Escríbeme

olmoluz@gmail.com

viernes, marzo 16, 2018

PAISAJE







Llueve.
Llueve en el gris del cielo
y un pájaro aletea  mi tristeza.

Un poco más allá,
en las pequeñas lomas,
la primavera nace.

Arriba, el enebro,
se ríe de los árboles desnudos.

Por estos lugares que ahora diviso,
desde nuestra nueva, y antigua casa,
te fuiste para no volver jamás.

Ayer vi tu reflejo
en la turbiez del agua
de un arroyo que este año,
ha decidido convertirse en río.

Pardilla, 16 de marzo de 2018 

(c) Foto y texto Luz del Olmo 

6 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Se nos crecen los regatos. Quizá hasta las fuentes cegadas vuelvan a manar.
Besos.

Abejita de la Vega dijo...

El agua guarda recuerdos. Turbios y claros.
Besos

María Pilar dijo...

Cuánta nostalgia fluye entre tus versos como ese arroyo convertido en río.
Me ha gustado mucho.
Besos

La seña Carmen dijo...

No lo había visto, pero me parece tan hermoso... ¡Y todavía hay quien se queja de que llueva!

Myriam dijo...

Nostalgia y lluvia.

Besos primaverales

Paco Cuesta dijo...

Tal vez esté a la espera de que la crecida vaya a menos.
Besos