Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, junio 05, 2014

ECHO AL FUEGO LOS RESTOS DEL NAUFRAGIO



                                                             
Que nadie se engañe por su apariencia. El formato es pequeño, mas su contenido es grande, muy grande. Como así son las llamas en las fotos de Javier García Riobó que acompañan al incendio.

Pedro Ojeda Escudero, en este su segundo libro de poesía, impregnado todo él de esa filosofía que da el vivir y el reflexionar la vivencia de lo vivido, desea Echar al fuego los restos del naufragio, de su propio naufragio, no sin antes compartirlo con todos nosotros.

Esos restos que devorarán las llamas según vayamos leyendo, los irá rescatando cada lector o lectora antes de su quema, pues los versos, palabras o párrafos que más nos atraigan, se quedarán con nosotros al sentirnos reconocidos en ellos.

Yo rescato: Todo es un otoño lento y Todo es un lento otoño y por mucho que duela Algunas muertes son lección de vida. Me pregunto con el autor : ¿Qué lámina / de agua/ es/ la última/ que podemos retirar/ para que el mar/ deje de serlo?

Con las palabras que más me identifico y dónde soy más náufraga están en su prosa poética que comienza así: Todo en mi vida han sido segmentos………para terminar:..Pienso , mientras vuelvo a la estación para reanudar el viaje, que es mejor asumirse en todas las contradicciones porque dentro de uno hay más líneas que la recta.

La soledad, el amor, la muerte de un ser muy querido y de todo lo que fue y ya nunca será y otra vez el agua con esa acequia de su niñez que me lleva a la mía porque aquella acequia sigue guardando el misterio de mi infancia.

Pedro siente que él, como náufrago, no está solo, que en ese barco con zozobra, naufragamos unos cuantos y por eso exclama ¡A la calle!....Fuera está tu mismo laberinto y el de los otros, ya que lo queramos o no: todo es caos, el orden es solo la explicación que nos damos ante el vértigo y parte de nuestro miedo al desamparo, ahí nace todo, incluida la sociedad.

Gracias Pedro por hacernos participes de tus vivencias en estos tiempos tan difíciles que nos ha tocado vivir.

Luz del Olmo


2 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Gracias a ti por tan bellas palabras. Un beso.

pancho dijo...

A mí me ha encantado encontrar y leer en papel algunos de los textos más conocidos, leídos y releídos de La acequia. Me parecen reflexiones más sólidas cuando están recogidas en un libro, sacadas de la superficialidad (solo aparente) de una pantalla.
Son reflexiones serias que requieren lectura intensa para descifrarlas en toda su significación. Como sus lectores ya estamos acostumbrados, algo habremos ganado.
Un abrazo.