Escríbeme

olmoluz@gmail.com

martes, agosto 02, 2011

HISTORIA EN LA BÚSQUEDA DE UN DOCUMENTO ( FINAL )

Imagen copiada de http://www.urbanity.es

De vuelta a casa, decidimos visitar el Archivo Provincial de Segovia. Ya íbamos cogiendo experiencia y casi sin ayuda, intentamos encontrar el notario que por aquellos años podía ser de Pardilla, resultó ser un tal Francisco San Miguel Vega. Veíamos, lugar, lugar, villa, villa, lugar, villa y llegó un momento que lo tuvimos bastante claro: en diciembre de 1654, Pardilla era lugar y en enero de 1656 Pardilla era villa, por lo tanto Pardilla tenía que obtener la carta de Villazgo en el año de 1655. Había que volver a Simancas.

El 3 de junio, día desapacible y muy propicio para internarnos en los legajos, nos presentamos a una hora muy temprana para mirar los tomos correspondientes a todo un año, pues desconocíamos el mes. Mariano volvió a pedir el Libro de Relaciones, que es una especie de índice y yo comencé por mirar el mes de enero. Esta vez pudimos conseguir que los pupitres estuvieran juntos, así que al cabo de un tiempo, mi marido me dio un codazo

-Aquí está, pide el mes de agosto. Mira, las fechas son el uno y el quince.

Dejé el primer mes del año para pedir el octavo. Cuando me lo trajeron pensé que no había otra cantidad de legajos tan grande como aquella y sin embargo, empecé a buscar ilusionada. Tenía que ser fácil, pero al poco me di cuenta que el orden que llevaban aquellos escritos ordenados por el Rey Felipe IV, nada tenían que ver con las fechas, así que con paciencia busqué entre las farragosas letras mi nombre favorito. Los ojos poco a poco se van acostumbrando a los trazados de las plumas y al cabo de un cierto tiempo leía con facilidad la fecha, por eso buscaba y buscaba. Mariano a mi lado podía leerlo pero no tocarlo y yo intentaba que él siguiera en lo posible mi ritmo.

Pasaba las hojas, pasaban las horas y Pardilla no aparecía por ningún sitio y justo cuando desanimada estaba pensando.

- Me lo he pasado, seguro que no lo he visto- pues faltaba ya muy poco para terminar los documentos – y entonces, vino hasta mi para gritarme:



Comision a don Gabriel de Salinas para dar la posesiónal Lugarde Pardilla dela exención dejurisdicion de la villa deMontejo.

No lo podíamos creer. Fuimos incapaces de leer aquellos tres documentos y eso que la letra estaba bastante clara, pero nuestros sentimientos nos nublaban el raciocinio. Pedimos las fotocopias y salimos a la calle borrachos de emoción.

Juan Manuel, sabes que te llamé enseguida, pues teníamos que compartirlo primero contigo y ahora quiero hacerlo con todos los que hayáis sido capaces de llegar hasta aquí y por supuesto con todos mis paisanos de este pueblo pequeño de la provincia de Burgos que también tiene su historia. A todos quiero deciros que en la búsqueda de este documento sobre el Villazgo de Pardilla he aprendido que los sueños juegan a esconderse para que así nosotros podamos encontrar su lugar.

Luz del Olmo




6 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Lo que experimenta el investigador, al encontrar lo que busca, debe ser un placer inmenso. Enhorabuena por haberlo sentido. También a Mariano.

Besos desde el campo, lloviendo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Ha sido un relato en el que se ha visto la ilusión y la constancia: ambas cosas necesarias en cualquier investigación.
Un abrazo desde mis vacaciones.

Myriam dijo...

¡¡ Felicitaciones, al fin, la perseverancia dio sus tan ansiados frutos!!

Besos

Merche Pallarés dijo...

Congratulations!!! Lo conseguisteis al fin. Qué ilusión; aunque leo que siempre se llamó Pardilla... Besotes, M.

Aldabra dijo...

Me IMAGINO la alegría que sentísteis tu marido y tú, un equipo en la búsqueda de ese sueño que al final no se resistió.

¡Estáis hechos todos unos investigadores!

¡¡Enhorabuena!!

biquiños,

P.d.: y que lo pases muy bien por las Galias, no está haciendo mucho calor así que disfrutaréis de una temperatura agradable para dar paseos... lástima que nosotros nos vayamos porque si no, si viniérais por aquí cerca podíamos hacer una excursión.

pancho dijo...

El relato de la búsqueda ha sido emocionante. Además das la clave para que cualquier aficionado a historias locales pueda seguir tus indicaciones y ahorrarse mucho tiempo.

Leer esa letra manuscrita es un trabajo de chinos.

La paciencia tuvo un final feliz una vez más.

Un abrazo.