Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, noviembre 07, 2013

CARTAS A GALDÓS



Como LA ESTAFETA ROMÁNTICA de Benito Pérez Galdós, va de cartas, os dejo aquí una de las 32 cartas inéditas que Emilia Pardo Bazán escribió a su querido e íntimo amigo y que están recogidas en este libro publicado en 1975 con un prólogo y edición de Carmen Bravo Villasante en Ediciones Turner

En ellas se muestra sin pudor la relación que les unía a los dos escritores con sus encuentros, citas, amores, desamores, celos , pero también el mundo literario de aquellos años de finales del siglo XIX.

Esta es la transcripción

Hoy Domingo

Minino:

Ayer nos convidaron al Real: mamá en casos tales se pone como una niña: quiere ver abrir el telón. Demás de esto (como dirían tus colegas) me dijo R. López que andabas vuelto loco con la crisis. Al ver esto, y ver que en el fatídico reloj sonaban la media, y trascurría tiempo, y las siete se apropincuaban, huí del impuro nido . El Martes allí tendrás a tu Suriña. Se me hace el tiempo largo; la metá de mis deseos, cual huye ante mis asombradas pupilas ¡¡Ah! ¡Oh! Seductor, no me fascines con tu serpentina lengua!

Adiós, mono, hasta el Martes- loco citato, allo ´ora stessa:

En cuantique te vea te como.

11 comentarios:

María Pilar dijo...

Vaya, que no se andaban con rodeos.
Un gustazo leer algo así
Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¿Sabes por qué le llamaba Minino?
Qué delicia entrar a hurtadillas en esta correspondencia.

MIMOSA dijo...

Yo conocía la versión de "Miquiño mío", con prólogo y edición de Isabel Parreño y Juan Manuel Hernández.
Es una pena que de las que le escribiera el autor que nos ocupa a Emilia sólo se haya salvado una.
Como dice Pedro, es una auténtica delicia danzar por entre esos sentimientos de antaño...

Bonita entrada.

Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

De las cartas se desprende pasión y ternura: la libertad de doña Emilia.
Un beso

Abejita de la Vega dijo...

Lo de Minino sería por gato...de Madrid.Se muestra tierna la Pardo Bazán, aunque hay un leve reproche, hay que ver cómo hablan de mal tus colegas amigotes.Y apasionada, se impacienta...

Un buen descubrimiento el de esas cartas, nada que ver la personalidad de la Pardo con las ñoñeces de doña María Tirgo y Juana Teresa de Sariñán. Aristócrata doña Emilia, incluso en su intimidad.

Besos, hablamos.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Luz:

De los escritos y las cartas de la Pardo Bazán se desprende que era natural y clara, y se puede escuchar hasta su tono cuando leemos las expresiones que utiliza en la correspondencia.
Te dejo el enlace, con un artículo estupendo, de nuestro paisano Arsenio Escolar, en el que dejaba datos interesantes para conocer un poco a Galdós.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Me encanta tu blog, últimamente comento poco aunque te lea.
Un gustazo leer esas cartas.

Besos.

Rita.

Ele Bergón dijo...

María Pilar es sorprendente este libro con sus cartas, te los imaginas serios y sin embargo Doña Emilia era de lo más atrevida.

Pedro, no tengo ni idea del porqué de ese Minino y otros nombres que le da como Ratoncito, pero seguiré investigando y para la próxima entrada me has dado una idea donde puedo analizar un poco las cartas que le dirige Porcia a este su amigo del alma.

Mimosa interesante el dato que me das, sé que hay otros libros con esta correspondencia y algunos ampliados. Lo miraré y daré cuenta de ello.

Paco, Doña Emilia debía ser muy apasionada y además libre como tú apuntas. Hay quién la considera una gran feminista. Otros, no tanto.

Abejita, quizá lleves razón y eso de Minino, esté relacionado con el que D. Benito pasó la mayor parte de su vida en Madrid, pero tengo entendido que a los que llaman gatos, son a los que son nacidos en la capital de _España y D. Benito, ya sabemos que lo hizo en Canarias y que vino a Madrid ya de joven, pero no lo puedo asegurar, pues también es algo que tendré que investigar.

Muchísimas gracias Gelu por tu enlace. He leído el artículo de nuestro paisano Escolar, el padre, y me ha parecido muy interesante para saber la vida amorosa del autor de la Estafeta Romántica.¡Menudo era!

Rita, muchas gracias por pasarte por aquí y leerme.
Ayer hablé de ti con Luis. Nos vimos en una comida. Los dos estuvimos de acuerdo en el gran amor que tienes por la Literatura y nos encanta tu forma de ser.

Abrazos tiernos y amorosos para todos, un poco al estilo de Doña Emilia.

Luz

Abejita de la Vega dijo...

Te pongo aquí otro enlace interesante, un trabajo de Carmen Bravo Villasante:
http://cvc.cervantes.es/literatura/aih/pdf/04/aih_04_1_022.pdf
Cuenta el fin de la relación, cuernos por medio, que al parecer quedó reflejada en "Insolación", una novela de la Bazán.

Se me ocurre que lo de minino podía estar relacionado con una alusión al miembro...popularmente llamado minina. Ejem, ejem.

Besos de domingo con la visita de doña Emilia, qué mujer.

Myriam dijo...

¡¡Qué maravilla de cartas!!

Gracias, gracias.

Besos

pancho dijo...

Parece claro que la autora no sospechaba que esta carta la estaríamos leyendo unas cuantas generaciones más tarde, estaba destinada a no perdurar. Don Benito no debía tirar nada para guardar la presente.
Un abrazo.