Escríbeme

olmoluz@gmail.com

miércoles, mayo 10, 2017

BRILLANTE- Luis Ángel Lobato





Ahora
suena el teléfono
Luis Ángel Lobato.


No te puedo olvidar
ni tan siquiera
cuando miro el humeante
y polvoriento asfalto
del medio día.

Mi mirada y esperanza
se dirigen a ese teléfono
porque es ahí,
donde más siento
la afonía de tu ausencia.

No puedo despertarme
del sueño de sombras opacas
-obsesión, de mi propio existir-

Confluencia de arroyos
en la desesperación
de otros iguales a mí.

Y no sonrías.

También por la puerta
de tu habitación
se están infiltrando caminos
con diferentes tonalidades
donde puede que ya no viva
ese azul
que tanto fue nuestro.


(c) Luz del Olmo Veros

3 comentarios:

La seña Carmen dijo...

Seamos optimistas, el azul no puede convertirse en negro teléfono.

Abejita de la Vega dijo...

Un teléfono que no suena y un grito.
Desamor, ausencia, todo así.
Azul, más azul.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Poema de la añoranza de tiempos de comunicación... Glosa más que acertada.