Escríbeme

olmoluz@gmail.com

martes, marzo 29, 2016

ANDARÁS PERDIDO POR EL MUNDO

                             
En Londres todo puede pasar, hasta encontrar , por inverosímil que parezca,  y  en el día de la celebración del jubileo diamantino de la reina Isabel II, a la persona de Roque Robredo , o también el llamado Roberto Moral , nombre de alumno y a la vez profesor de Literatura que vive en Valladolid, pero que se queda a dormir en Burgos y  que adopta en  su esquizofrenia, múltiples personalidades como  espía, discípulo del famoso  profesor  políglota y  novelista  nabokoviano Hondroulis , o  el impaciente  sacerdote  católico padre  Morral, hipócrita adulador y ante todo Quijote soñador  de una efímera fama, a cuenta del pirata Robín de Redfort   más  conocido como Corazón Verdadero y su volátil manuscrito de tan altos  precios.

-Roque, mi querido Roque, te prohíbo, óyeme bien, que dejes de tomarte las pastillas, que después tenemos que llevarte por enésima vez al Gregorio Marañón. Ya sabes que al doctor Pérez Millán no le gusta que dejes la medicación. Te pasará ese tes que utiliza de las manchas y te volverá a ingresar.

 -Ten  en cuenta que  él no lo hace hasta que no peligra mi vida o la de los demás.

-Pues esta vez, has estado a punto de perecer, gritabas como un loco que eras LA ÚLTIMA VÍCTIMA DE TRAFALGAR. ¿En qué mundos andabas perdido?

-Pues no te lo vas a creer,  convenciendo al  generoso  marqués de la Ojeda para que me prestase dinero y comprar el manuscrito de Robín Redfort.

-Abre la boca y toma la pastillita  nueva que te han mandado de  Risperidona que es la mejor para ti.

-Y dale con darme antipsicóticos. No os enteráis que yo  no estoy enfermo, yo soy  el que soy y el mundo no me deja ser.

-Menudo Robert Redfort estás tú hecho.

 


Nunca puede imaginar que a la llamada Greta Garbo, le pudiera gustar tanto LA CASA DE LAS MIMOSAS, donde crecían esas flores amarillas que inundaban el jardín, con aquel olor tan especial y que tanto le trastornaba a mi querida madre.

Greta Gustafsson o Glenda Garpio, como la llamaba mi progenitora y a quién consideraba tonta porque según su criterio, nunca llegaría a nada, llenaba las pantallas de todos los cines, propiedad de mi madre, una aristócrata viuda y rica, huida de la Revolución del 1917 y aunque yo era un niño cuando la conocí, quedé tan enamorado de ella, como la misma Garbo ( que no se puede decir que pisase como tal) de las mimosas.

Tanto en la actriz sueca como en mí, quedó ese amor, en el más profundo de los secretos que se guardan en el silencio de nuestra vida. 


 

Le di un pisotón en una de las vueltas del MAMBO. Fernando no se inmutó y siguió bailando. Los pasos de baile en el piso de arriba, fueron marcando nuestro ritmo, y yo, sacudido de anclados perjuicios, fui feliz. 



EL MEJOR DE LOS MUNDOS es no estar en este mundo, sino en otro, donde reine la total inconsciencia.
 
Luz del Olmo

7 comentarios:

Óscar Esquivias dijo...

Es muy bonita esa idea de que te enseñen a bailar los del piso de arriba, con sus sonidos. Y, desde luego, mi mejor de los mundos se parece más al tuyo que al del desquiciado neumólogo que anda perdido por África. Y te dejo, que tengo que llevarle la medicación al profesor Robredo ;-)
Y muchas gracias por todo.

Ele Bergón dijo...

Muchas gracias a ti Óscar por venir hasta aquí y por el disfrute de tus cuentos.
Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Divertida forma de llevar un poco más allá los cuentos del autor. Eso sí, prometo que no me sacaron dinero...
Besos.

Ele Bergón dijo...

Pedro, no sé, no sé, mira que este profesor Robredo es un liante. Ten cuidado con él.

Un abrazo

María del Carmen Ugarte García dijo...

Me encantan los estrambotes, permítaseme la licencia, de estos cuentos del Esquivias.

Ele Bergón dijo...

Gracias Carmen, aunque lo de estrambote yo lo conocía más en los poemas, pero tú eres la experta y sabes mejor que yo el porqué lo dices.

Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Todos estramboteamos cuando una novela o un cuento nos gusta, que para eso el lector es soberano de su lectura. Verbo que te quiero verbo. Estramboteas muy bien.
Mambooooo El mejor mundo es el peor mundo. Pobre Robredo con su tarjeta liquidada y su jamacuco londinense.

Besos, Luz.