Escríbeme

olmoluz@gmail.com

martes, septiembre 13, 2011

Gracias Merche

(c) Luz


Para Merche Pallarés
porque ella también
trepaba al árbol,
sin tener que pagar el fruto.
Gracias por el bonito día.


Pasaban las estaciones
al ritmo de los pájaros.

En el camino del huerto,

inventábamos palmeras

con paisajes donde el mar

no sabía que eran olas.


Dulce arrullaba la hierba

resbalando en la memoria

tibias noches de verano.


Y en el monte las encinas

se agitaban aireando

al gigante de los cuentos.


O en el valle la vendimia,

pintaban ruido los carros.


Con el cielo de tormenta

angustiaban a los hombres

sometidos por el viento

ondulados campos grises.


Se juntaban animales,

la tierra tenía olor

y el fuego se deslizaba

con delirio por las manos.


Trepábamos al árbol

sin tener que pagar el fruto
.

Sólo cuando emigramos,

supimos que el silencio

también tiene su sonido.


Sin apenas darnos cuenta,

nos daba llamas la vida,
abandonando la luz
una o dos huellas dormidas.


Luz del Olmo


( El poema ya está publicado en una de mis primeras entradas, pero creo que por Merche merece ser repetido)

8 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Mi querida Luz, el placer fue mío. Gracias por dedicarme ese maravilloso poema que me trae recuerdos de mi infancia trepada a los árboles... Muchos besotes a ti, a Mariano, a David y a la Mosca Cojonera que quiero tanto, M.

Asun dijo...

Uuuuuyyyy... Esa calle me parece que la conozco jejejejejeje.

Ya veo que vosotros también habéis andado de visitas blogueras.

Besos

Aldabra dijo...

¡COMO NO VA A MERECER LA PENA!

Eso y mucho más.

¡pero que guapetona y que elegante con su paraguas!

me encanta "trepaba al árbol, sin tener que pqagar el fruto"... dice tanto.

biquiños,

Paco Cuesta dijo...

Por supuesto que lo merece.

Abejita de la Vega dijo...

La dama de la sombrilla y los versos de Luz. Belleza.

¿Qué tal las vacaciones, Luz?

Besos,hablamos...

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué maravilla de regalo para una dama que se lo merece. Besos para las dos.

pancho dijo...

Los ecos del silencio del hueco que dejamos nos hace regresar a las raíces, a la tierra que regaron con su sudor y abonaron con sus huesos los antepasados.

Bonito poema de imperfectos llenos de dinamismo, colores, olores y sonidos. Mejor homenaje a Merche.

Un abrazo a ambas.

Kety dijo...

Merche, me uno a este homenaje.

Bajo la sombra
De la elegante sombrilla
No pasan los años

Luz, hermoso poema, un abrazo