Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, septiembre 24, 2015

EL TIEMPO INCINERADO (III)


                                
                                           Poco a poco, nos va llegando la noche.
                                                           Dicho popular
Que nadie espere
una mirada inocente.

La muerte siempre
nos acompaña en el vivir
y no existe una sin la otra,
Porque las dos se complementan.

Un cáncer, puede ser un aviso
Y Bach irá marcando el ritmo
del nosotros, en la oscuridad
donde habita, el sentido del absurdo.

Amor, vida y muerte
siempre unidas en el reloj
del tiempo, porque cada persona
puede inventar su sonido.

A veces surge la armonía
y otras, el caos y su desorden,
para transitar los caminos
que nos llevarán: a un inevitable final.

Luz del Olmo

2 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Un final que es lo que nos da sentido.
Buena meditación en verso. Nos vemos el 2.
Besos.

Abejita de la Vega dijo...

La muerte nos acompaña, el sufrimiento es su aroma.