Escríbeme

olmoluz@gmail.com

viernes, junio 24, 2011

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER EN EL MUSEO DEL ROMANTICISMO


Si camináis por la calle Fuencarral de Madrid a la altura del metro Tribunal, una de las calles que la atraviesan es San Mateo; os sugiero que sigáis los pasos por ella porque en el número 13 os vais a encontrar con la fachada de un palacio de estilo neoclásico, que el Marqués de Matallana mandó construir al arquitecto Manuel Rodríguez en 1776 y que hoy alberga al Museo del Romanticismo

.

A la entrada del Museo nos saluda un busto en bronce de su fundador Benigno Vega-Inclán (Valladolid 1858-Madrid 1942) cincelado por Marino Benlliure en 1931, siendo don Benigno una de las personalidades más importantes de la época que llevó a cabo grandes proyectos culturales como este Museo Romántico que se inauguró en 1924.

El museo consta de XXVI salas, donde la pintura, está muy bien representada con cuadros de Francisco de Goya, Federico Madrazo , José Aparicio Inglada , Antonio Esquivel, Vicente López Portaña o Valeriano Bécquer entre otros; colecciones de estampas, dibujos, objetos de mobiliario, como varios pianos entre ellos el de Juan Ramón Jiménez o el de Franz Liszt o la cómoda de Carolina Coronado. Artes decorativas, con colecciones de abanicos, porcelanas procedentes de Sargadelos, Sévres o Maisen o Talavera, juguetes de niños, en una sala dedicada exclusivamente a ellos, se han ido enriqueciendo desde la primera de estas colecciones que fue de su fundador hasta hoy en día , para pasar a ser uno de los museos mas interesantes que hay en Madrid, donde queda muy bien reflejado y recreado el ambiente romántico del siglo XIX español.

La sala XVII se llama El gabinete de Larra y es allí donde encontré este cuadro titulado Gustavo Adolfo Bécquer en su lecho de muerte, pintado por su amigo Vicente Palmaroli

En la sala II Valeriano Domínguez Bécquer, hermano del poeta, pinta el cuadro de El gran conspirador
y en la XVIII dedicada a la Literatura y el teatro, podemos ver un retrato de la escritora Fernán Caballero, pintado también por Valeriano Domínguez Bécquer.

El Museo junto con sus patios y jardines nos transporta a otro siglo donde lo romántico como una nueva concepción del mundo estaba de moda y del que Gustavo Adolfo Bécquer fue uno de sus representantes tardíos de este movimiento cultural, artístico y político.


( Las fotos no me han salido muy bien, pues permiten hacerlas pero sin flas, quizá haya sido por falta de luz o porque Luz no sabe hacerlas)

9 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

¡Qué romántico el museo romántico!

Los amigos de Gustavo eran de su cuerda, mira que hacer un retrato de Bécquer moribundo...

Te ha quedado en disolución y así parece más romántico.

Besos

Paco Cuesta dijo...

Quedamos emplazados en Fuencarral.

Kety dijo...

Luz, a ver si remonto de ánimos y lo visito. Será interesante.

Un abrazo

Asun dijo...

Nunca había oído de este museo.
Habrá que apuntarlo para cuando visitemos Madrid.

Besos.

PD: Lo de las fotos no ha sido por falta de Luz, porque Luz estaba :-D
Habrá sido algún espíritu maligno que se empeño en difuminarlas.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Este Museo -tantos años cerrado- es una de las visitas más recomendables cuando uno acude a Madrid y le gusta el siglo XIX. La reseña de tu visita es más que oportuna para nuestra lectura. ¡Gracias!

pancho dijo...

Bien representados los Bécquer en este museo del Romanticismo del que ya nos habías hablado antes. Parece interesante y sin los agobios de colas para entrar de otros.
Lo tendremos en cuenta para la próxima vez que vayamos a la capi con tiempo.

Un abrazo.

Delgado dijo...

Buena entrada, el museo del romanticismo es una de mis cuentas pendientes para mi próxima visita. Una pena lo de las fotos pero al menos te dejaron hacerlas.

Saludos

Aldabra dijo...

pues me encantaría ver ese Museo, así que cuando vuelva por Madrid, iré a conocerlo.

biquiños,

Gelu dijo...

Buenas noches, Ele Bergon:

Con esta entrada me descubriste el Museo del Romanticismo, en Madrid.

Lo decía en la mía del día 4, de este mes, dedicada a Bécquer, en la que ponía el enlace de tu blog.

Un abrazo.

P.D.: Las fotos, así difuminadas, parecen hechas a propósito.