Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, mayo 29, 2014

LA CASA DE BLANCANIEVES




Lo primero que encuentra Rosa Fría cuando abre la puerta de esta casa, es a la mala malísima de la madrastra, preguntándole a la abubilla, al lobo,el de Caperucita, no, al otro y también al carbonero, si han visto pasar a Blancanieves. 

Ya para entonces, toda la fauna y la flora del bosque anuncian a la niña más guapa de todos, que la mala malísima andaba buscándola, pero Blancanieves, valiente y juguetona,  acaba sin apenas preocupación,  disfrazada de charco. El lobo que andaba por allí queriendo hincarle el diente a la niña, huye como un cobarde que en realidad era .

La madrastra quería imponer su autoridad y mandó a los leñadores que cortasen un pino del que salieron diecisiete  nidos llenos de pájaros. Después ordenó  matar a un humo azul, pensado que era una paloma.


Mientras Rosa-Fría observa lo que va aconteciendo, piensa que ese no es el cuento, pero sigue mirando por ver qué es lo que pasa y entonces:

La que necesitaba un espejo para reafirmar su belleza , intenta atemorizar a esta Blancanieves tan distinta de lo habitual. Como  la  niña sigue revoltosa, la mala malísima,  se encuentra  con cinco lagartijas en su cama.

La represalia  de la que no es madre,  no se hace esperar, e intenta convencer al rey para que mate a su hija, pero ella, que es muy inteligente, le hace ver que a quién hay que matar es a la que dice ser su mujer. El rey, hecho un lío, primero hace caso a la una y luego a la otra y por culpa de un maestro que sabía pintar, Blancanieves acaba enrejada en la torre.

La  tenacidad de la niña que afortunadamente no tiene enanitos a quién cuidar, le hace salir airosa de su encierro y con su mente despierta consigue  cercar a a su gran enemiga, encerrándola en una gran jaula tirada por un carro. De esta forma  fue expuesta por todo el país, para escarnio y burla de sus habitantes. Su camino fue siempre el sur. Al llegar al mar la Blancanieves, que siempre habitó en el norte, se fue derritiendo  y dejó de existir. 

Con tristeza Rosa Fría cierra la puerta de esta casa donde ha visto cómo el cuento que a ella le contaron cuando era aún más pequeña, estaba todo trastocado, así que presurosa, metió la mano en el bolsillo, apretó el botón y quiso buscar a la Vaca azulina, para preguntarle qué , que le parecía este cuento titulado Flor del Norte y escrito por María Teresa León .

Luz del Olmo


3 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

A mí este cuento me gusta mucho: invierte valores, mezcla historias, anticipa lo que se hace hoy con las historias de los cuentos infantiles. Me parece excelente, como tu recreación, gracias.

Abejita de la Vega dijo...

Has recreado muy bien una blancanieves desestructurada por una vanguardista María Teresa León. Gamberra la niña, la madrastra lo tiene difícil...pero no me gusta que se disuelva en la nada.
Besos, Luz.

pancho dijo...

Esta Blancanieves sin enanitos es un poco rara, pero no se le puede negar la originalidad. Lo normal es que en el sur la nieve se derrita.
Bien se te notan las tablas en el asunto de los libros infantiles.
Un abrazo.