Escríbeme

olmoluz@gmail.com

miércoles, enero 30, 2013

MIS PASEOS POR MADRID:RECUERDO A LOS PERSONAJES DE LA BUSCA EN EL RASTRO.



Hace unos domingos,  decidimos visitar el Rastro. La mañana estaba fría , pero despejada.   

Aparcamos cerca de la calle Embajadores y subimos hasta llegar a la Glorienta del mismo nombre 


Antes de cruzar la plaza,  a mi izquierda, se  extiende El Paseo de las Acacias.



Recordé cómo  a finales de los años 60 del siglo ya pasado, yo acudía a la Escuela Normal de Magisterio que hay en la calle Toledo. Hoy ya no existe esta escuela como tal.  También recordé a los personajes de la novela que estamos leyendo  de Pío Baroja, La Busca, que el autor los sitúa por este barrio a  principios del siglo XX. En esta calle Toledo comienzan ya los puestos. Creímos ver menos que otras veces ¿ Les habrá afectado también la crisis?



Dejamos la Ribera de Curtidores que  sube hasta la Plaza de Cascorro  y seguimos andando hasta llegar a


la Plaza de la Protección de la Infancia. Inevitable recordar al protagonista Manuel. El nombre lo dice todo. La estatua y  el intercambio y venta de cromos saltaba a la vista.


Me aparté un poco de la trayectoria del Rastro y subí hasta la Puerta de Toledo. y la Glorieta del mismo nombre.
Allá a lo lejos, por el Paseo de Los Olmos, imaginé el Barrio de las Injurias a Vidal, El Bizco y Manuel andorreando en otro tiempo por aquí. Hoy, como bien dice Pancho, estaría en  parte de lo que ocupa La Cañada Real o El Gallinero  como también se le llama. En lo años 70 y 80, hubo muchas Injurias en Madrid. Pudo estar ubidado este barrio en  el poblado de La Celsa, cerca de Vallecas, sin olvidar Las  Barranquillas y  alguno más. Como viví durante mucho tiempo en Vicálvaro, recuerdo que existía, no muy lejos de este barrio de la zona este de Madrid, pero más hacia el interior y  cerca del Cementerio de la Almudena,  unas Injurias que nosotros llamábamos “Guarrerias Preciados”.  Después vinieron las constructoras e hicieron un flamante Barrio de Bilbao.



.


Dejando esta disgresión en el paseo, volví  para transitar con mi acompañante  por las calles  llenas de gente  variopinta haciendo juego con los puestos  que se extienden  a lo largo y ancho de este lugar especial que es el Rastro en un domigo por la mañana en Madrid. 


Transitamos por la Calle Mira el Sol en busca de una Corrala  y de este modo llegamos a la calle Tribulete, ya en el  barrio de Lavapies. 

Entre la calle Sombrerete y Mesón de Parede se encuentra una de las muchas Corralas que hay en la capital de España.



Entonces imaginé el “crimen pasional” del violento y maltratador  Leandro en  su ex -novia Milagros. Ahora ya sabemos que la asesinada es una víctima, lo llamamos violencia contra las mujeres, violencia machista,  violencia de género... al menos hemos cambiado el nombre, pero  hace pocos días, ocurrió otro de estos crímenes, en  el barrio de Tetuan  y es que a lo largo de cien años, todo cambia  o parece que cambia , pero algunos problemas los seguimos sin resolver. 

P.D. 
Esta es una entrada que surgió como estela de la anteriormente publicada por Mari Ángeles, nuestra Abejita.

Perdón por el azul de la máquina.  Como soy negada para esto de la técnica, no entiendo que botón he dado para que las fotos tengan el color del cielo en un día despejado.





17 comentarios:

AntonioyDaniela dijo...

Hola Luz:

te he seguido encantada por esas calles madrileñas. A mí lo de ir al rastro me va un rato largo, me entretengo en los puestos a cada paso, -es que...te interesa todo- pues sí contesto yo emocionada con algún objeto viejo, o single del año la moña, o similar. Tiene para mí, visitar estos lugares, el regusto de pararse, conversar con los tenderos, ilusionarte por la ganga que has encontrado y regresar a casa ahíta de emoción.
Gracias Luz, bss.

daniela

Merche Pallarés dijo...

Pues mira que el azul me parece que le va muy bien al Rastro y a las calles Barojianas además va que ni pintado con el título de tu blog... :)) Besotes, M.

pancho dijo...

