Escríbeme

olmoluz@gmail.com

viernes, febrero 14, 2014

DEJAR LAS COSAS EN SUS DÍAS



Al poco de comenzar a leer el libro  Dejar las cosas en sus días,   me doy cuenta que no leo una novela, si no dos,  que de forma paralela me va contando la autora, pero al avanzar en sus páginas, descubro cómo sus personajes me anuncian  y relatan  varias historias, similares a esas muñecas rusas o matroscas que van surgiendo unas de otras y así,  quedo sorprendida de lo que puede pasar y aún no pasa. Recuerdo entonces mi lectura de hace  ya varios años y quizá por ello esté algo equivocada en mi percepción,  de Drácula,  la excelente novela   del  escritor  irlandés Brack Stoker, creada allá por el siglo XIX ,que  tanto éxito cinematográfico ha tenido después.   

Laura Castañón,  juega con el tiempo, el espacio y los personajes,  para seducirnos a nosotros, los lectores,  sirviéndose  de diversas técnicas narrativas que ella conoce y aplica muy bien, llevándonos, de esta forma,  por  distintos ambientes del pasado y presente, adaptando el lenguaje a cada época y circunstancia, mientras  con gran detalle y minuciosidad, nos lo describe; a la par que se apoya en  algunas realidades históricas, para  conseguir y dar   mayor verosimilitud, a este relato que promete y que a lo largo de sus páginas, adivino se  irán encajado todas las piezas de este puzzler  que ahora nos presenta, sin abandonar   el buen  ritmo y tono que,hasta lo que he leído, lleva, para desembocar en un    final donde converjan,  como vasos comunicantes, todos sus fragmentos en una sorpresa  total, porque por fin sabremos, si las cosas se quedan en sus días o por el contrario, se trastocan y evolucionan en su todo.

Luz del Olmo

10 comentarios:

pancho dijo...

Coincido contigo en que hay muchos ingredientes perfectamente mezclados para dar forma al relato.Nada chirría. Por ponerle alguna pega, yo no habría escrito tantas páginas. Lo malo es saber de dónde quitar porque todo parece encajar a la perfección.
Un abrazo.

María Pilar dijo...

No lo he leído, pero tomo nota.
Un abrazo

Ele Bergón dijo...

pancho, estoy un poco de acuerdo contigo en eso de que quizá le sobran páginas, pero tampoco puedo hacer una valoración fiable, porque me falta por leer algo más de la mitad del libro y no sé cómo va evolucionar. Es verdad que me gustaría que encajaran todas las piezas del puzzler que no presenta la autora, como parece que según tú y abejita lo es. Hasta que no lo lea no puedo opinar en este sentido.

María Pilar. Creo que sí merece la pena leerlo

Te reitero que te leo aunque no te haga comentarios porque no puedo hacerlos por eso de no conocer la técnica.

Besos a los dos.

Abejita de la Vega dijo...

Ya te he comentado que has escrito al estilo de la escritora: todo seguido y sin comas. También hemos comentado el exceso de la palabra "que" en algunos párrafos.


En cuanto a lo que dice Pancho: cuadrar cuadra y lo veréis. La autora casa muchos embriones de novelas y lo hace bien. Veréis.

Besos, Luz.

Kety dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kety dijo...

Hola Luz, no estoy leyendo el libro, pero seguiré los comentarios,
Trataré e conseguirlo.

Besos

Ele Bergón dijo...


Pancho, Quizás yo quitaría algunos qués, no sé si la autora lo hace por algo en particular. También le quitaría los párrafos tan largos y le pondría algunas comas más, tampoco sé si la autora lo hace con algún fin, pero la verdad es que me ha llamado la atención.

Tendré que llegar hasta el final para comprobar ese encaje. De momento me sigue atrayendo su lectura.

Maria Pilar, pienso que no te va a defraudar la lectura de este libro.

Abejita, ya lo he comentado contigo, así que de momento voy por la mitad del mismo y como le digo a Pancho, estoy expectante por saber qué pasa

Kety, el libro se lee muy bien y creo que merece la pena leerlo.

Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Se me pasó, en efecto, esta entrada. Bien que lo siento, pero acabo de comprobar que no me había actualizado. ¡Encantado de que vengas el martes, si puedes!
Corrijo la omisión en la entrada de ayer.
Besos.

Pamisola dijo...

Estoy leyendo el libro, pero a trompicones,a ver si me pongo en serio, me gusta el resumen que haces, aunque no lo hayas terminado.


Besos.

Myriam dijo...

Acabo de terminar el libro, por eso vengo recién ahora a leerte. De acuerdo contigo, la novela guarda mucha coherencia interna en cuanto al entramado de las relaciones personales y la psicología de los personajes.

Besos