Escríbeme

olmoluz@gmail.com

lunes, febrero 21, 2011

LA CIUDAD DEL GRAN REY

(c) Luz

El escritor burgalés Oscar Esquivias nos deja a personajes y a lectores perdidos y desconcertados en “La Ciudad del Gran Rey”, su segundo libro y continuación de “Inquietud en el paraíso”. Si en ´este supimos como se gestó y desarrolló el golpe militar del 36 en Burgos, también nos dejó a Don Cosme y a su sequito atravesando la puerta que dirige al Purgatorio.

Por eso esta segunda novela es un ser y no ser, una desazón constante por saber, por comprender donde estamos y que nos pasa ¿Es o no es Burgos? ¿Pertenece al Mas Allá? ¿Pertenece al Mas Acá? ¿O no pertenece a ningún sitio? ¿Es el Purgatorio? O quizá no lo sea. ¿Estamos vivos? ¿Estamos muertos? ¿Quiénes son los intrusos? ¿Cómo caminar y sobrevivir en una ciudad cambiante, llena de reglas absurdas para el mundo real? ¿En qué dimensión nos encontramos? ¿Qué disparate es ´este donde las estatuas del Espolón comen sopa, los hermanos polillas vuelan y se divierten jugando a un ajedrez muy particular lleno de batallas? ¿Por qué el profesor Garrus lucha como un jabato para así poder sobrevivir acompañado, en un principio, por el optimista Julián Bayona transformado en un pesimista de tomo y lomo?

No puede faltar en esta “Divina Comedia” una Beatriz por eso mora aquí y es caritativa pero tan bien es loca, despiadada y canta con el nombre de Grunfrunila Gunfrun.

Y es que los personajes de esta Ciudad del Gran Rey , -hasta el final no se sabe con certeza quien diantre es este buen señor- algunos provenientes de Inquietud y otros nuevos son mas esperpénticos que Max Estrella recorriendo Madrid en su última noche. Estos personajes, insisto, van sacando sus represiones, sus ataduras y todo fluye con mucha mas libertad, como es el caso de Rodrigo Gorostiza y su sexualidad que en este lugar tan extraño la vive intensamente. Como también le pasa a Román y la rabia contenida hacia su tío.

Por supuesto allí esta el comandante Paisán, intentando sobrevivir con los soldados en el blocao con la misión de encontrar al marqués del Rif y de ayudar a los despistados que consiguen llegar hasta ese lugar, donde pueden permanecer relativamente a salvo como son el doctor Albiñana, ya muerto, Garrus, Rodrigo, el músico Ventura o el periodista Gil Formoso, bautizado por el Sargento Garachana como Gil Pollas ya que cuando toma el mando les cambia a todos de nombre y por supuesto el cabo Galaz, tan importante en la búsqueda de la llave que ha indicado Don Cosme, y que guiados por el manco padre Tali, descubrira´ la puerta que los llevará , a través de una catedral en desmoronamiento, a ver la luz que ellos tanto necesitan.

En esta novela circular de Oscar Esquivias, el humor se hace carcajada con un cierto sabor amargo, lo irreal es una metáfora de lo sucedido realmente, -los cuadros que va intercalando dan muy buena cuenta de ello- en nuestra historia reciente, para contarnos una fábula divertida hasta cierto punto, llena de acción, con personajes y lugares inolvidables donde los lectores queremos participar y seguirlos por esa ciudad tan extraña, mágica e irreal que es La del Gran R
ey .

Luz del Olmo

10 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Estupendo y clarificador análisis. Te sigo leyendo pero no tengo mucho tiempo para comentar. Besotes, M.

Asun dijo...

¿Imaginas lo que nos supondría a nosotros, de repente aparecer en una ciudad de las características de la que se describe en este segundo libro? Yo creo que directamente nos volveríamos locos.

Besos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Viendo tau optimista todos estos sucesos..parecería fácil el entendimiento..pero es que yo soy terriblemente realista....sin embargo que buen resumen hiciste...yo aún no le hinqué el diente al 4º capítulo....y el siguiente libro lo tengo en el cochee...miedo me da....besos

pancho dijo...

Esta novela es como las alfombras que vende Dundurri, que esconden el mecanismo de su tejido en constante transformación en el envés. La parte oscura de un país que dedica todos sus recursos e inteligencia a destruirse, pero que necesita de la luz que asombra a los habitantes para orientarse. La noche los vuelve más majaras, los confunde todavía más de lo que están.

Excelente síntesis. Un abrazo.

Myriam dijo...

A mi me gustó el libro, a pesar de que no es un género que me atrae. Realmente era como deambular por una ciudad fantasma y movediza, con otros códigos y peligros que ciudades que he conocido.

Ya lo he dicho antes, me apuré a leer esta 2nda novela. para no quedar atrapada en el Purgatorio en mi cumpleaños (que ya con las veces que he bajado a los infiernos me alcanza)

Un beso

Abejita de la Vega dijo...

Estupenda síntesis de la novela, has trazado magistralmente las líneas principales. Se nota que estás acostumbrada a componer artículos.

Mi síntesis está en marcha,creo que la remataré... Una vez que arranco, el coche va cogiendo velocidad. Lo que cuesta es empezar.

He puesto lo del Greco como un preámbulo, para tomarme mi tiempo.

Un abrazo, Luz

Paco Cuesta dijo...

Precioso y preciso comentario Luz. Debías prodigarte más.
Un abrazo

Aldabra dijo...

Y nos quedaremos con la incógnita de conocer al Gran Rey. Y tal vez eso sea lo mejor, seguir con las dudas que sobrevuelan toda la historia. Biquiños.
Sí que es una foto serena y tranquila, que queda muy bien con ese poema que desconocía, o eso creo porque mi memoria se vuelve por momentos frágil. Biquiños,

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Has definido con certeza la clave del libro: la desazón.

Ele Bergón dijo...

Gracias Merche, Ya sabes que todo no se puede tener, ahora te falta tiempo pero tienes trabajo.

Asun, por supuesto esa ciudad seria la locura a no ser que estuviesemos todos en El Mas Alla.

Tucci, me gusta este tipo de lectura. Que lo vamos a hacer soy asi de rara, disfruto con los disparates.

pancho, la transformacion es la esencia del universo y por supuesto tambien de los humanos,ya que en nosotros el cambio es tan constante que no tenemos ni presente.

Myriam, si es una faena quedarse atrapada en el Purgatorio precisamente el dia que se cumplen los años. Hiciste bien no entrar en el.

Abejita, ya te he dicho que esto es empezar, despues poco a poco va saliendo.

Paco muchas gracias por tu comentario. A mi tambien me gusta mucho como escribes.

Aldabra, es que creo que llegar a conocer al Gran Rey solo lo pueden hacer los que atraviesan la puerta del Paraiso.

Pedro, muchas gracias por tu comentario, lo valoro mucho.

Besos para todas y todos

Luz