Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, marzo 13, 2014

LA TÍA BENITA



Al leer el comienzo de la Saga y Fuga de J.B de Gonzalo Torrente Ballester y encontrarme con La Tía Benita dos Carallos, he recordado que:


Las voces siempre surgían con el alba. En invierno los lamentos e imprecaciones se oían más tarde y por el contrario, en verano, los escuchaba antes.

-Cabrones, hijos de puta, maricones, malnacidos....................... y todas las palabras mal sonantes del castellano, se iban sucediendo en cascada según iba clareando el día .

  • Me habéis matado a todos- ella continuaba en sus voces- allí en el barranco de los Árboles tristes , los habéis enterrado como si fueran perros sarnosos. Venid a por mí si  tenéis huevos. Aquí os estoy esperando. A ver si os atrevéis conmigo. Cobardes, gallinas..

Y  otra vez  una retahíla de palabrotas, se  sucedían sin tregua ni respiro.

Cuando ya casi terminaba de dar la vuelta al recinto del pequeño pueblo , los ecos de los nombres de  sus hijos , se quedaban prendidos en las piedras de las casas, las calles embarradas y en las plantas que iban creciendo o muriendo al compás del tiempo que seguía imparable su curso. 

-Antonio, Prudencio, Gervasio, Gaudencio , Ramón. Todos erais mis hijos y esos malnacidos,  os arrebataron la vida, acabando con vosotros y conmigo para siempre.

-Tía,- le dije con mi inocencia de los catorce años-¿ Qué le pasa a esa señora? ¿ Por qué todos los días recorre el pueblo y da tantas voces? ¿ Quién ha matado a sus hijos?

  • Ah, ¿te refieres a la Tía Benita, la que llaman la Carrucha? - me contestó mi tía Estefanía muy tranquila- No te preocupes que todos viven. El mayor es el tendero del pueblo, el otro tiene su casa ahí en la plaza y se casó con la Eladia, ya sabes, nuestra vecina. Al Gervasio le tienes que conocer pues se fue de criado a Pardilla y los dos pequeños, estarán todavía durmiendo, como deberías hacerlo tú.

  • Entonces ¿ Por qué vocea tanto?

  • No lo sé, una manía que le ha entrado y así lleva unos cuantos años.



Luz del Olmo  


13 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué buen aporte, con tantas capas y humor como Torrente Ballester. Gracias. La tía Benita no podía pasar desapercibida.

María Pilar dijo...

otro libro y otro autor que tengo que retomar. Tengo que ponerme las pilas en la lectura que es mi pasión favorita y la tengo un tanto descuidada.
Un beso

pancho dijo...

Un relato que puede significar muchas cosas. Ya dice el chascarrillo que los locos siempre dicen la verdad.Valiente sí era la señora Benita.
Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Las Benitas gritan e imaginan, se salen de una realidad que no les gusta. Haberlas haylas.

Me imagino a la mujer por las calles empinadas de Pardilla. Buen relato vivido.

Besos, hablamos.

Ele Bergón dijo...

Pedro, es una experiencia vivida que me la recordó D. Gonzalo al leer su Saga/fuga

María Pilar, en este club de lectura,no se para, cuando terminamos un libro ya está otro esperándote.

pancho, efectivamente este episodio de mi niñez siempre se quedó fijo en mi memoria porque no acababa de entender qué era lo que en realidad estaba pasando

Abejita, no fue en Pardilla, fue en Moradillo, que también tiene las calles empinadas, es el pueblo donde nació mi madre y yo iba donde mi tía Estefanía, a pasar algunas temporadas.

Un abrazo para todos vosotros .

Pamisola dijo...

Es como una de esas locas sabias que lo que cuentan, a su manera, ha pasado o va a pasar. Y por su extravancia se las recuerda, dejan huellas en quien las conoció.


Besos, Luz


Ele Bergón dijo...

Pamisola, es verdad que esta señora loca que supongo ya habrá muerto, dejó en mi huella. Me dejaba pasmada la forma que tenía los vecinos de haberse acostumbrado de una forma tan pasmosa a este hecho tan inusual, entre otra cosas. La verdad es que siempre me hizo reflexionar.

Un abrazo

Kety dijo...

Creo que en todos los pueblos existe un personaje así.
Parece pasar indiferente, y sin embargo queda en la memoria de quienes la conoce.

No estoy leyendo el libro, pero seguiré vuestros comentarios.

Besos

Esther dijo...

Muy bueno:-), increible pero verdad, La tía Benita parece un personaje de estos arquetipo,en el bloque de pisos en donde crecí también teníamos una, con una boca y una mirada que daba miedo, yo de niña pensaba que era una bruja.

Esther dijo...

Muy bueno:-), increible pero verdad, La tía Benita parece un personaje de estos arquetipo,en el bloque de pisos en donde crecí también teníamos una, con una boca y una mirada que daba miedo, yo de niña pensaba que era una bruja.

Ele Bergón dijo...

Kety, es verdad que en casi todos los pueblos existen personajes que podemos considerar extraños, no en vano un pueblo es como una pequeña representación de la sociedad. Esta mujer, ya he dicho que dejó huella en mi

Esther, gracias por venir hasta mi blog. He querido acceder al tuyo, pero aún no he podido hacerte comentarios.
Estas personas como la tía Benita, destacan más en el pueblo que en la ciudad, pero al fin y al cabo, un barrio, también se semeja a un pueblo

Besos para las dos.

Esther dijo...

Ele soy yo la que te agradezco la hospitalidad:-), A mi blog no puedes acceder porque no tengo,lo siento, a ver si me pongo las pilas y "me construyo uno", lo que pasa es que soy algo perezosa, también es verdad que hasta ahora tampoco he tenido ni necesidad, ni nada que decir que crea merecedor de un espacio propio, sin embargo, voy a tener que considerar la posibilidad de abrir uno por hospitalidadad, aunque sea algo cochambroso.

Myriam dijo...

jajaja vaya con esta tía Benita, que siempre hay una por allí escondida en cualquier pueblo, ciudad o barrio...

Besos