Escríbeme

olmoluz@gmail.com

martes, diciembre 28, 2010

INQUIETUD EN EL PARAISO


¿Conocí, a Conchita Plaza, la mujer de bandera que se paseaba por los salones de Burgos, según la retrata Oscar Esquivas en su libro Inquietud en el Paraíso? No lo sé, pero lo que si es cierto que cuando tenia trece años, estuve pasando unos días de vacaciones con mi tía Cayetana en Burgos. Ella era la cocinera de Javier Plaza y su mujer Pilar Varea. Ellos pasaban los veranos en una casa muy grande que yo la recuerdo cerca del castillo. Los Plaza eran una de las familias más importantes de Burgos por aquella época. Vivían en Madrid en la calle Ferraz y ´el trabajaba como Inspector de Aduanas. A l leer lo de Conchita Plaza, pensé que debían de tener alguna relación. Juan del Olmo Cuesta, (www.elafoz.blogspot.com) que resulta tiene también mi apellido, me lo ha confirmado. En el libro que escribió el padre de Mª Ángeles (Abejita) “Veinticuatro mil días en Burgos” también viene reflejada como un personaje real y mujer especial.

Yo solo recuerdo en los años los sesenta, los helados que mi tía me compraba cuando íbamos a pasear por el Espolón, las meriendas que hacíamos cuando subíamos al Castillo y cómo acompañaba a mi tía cocinera al mercado para comprar. A los hijos de Javier Plaza si los conocí a todos: Luis, Nieves, Margarita, Cristina y Pilar. La guapa e interesante mujer que parece ser era Conchita Plaza ¿llamaria sobrinos a estos estos chicos? ¿O quizá era una prima de su padre? ¿ Iría por allí algún día de los que yo estaba en esa casa? Si era tan espectacular como la describen en diferentes libros, creo que la recordaría, o quizá no. A mi lo que me interesaba entonces de verdad, era comerme un exquisito helado de chocolate.


Por cierto he leído el primer capitulo y ya me ha enganchado.

13 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hay libros que abren la tapa de todas las emociones.
Me alegro de que te hayas enganchado.

Asun dijo...

Poco a poco y tirando del hilo a lo mejor llegas a desenredar la madeja. Lo que sí es cierto es que te ha hecho recordar tu infancia.

Besos

Abejita de la Vega dijo...

Qué bonitos recuerdos!

A ver si das con el fin de la historia de la famosa Conchita Plaza. En los setenta ya no se hablaba de ella. Pero mi padre, Agustín Merino, como dices, habló de ella en un libro de recuerdos burgaleses que publicó: "Veinticuatro mil días en Burgos". Ya sabes que no era escritor ni historiador,sólo cronista aficionado.

Supongo que , harta de la maledicencia, se marchó fuera de Burgos, no queriendo saber nada del rancio ambiente de la Cabeza de Castilla. Me cae bien esa mujer.

Como dice Asun, tiras de la cuerda y desenredas.

"Hay libros que abren la tapa de todas las emociones" Genial, Pedro.

Besos y ya me contarás.

Merche Pallarés dijo...

Bueno, estoy ¡deseando! leer ese libro (aún no me han llegado los tres volúmenes...)con todas vuestras historias (tú) fotos y anécdotas (ABEJITA) información léxica e histórica (ALDABRA) ya me estoy mordiendo las uñas de expectación... Besotes, M.

Aldabra dijo...

Así me gusta, que te hayas puesto a la tarea. Y sí que engancha, sí, yo ya voy por el 4, leyéndolo con mucha atención, eso sí. ¿Tenían un glamour diferente las mujeres de aquella época? Tal vez sí. Biquiños,

pancho dijo...

Nos das mucha información en esta entrada. De modo que la afición de Mari Ángeles con los libros ya viene de familia...

Con treinta y tantos más, la lozanía habría pasado a mejor vida, pero algo conservaría.

El primer contacto que tuve con alguna obra de Esquivias fue con Viene la Noche, recuerdo como espectacular la primera página que lei camino a casa después de comprarlo.

Un abrazo.

Ele Bergón dijo...

Pedro, muchas gracias por tus bonitas palabras. Si un libro llega a las emociones, es un buen libro.

Asun, tirare del hilo, tirare y ya os ire contando

Abejita , seguro que mi tia Cayetana sabia mucho de esta Conchita Plaza, pero ya no esta aqui para contarmelo.

Merche, estoy segura que no te va a defraudar.

Aldabra, ya he leido por ahi que lo has terminado. A mi todavia me falta para llegar al final

Pancho, mi primer contacto con Oscar Esquivias fue con "Jerjes conquista el mar", ya te lo conte en la comida. Poco a poco me voy sumergiendo en Inquietud en el paraiso. Ya comentaremos.

Besos para todos y FELIZ AÑO

Ele Bergón dijo...

Pedro, muchas gracias por tus bonitas palabras. Si un libro llega a las emociones, es un buen libro.

Asun, tirare del hilo, tirare y ya os ire contando

Abejita , seguro que mi tia Cayetana sabia mucho de esta Conchita Plaza, pero ya no esta aqui para contarmelo.

Merche, estoy segura que no te va a defraudar.

Aldabra, ya he leido por ahi que lo has terminado. A mi todavia me falta para llegar al final

Pancho, mi primer contacto con Oscar Esquivias fue con "Jerjes conquista el mar", ya te lo conte en la comida. Poco a poco me voy sumergiendo en Inquietud en el paraiso. Ya comentaremos.

Besos para todos y FELIZ AÑO

Antonio Aguilera dijo...

Es muy interesante, y emocionante, tener nociones en la memoria de aquellos tiempos.
¡Mira que si conociste en persona, sin saberlo, a la tal Conchita Plaza!
Las vivencias de cuando se es niño quedan grabadas de forma indeleble: tu paso por Burgos seguro que te impele y entusiasama a seguir la lectura.

Nos tienes expectantes a ver si descubres algo más.

Qué buena noticia que el padre de Abejita haya escrito un libro sobre Burgos, seguro que aporta en él un montón de datos.

Yo llevo leídas unas cien páginas, pero no se´cuando podré ponerme a escribir algo...

Un beso y FELIZ AÑO NUEVO (QUESTE YA SACABAO)

Ele Bergón dijo...

Antonio, gracias por pasarte por aqui. Estas paginas han despertado en mi recuerdos y ganas de investigar. Seguire leyendo y comentando.

Este año se acaba, se acaba, pero cuando algo se termina, algo comienza.

FELIZ AÑO

Besos

Luz

Anónimo dijo...

Conchita Plaza era mi abuela. Te puedo contar cosas de ella. Un abrazo. Si tienes interés dime tu mail o algo. Un abrazo, Mónica Santos de Lamadrid

Ele Bergón dijo...

Hola Mónica, gracias por pasarte por aquí y dejarme un comentario.

Por supuesto que me interesa saber de tu abuela Conchita Plaza, pues tengo mis dudas sobre quién era y que relación tenía con la familia Plaza que vivían en Madrid en la calle Ferraz, no sé bien el número 88 o 90 o por ahí y que yo visitaba con frecuencia y de los que tengo un bonito recuerdo.

Te dejo me e-mail por si quieres que nos escribamos

olmoluz@gmail.com

De todas formas te buscaré por el nombre. Internet tiene esto, que todos estamos de una forma u otra metidos en este barco.

Un abrazo

Luz

Anónimo dijo...

enunacordeazul.blogspot.ru est formidable. Il ya souvent toutes les informations appropriées au suggestions de mes doigts. Merci et à maintenir en place le travail de qualité supérieure!