Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, noviembre 15, 2012

14-N

Hoy el atardecer me he encontrado entre la gente.
  Pedro Ojeda en su blog La acequia
      
 Hoy en Madrid, al comenzar la noche, me he  encontrado con ríos de gente que caminaban hacia la   Glorieta de Atocha, venían de todas partes y hemos caminando juntos hasta llegar al Ministerio de Agricultura. Allí una gran pitada, no ha conseguido apagar las luces de este hermoso edificio. Al llegar  a la confluencia con La Cuesta de Moyano, las aguas se han estancado, pues el caudal, en ese momento, iba aumentando. Pasado el Botánico, ya de camino por El Paseo del Prado, he divisado, entre miles de cabezas de todas las edades, cómo Velazquez  nos obsevaba, dandole la espalda al  Museo del Prado.  Desde el cielo oscuro de la capital de España, un  helicótero nos vigilaba  y nosotros,le hemos gritado y abucheado. Ningún policía, al menos yo no lo he visto. Ha sido lenta la corriente hasta llegar a Neptuno. Atravesar la Plaza y sentir que  el suelo estaba mojado ¿ había llovido? ¿ Lo habían regado?  Apenas era una anecdota. El río continuaba su marcha. Más pitidos, más alboroto, pasamos por el Ministerio de Sanidad. Seguimos adelante. Después de algunas paradas por no poder seguir con la marcha, pues éramos muchas, muchísimas las personas que allí manifestábamos nuestra indignación, ira y descontento,  hemos llegado a Cibeles. Esta vez, no iremos a Sol por la calle de Alcalá. Esta vez continuaremos, en línea recto,  por la Castellana, y el Paseo de Recoletos a Colón. Ya llevamos más  una hora y media caminando  y aún no hemos llegado a la Biblioteca Nacional. Falta muy poco para estar en al meta.  Nos duelen los pies, pero no importa, las partículas de agua que somos, nos sentimos ilusionados al ver como este agua, tan humana, se desborda por todas las calles adyacentes a la Plaza de Colón.

 Al volver por la calle Serrano, una de estas partículas del río humano que hemos formado, me daba la espalda con una cartel que decía PROHIBIDO RENDIRSE.  

Luz del Olmo

9 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Esperanza.

Kety dijo...

Ojala haya servido de algo.

Besos

Aldabra dijo...

esta vez decidí no hacer huelga y fíjate que no recuerdo cuándo fue la última vez que no hice huelga, creo que ni si quiera existe esa vez... pero esta vez me rendí, y leyéndote, no sé si hice bien, tal vez me haya equivocado, no lo sé.

biquiños,

José Núñez de Cela dijo...

Prohibido rendirse! Es preciso continuar en el río, en ese río que tan bien describes.
Saludos!

Pamisola dijo...

Un recorrido tan interesante y bonito, y tan distinto a un día de sol para ir al Museo. Yo hice huelga de consumo, no compré ni el pan. y sí "prohibido rendirse"

Abrazos

AntonioyDaniela dijo...

Hola Luz:

muy ameno narrado este post, y el final, que apoyo, y con el que redundo: PROHIBIDO RENDIRSE, be water!!
bss

daniela

Merche Pallarés dijo...

Lo he vivido con tu relato, muy bueno. Esta vez no estuve en ninguna manifestación ya que en mi pueblo no existen... Aunque para que consigamos algo pienso que las huelgas deberían ser indefinidas y manifestarnos una vez a la semana. Besotes, M.

Ele Bergón dijo...

Abejita, la esperanza, así con minúscula, nunca se pierde. Tu ya me entiendes.

Kety, esto es como jugr a la Loteria, si no lo haces nunca te toca. ¡Quién sabe! Mira lo de los desahucios entre unas cosas y otras parece que les están haciendo caso, aunque muy poquito, la verdad.

José, estoy convencida que hay que seguir luchando, nunca se sabe cuando se recogen sus frutos, pero algún día los tendremos

Pamisola. Si nos rendimos, entonces sí que estamos perdidos.

Antonio y Daniela, seguimos luchando.

Merche, quizá tengas razón si la huelga es indefinida o nos morimos todos o nos salvamos todos.

Besos a todos y todas

Luz

Myriam dijo...

Esperanza, ánimo y mucha fuerza.

Besos