Escríbeme

olmoluz@gmail.com

martes, octubre 27, 2009

EL JUGADOR

Hace ya unos años, escribí este cuento

EL JUGADOR

Ahora lo veo claro: jamás he tenido suerte.

Mi vida ha sido el juego y mi obsesión el casino de Montecarlo. Los pocos

que me conocen saben que esto siempre fue así y que nunca podré cambiar.

La mayoría de las veces me he engañado creyendo que me llegaría al fin un

golpe de fortuna. Esta noche se cumplió: Tuve en mi mano un millón

de dólares.


¿Por qué rayos los matones de Luciano Morelli estaban allí,

esperando como cuervos para no dejarme ni tan siquiera perderlo?

Mas que nunca he llegado a casa derrotado, no tengo ni un mísero billete que

jugar y ya no me quedan fuerzas para pedir ese dólar que siempre he creído

iba a cambiar mi mala estrella.

Abro la ventana. Es la hora del conticinio y nadie pasea por la acera. Algunos

despertarán con el ruido que haga mi cuerpo al estrellarse contra la calle. Hace

frío y noto el frescor del alfeizar en los pies, por eso deslizo uno después el otro y ...............

4 comentarios:

PMT dijo...

Me gusta tu cuento, Luz.

sedemiuqse dijo...

La realidad de un cuento...
besos y amor
je

Ele Bergón dijo...

Pedro, Carmen, muchísimas gracias por vuestros comentarios. Os lo agradezco de verdad.

Besos

Luz

Abejita de la Vega dijo...

No habia visto los puntos suspensivos...pensé que te habías dejado un trozo.
Igual no se mata...
Una mano amiga y desiste de sus intenciones suicidas.

0ptimismo.