Escríbeme

olmoluz@gmail.com

martes, julio 12, 2011

DESPUÉS DE LEER EL RAYO DE LUNA DE BÉCQUER

En el laberinto de mi imaginación y soledad, sin yo quererlo, pero de una forma imprevista y persistente, se va intercalando lo real y aunque esa existencia sea tan bella como lo puede ser un rayo de luna que se posa en las aguas negras de un río o en la pared de una casa de piedras viejas, no la percibo, pues lo que yo busco y busco es lo que mi pensamiento quiere reproducir una y otra vez, hasta llegar a la obsesión.

Mi ambición es poseer la belleza perfecta que se encuentra en lo intangible. Entonces me llaman loca y sin embargo, yo estoy más cuerda que nunca porque soy capaz de comprender que es ese desencuentro entre la realidad y el deseo, la que me hace sentir que estoy viva.

Luz del Olmo

6 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Mi querida Luz, locos, locos creo que estamos todos porque buscamos lo mismo aunque, algunos como tú, lo sabe plasmar mejor en pocas palabras que muchos de nosotros. Bueno, no debería multiplicar sino admitir que mejor que yo... Besotes, M.

Abejita de la Vega dijo...

Loca no, poeta sí.
De niños, poetas y locos todos tenemos un poco. Tú, de poeta, mucho más que la mayoría.
Has extraído muy bien la esencia de esa leyenda tan bella, la del rayo de luna.

Bella también la foto.

Besos

pancho dijo...

La creación debe consistir en esa búsqueda de lo perfecto, la tensión entre realidad e imaginación o ficción.

Un abrazo.

Aldabra dijo...

PUES TÚ DILES lo que dice el refrán: "que me llamen gorrión pero que me echen trigo".

cada uno tiene sus propias "locuras", sólo aquellos que no saben ponerse en la piel de los demás en seguida ponen etiquetas.

déjalos, no les hagas caso.

biquiños,

SANTIAGO LIBERAL dijo...

buscar la perfección y la belleza no es locuara, buscar la perfección y la belleza perfecta quizás lo sea.
Un placer leerte y saludarte

Myriam dijo...

Te comprendo perfectamente.

Besos