acompañan.

Abrazos.

Abejita de la Vega dijo...

Tu padre te enseñó muchas cosas aunque viviera poco tiempo. Por los cerrillos vuela su espíritu tú lo atrapas.
Besos, Luz.

María Pilar dijo...

Emotiva y enternecedora carta que llega a tocar fibras mu íntimas.
Besos y feliz fin de semana.

Paco Cuesta dijo...

Los sentimientos se agolpan en torno a fechas y objetos.
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

¡Precioso testamento! Muy emotivo recuerdo. Muchos besotes, M.

Kety dijo...

Hay recuerdos imborrables. Hermoso homenaje.
Un fuerte abrazo, querida amiga Luz.

Aldabra dijo...

una carta muy realista
bicos,