Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, septiembre 22, 2016

CARTAS A FÁTIMA (II)

                           (c) Luz
   
.....he hallado tanta diferencia entre los europeos que no basta el conocimiento de uno de los países de esta parte del mundo para juzgar de otros estados de la misma.
Aún dentro de la española, hay variedad increíble en el carácter de sus provincias


                                CARTA II, José Cadalso en Cartas Marruecas

21 de septiembre de 2016
 Mi querida Fátima:

Te escribo esta mi segunda carta  aunque solo haya pasado una semana. El tiempo transcurre lento  y el trabajo que espero,  aún  no ha llegado, pero sí he podido comprobar como en estos días los españoles y, en especial los andaluces,  han emigrado a Francia  en busca de ese trabajo en el cual yo tengo puestas mis ilusiones que es el de recoger la uva.

Nuestro imán   cristiano nos ha explicado que hace varios años los españoles emigran a otros  países europeos  en busca, como yo, de un futuro.  Por lo que voy observando y escuchando a unos y otros y en especial la televisión, me he dado cuenta  que si bien los pueblos europeos son distintos entre  sí, también tienen algo en común y es el empeño en construir muros para nosotros, las personas que venimos  del continente pobre y oscuro. Parece que no nos quieren dejar entrar en su “paraíso” y no digo que no haya buena gente, pero sus gobernantes, dejan mucho que desear. Cada día es más difícil el pasar las fronteras.

Yo me conformo con  el trabajo que pueda encontrar en una cuadrilla de vendimiadores, donde recoger  uvas,  peras, manzanas o melocotones, me da igual; el caso es que consiga un tajo, como dicen por aquí,  para  ganar algo de dinero que destinaré a vuestro sustento.


Alá es grande y me llevará por estos caminos de España  y sus diferentes tierras donde parece que habitan sus gentes   en distintas poblaciones. Don Nicolás Núñez nos ha explicado, en sus lecciones de la historia y la geografía de España, que un andaluz, en nada se parece a un vizcaíno; un catalán es totalmente distinto a de un gallego;   lo mismo sucede entre un valenciano y un montañés.  Parece ser  que  esta península, dividida tantos siglos en diferentes  reino, ha tenido siempre variedad de trajes, leyes, idioma y moneda.

Como puedes comprobar estoy aprovechando todo el tiempo libre que poseo, en  instruirme, con el fin de encontrar esa vida mejor que tanto imaginamos  cuando juntos mirábamos las estrellas,en las noches que acariciábamos estos sueños tan difíciles de conseguir. Recuerdo a mi querida madre y el consentimiento en la tuya cuando me decía:

-Hijo mío, la realidad y el deseo tienen una gran desarmonía.

Sigue cuidando de nuestros hijos y en especial de nuestro mayor Hassan que ha de comprender, como  él es el responsable ahora y lo será siempre, de de nuestra querida familia.

Besos en ese lugar especial que solo los dos conocemos

Vuestro SAMIR

2 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Samir se enfrenta a la cruda realidad del momento. ¿Es más o menos la distancia que hay con sus países de la que había en el siglo XVIII? Para meditar...

Myriam dijo...

Me has recordado las vivencias de mi abuelo paterno que era enólogo y que al ser llamado a filas por el Ejercito del i
Imperio Otomano que dominaba esta región huyó a Argentina, a Mendoza, en donde había y hay tantos viñedos.

Besos