Nunca he estado en el Rastro por excelencia, el de Madrid, pero con este paseo tan azulado y con sabor a antiguo que nos has dado, nos podemos hacer a la idea.

Mira Merche cómo se maneja con los símbolos.

Un abrazo

AntonioyDaniela dijo...

Gracias Luz,
Hace tiempo que no paseo por Madrid y mira por donde me he dado una vueltecilla contigo por la ciudad.
Gracias

antonio

Paco Cuesta dijo...

Nos trasladamos en el tiempo y estamos en "La busca".
Un abrazo

Myriam dijo...

Que buen recorrido, Luz. Creo que lo haré en mi próximo viaje a Madrid.

Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Siempre me ha gustado buscar, bajo el asfalto nuevo, las heridas antiguas de las ciudades. Qué recorrido este tuyo. Gracias.

Abejita de la Vega dijo...

A mí me encanta ese azul, claro, es un acorde azul. Un tono precioso.

En el Rastro de Madrid gastan los mismos contenedores azules, otra vez azul, que en el diminuto rastrillo de la Plaza de España burgalesa.

El espíritu barojiano andaba por allí, seguro.

Besos

Kety dijo...

Excelente reportaje asociado a la Busca.
Es cierto que hemos progresado en muchas cosas, pero por desgracia, en otras no.
Un abrazo

Gelu dijo...

Buenos días, Luz:

Desde hace un tiempo, cuando al entrar en tu Blog leo el ‘Escríbeme ‘ me viene el tema de Lluis Llach, a la cabeza.
Me gustaba dar un paseo por los mercadillos, aunque por el horario no era de color azul de primera hora, sino con luz de mediodía. Te han quedado muy bien las fotografías con ese tono.
Estupendo recorrido por esos lugares en los que Baroja hizo caminar a Manuel, ahora llenos de edificios. La calle Tribulete me ha evocado la letra de esta canción.


Abrazos

Ele Bergón dijo...

Daniela, la mañana etaba un poco fría, pero el callejear por el Rastro siempre es agradable. Aunque es verdad que como estaba más atenta a buscar los sitios de la novela de Pío Baroja, no lo disfruté como otras veces.

Merche, está muy bien eso de "va que ni pintado". La máquina se ha vuelto azul como el acorde.

Pancho,creo que no te lo debes perder esto del Rastro, es un desorden muy ordenado.

Antonio, gracias por acompañarme en el paseo.

Paco, es lo que tiene las buenas novelas que nos llevan a otros tiempos.

Myriam, seguro que no te defraudará el paseo por el Rastro.

Pedro, yo buscaba La Busca en estas calles del Rastro de Madrid y algo de esa Busca encontré.

Abejita, los cubos eran azules, como el cielo, como el acorde y como el fallo que tiene mi máquina. Como siga así la voy a tener que llevar a vender al Rastro.

Kety, no recuerdo muy bien cuando fue lo del "crimen pasional" de Tetuan, pero creo coincidió cuando yo lo acaba de leer en La Busca. Al llegar a la Corrala lo recordé.

Gelu gracias por tus enlaces musicales. Te advierto que cuando llegué a la calle del Tribulente, me vino esa cación de "La chica del dieciecisiet". La canción de Lluis Llach no la conocía pero me ha gustado mucho, aunque al estar en catalán no la entiendo muy bien.

Besos para tod@s

Luz

José Luis Ríos Gabás dijo...

Una gran entrada. He acabado "La busca" y estoy con "Mala hierba", pero esta entrada es muy buena. Gracias y un saludo.

Ele Bergón dijo...

José Luis, gracias por tu comentario. Eres más diligente que yo, aún no he comenzado con "Mala hierba" a ver si me animo.

Un abrazo

Luz

m.p.moreno dijo...

He seguido contigo haciendo el recorrido y me ha aportado mucha luz y vida a la novela que estoy leyendo.
Gracias.

Ele Bergón dijo...

m.p. moreno, me alegra que te haya servido de algo, este mi paseo.

Ya me paso por tu blog.

Un saludo .

Luz

Juan Mª dijo...

me ha gustado mucho ese enfoque paralelo, de la realidad actual y la de Baroja, de hecho estamos como hace 100 años casi, lo note cuando estuve haciendo unos dibujillos con este misma excusa, recorrer el Madrid de Baroja
http://issuu.com/johanesjosa/docs/quequedadelmadriddebarojaisuulow

Ele Bergón dijo...

Juan Mª, he pasado por tu blog y me han parecido muy interesantes tus dibujos sobre Baroja

Gracia por pasarte por aquí.

LUz