Escríbeme

olmoluz@gmail.com

sábado, febrero 22, 2014

VIVÍ, DORMÍ, SOÑÉ Y HASTA HE CREADO





En los años 80 y 90 del siglo pasado, pertenecí a la Asociación Cultural Antares que también lo llamábamos Grupo Poético, porque la mayoría éramos poetas que dábamos recitales en Centros Culturales de Madrid y estos recitales los solíamos acompañar de música, diapositivas y también diferentes elementos, según fuese el tema que tratásemos. 

Recuerdo el que hicimos En el Centro Cultural Antonio Machado del barrio de San Blas y aunque soy desordenada y a veces mis papeles se trastocan, he encontrado el boceto de aquel recital donde le hicimos un pequeño homenaje a D. Antonio Machado que llevaba por título: VIVÍ, DORMÍ, SOÑÉ Y HASTA HE CREADO. A  partir de ahí fuimos intercalando, música, poesía del poeta y nuestra, en un escenario que lo llenamos con  los elementos que acompañaron en su vida a D. Antonio: silla, mesa, sombrero, bastón, libro, periódico del la época,cigarro, taza de café, una vieja maleta, banderas republicana y francesa y un trozo de pan y queso, que incluso tengo anotado,  se podía dar a los asistentes  junto al programa de mano y que al final estoy segura  no lo hicimos, pues éramos varios con diferentes pareceres, por lo que no faltaban las discusiones entre nosotros, pero al final lo llevamos a término. 

Os dejo el empiece:

ENTRADA

Escenario apagado y en silencio. Se oye de fondo una leve música  que poco a poco va subiendo de tono. Se baja la música y comienza a oírse la voz en off de Manolo con el siguiente texto:

El 22 de Febrero de 1939 Antonio Machado moría en Francia después de un largo y penoso viaje desde Gerona hasta la frontera.

Desde este horizonte de posguerra que aún nos late en tanto dolor olvidado, nos imaginamos al gran poeta, gravemente enfermo poco después de su llegada a Collioure mirando el mar y pensando muy posiblemente en esa lejana cercanía de una España destruida por la guerra y la intolerancia, mientras su mano manoseaba el último papel arrugado con el último verso dentro del bolsillo de su gabán : "Aquellos días azules y aquel sol de la infancia"
  
Se oyen las guitarras según van entrando las luces...........
 
Viene a mi memoria toda la preparación que hicimos y creo que era en esta preparación, junto con los ensayos, donde más disfrutábamos, donde todas nuestras emociones salían a flote y cuando más vivíamos. Este recital fue uno de los más "movidos" y al final  el que más había participado no llegó a estar en él o  si lo hizo, sólo fue un mero espectador. Yo que también recorrí Madrid en busca de documentación, al final actúe en la sombra, pues fui la encargada de indicarle al técnico qué luces y sonidos debía de utilizar en cada momento concreto. 

A pesar de todo el recital salió muy bien y aunque no tengo el programa de mano, sí  guardo una fotocopia de un libro que encontramos, creo que en el Ateneo, con la letra de D. Antonio Machado. El final de su  de su artículo, lo he dejado en la cabecera de esta entrada. 

10 comentarios:

Rita dijo...

Precioso post.
Y que maravilla poder tener en las manos un manuscrito de Machado.

Mil besos.

Rita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pamisola dijo...

Qué valiosos son los recuerdos a veces.
y más el que tú le dedicas, Luz.
Emocionanate ver sus letras tan de cerca.



Abrazos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué maravilloso homenaje a un poeta tan vivo y necesario.

Abejita de la Vega dijo...

Qué puesta en escena tan extraordinaria, con pan y queso incluida. Vivíais a Machado.
Manuscrito de oro.

Besos, te llamo.

Abejita de la Vega dijo...

...incluidos...el pan y el queso.

Besos

Kety dijo...

Ese día debió ser para los participantes , un día mágico, Con letras del Homenajeado incluida. ¡Qué suerte!

Besos, amiga Luz

Myriam dijo...

¡Que buen homenaje, Luz!