Escríbeme

olmoluz@gmail.com

domingo, noviembre 13, 2016

NIEBLA DE UNAMUNO (II)

                    (c) Luz


En la tarde de lluvia,
me gusta pasear
y hablarme sin engaños
y hasta puedo observar a las hormigas.

Nunca he pensado, 
como hace Augusto Pérez,
que estos animales sean hipócritas,
pero sí puedo  cavilar y meditar
las palabras de  Unamuno:

“El que viaja mucho,
va huyendo de cada lugar  que deja
y no buscando cada lugar a que llega”. 

 Yo viajo con mis pies
que van pisando :
“ El curioso color del colorado”
y entablo un diálogo conmigo misma
para intentar  algún endecasílabo
que me lleve y me traiga
del autor de Niebla,
hasta aquel otro que escribió
“Fervor de Buenos Aires”. *


Luz del Olmo Veros

*Jorge Luis Borges  en su prólogo al libro de poemas  “Fervor de Buenos Aires”, escribe:Yo, por ejemplo, me propuse demasiados fines: remedar ciertas fealdades ( que me gustaban)de Miguel  de Unamuno.




13 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Me apunto a Borges para el próximo curso...

Ele Bergón dijo...

Tú verás, pero con Borges puede pasar de todo, ya sabes que produce muchos amores, como es el mío y también muchos odios. Por mí encantada.

Besos

Myriam dijo...

Ya he regresado de mi viaje y estoy metida en Niebla a todo trapo.

Y no, no estoy de acuerdo con la cita de Unamuno.
No argumento aquí el por qué, porque ando con retraso...

Besotes

La seña Carmen dijo...

¿No era Unamuno el que recomendaba viajar para curarse del nacionalismo?

Llevo una temporada diciéndome que tengo que volver a Salamanca, y me da igual que llueva o haga sol.

Gelu dijo...

Buenos días, Luz:

Para entender las obras del rector de Salamanca, es necesario conocer su biografía, a sus amigos y contrarios, los años en los que se desenvolvió…
Ahora tenemos la oportunidad, pues al leer al rector de Salamanca -como bien expresaba él-, “…. se enredan unas cosas con otras como las cerezas, y nunca se sabe a dónde se ha de ir a parar.”
Al ver la fotografía y con tus versos, no me resisto a enlazar -para escuchar musicado y en voz de Alberto Cortez-, el precioso poema de Borges: ‘La lluvia’

Abrazos.

Abejita de la Vega dijo...

"La manía de viajar viene de topofobia y no de filotopía". Se viaja como huida, sí, incluso hay quien intenta huir de sí mismo. Algo tendrá el agua cuando la bendicen. Algo tendrá Borges cuando lo bendicen. Unamuno es muy grande...

Besos, Luz.

Ele Bergón dijo...

Myriam ya discutiremos estas palabras sobre el viaje que he dejado en el poema. Te confieso que yo en principio no estuve de acuerdo, como tú, con Unamuno, pero después las reflexioné un poco más y he de decirte que puede que tenga razón y más después de leer casi toda su novela, al menos en su primer parte: ¿ Por qué viajamos? No será que huimos de esa rutina que, aunque sea buscada, nos va aburriendo? La segunda parte " y no buscando cada lugar a que llega" también tiene razón pues aunque sea verdad que vas buscando un lugar específico, no está en nuestro inconsciente " un algo que nos sorprenda", al menos sí me pasa a mí.

Seguiremos "charlando".

Besos mi querida amiga viajera, de todos los mundo.

Ele Bergón dijo...

Querida Gelu,

Te había dejado este comentario en tu blog, pero prefiero contestarte, como al resto, aquí, el problema es que se me ha borrado y lo tengo que volver a inventar y seguro, como en los sueños, será distinto. Allá voy

Es verdad que para comprender a Unamuno hay que leer su Aubiografía, que por tener tantos libros esperando y aunque goce como buena jubilada de mucho tiempo libre, no me alcanza ya a más, pero aquí lo dejo para recordármelo. La verdad que para conocer a fondo a un autor hay que dedicarle tiempo y tiempo como haces tú, con los que escoges. Ya sabes que me interesa Antonio José que veo ahora estás con él.

