Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, abril 21, 2016

NOCHES LÚGUBRES (JOSÉ CADALSO)

                       (c) Luz

NOCHE PRIMERA

La noche es lúgubre
tan solo iluminada
por esos relámpagos
con luz instantánea
anunciando lágrimas
donde cobijar  mi dolor.

Quiero morir
mas no he de hacerlo
sin ella.

Necesito sentirla,
tocarla, amarla
en la quietud de su tumba.

Solo no puedo;
preciso la ayuda de él.

Ya viene, lo adivino a lo lejos
en esta noche 
de estremecida oscuridad.

Noto su miedo mientras se acerca.

Por fin estamos, estoy
donde mi deseo
es mi único atisbo de vida.

La fría lápida
que tantas veces besé
con mis ígneos labios,
ha de moverse,
para volverla a ver
en forma de luz blanca.

Él no comprende
a quién espero,
por quién peno.

Es por ella, mi amada,
por la que trago ( y tragamos)
el fétido olor,
mientras inmundos gusanos
abrazan mi pie
a la luz de un farol.

Su belleza ¿dónde está?
¿qué fue de aquella vida,
ahora trocada en muerte?

Va llegando el día
y yo sigo en sombras
que insistentes me arropan
en el culmen de su negrura.

He de volver, amada mía,
ahora que te has convertido
en fétidos huesos,
para llevarte a mi casa
y allí, después del fuego,
seremos cenizas los dos.

Luz del Olmo Veros

5 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Poetizar esta obra desde el interior del alma atormentada de Tediato... buena idea, Luz.

María del Carmen Ugarte García dijo...

Esto está resultando demasiado gótico. Estoy empezando a casi soñar con fantasmas. Casi al final he empezado a temblar.

Abejita de la Vega dijo...

Viscosos besos serían. Pero necesita contacto físico...aunque sea con la podredumbre. Tu poema nos mete dentro del pensamiento de Tediato. Locura.
Besos Luz.

Myriam dijo...

Como dice Abeja, locura, necrofilia... En fin...

Myriam dijo...

Jaja y no sigo escribiendo porque se me queda viscoso el dedo....