Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, octubre 03, 2013

INTEMPERIE

                           (c) Luz

Al ir adentrándome en la lectura de Intemperie de Jesús Carrasco, he comprendido que es en el silencio y la soledad, donde se encuentra la esencia de lo íntimo y lo cotidiano, porque todos los paisajes cuando se les elimina lo superfluo, nos muestran su crudeza, pero también  podemos  percibir la extensión de todo lo bello, en el transcurso de su acontecer.
 
Luz del Olmo

5 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Algo tienen los paisajes así. El enamoramiento es lento pero es para siempre. ¿Qué hará sin mí la vega secuja de Campo Real?

Besos

Paco Cuesta dijo...

Salgamos pues a campo abierto.
Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

En la desnudez extrema se hallan también la extrema belleza y la extrema fealdad.

pancho dijo...

Hay carreteras que en lugar de a Roma llevan al infierno, a veces el camino más fácil.
Un abrazo.

MIMOSA dijo...

En el silencio se oye lo verdaderamente importante, en la intemperie se agudiza el ingenio y uno es capaz de encontrarse.

Hermosa reflexión

Un abrazo