En otra época a mí me dio por profundizar en Borges y me alegro de haberlo hecho, me volví hasta obsesiva,como era él, con todos sus escritos. Por supuesto me faltarán algunos, pero conozco bastante su obra, o al menos, lo he leído. Mis hijos que eran adolescentes o quizás niños por entonces me decían que tenía "borgitis", después se me pasaba la fiebre, pero cuando volvía por casualidad a leer algún escrito del autor argentino, otra vez entraba en mi "adicción".

Gracias por el enlace del poema "LA LLUVIA" en versión de Alberto Cortez , estuve a punto de ponerle en la voz del propio Borges que también existe en Youtube, pero me pareció que como estábamos con Unamuno, no debería cargar las tintas con Borges.

Besos

Ele Bergón dijo...

Querida Carmen, te he saltado por orden de comentarios, pero no me olvido de ti.

Ya sabes que Unamuno está lleno de contradicciones, que para eso es un gran filósofo humanista y aunque en su libro "Por tierras de Portugal y de España" nos relata lo viajero que es y que además no deja en muy buen lugar a los extremeño, por lo que he leído por ahí, te digo lo que le he contestado a Myriam, creo que él en estos versos que me he atrevido a copiarle para mi poema, se refiere más a otro tipo de viaje, a lo que tenemos en el inconsciente en ese viajar.

¿Me dejas hacer de psicóloga contigo? Pregúntate, y contéstate sin mentirte, algo que he visto en este libro de Niebla que también toca Unamuno, el porqué, necesitas el ir a Salamanca.Puede que te ayude a resolver ese "tengo que". Perdóname por meterme en tus intimidades. Ya sabes que te quiero .

Besos

Ele Bergón dijo...


Pues sí Abejita, Unamuno lo dice bien, esa manía que nos entra por viajar quizás se deba a la fobia, es decir, un miedo irracional, a determinados lugares, pero me imagino que no son los lugares donde vivimos normalmente ¿o sí? y no al deseo o el amor a los demás, aunque en este caso creo que sí, que viajamos a los lugares donde viven las personas a las que queremos, no a todas, pero sí a las que nos interesan. Unamuno ahí nos lo deja para que pensemos en ello, igual que supongo pensaba y rumiaba él, llegando a algún tipo de conclusión.

Pues sí, "algo tendrá el agua cuando la bendicen" pero sé que no todas las personas han podido soportar la lectura de Borges, sin embargo, a los que nos gusta, nos gusta con pasión. Filias y fobias, al fin y al cabo .

Cuando yo leo a Unamuno en esta novela, inevitablemente me lleva a Borges y encuentro similitudes, pero eso no quiere decir que esté en lo cierto, al fin y al cabo, la novela es un calidoscopio donde caben diferentes lecturas para diferentes lectores.

Besos

JL Ríos dijo...

No he leído nada de Borges, así que estoy muy en desventaja con vosotros, aunque se puede remediar. Parece que Unamuno juega con una cosa y su contraria, y divaga y divaga. Hay algo que el protagonista debería tener claro: qué es el amor.
Del piano no diré nada.

Un abrazo

Myriam dijo...

Aquí estoy de vuelta. En primer lugar, decirte que me encanta como entrelazas a Unamuno y Borges. En segundo, después de leer tu comentario y repensar, me afirmó en mi opinión antes dicha.

Razones hay muchas, enumeró aquí algunas: no digo que no existan viajes por huir de una situación, no, porque estos se dan en la práctica. Pero existen otros motivos como los de tender puentes, acercar afectos, etc ya sea por querer conocer in situ nuevas culturas,nuevas gentes; ya sea por visitar familiares y amigos que viven en otros lugares. Cosas que nos hacen crecer como seres humanos.

Por lo tanto, no puedo estar de acuerdo con la sentencia de Unamuno que excluye estos aspectos. Y. ¡ Sálveme el Cielo de quien sólo huye por aburrimiento, porque lo llevará a cuestas donde quiera que vaya! Porque mi querida amiga, sabemos muy bien quedo podemos huir de nosotros mismos.

Besos

Myriam dijo...

Digo: QUE NO podemos huir....no "quedo" podemos huir. Vale