Escríbeme

olmoluz@gmail.com

martes, abril 03, 2018

JUANA LA DESVENTURADA





Acabo de leer de dos sentandas, el libro que nos toca para este mes en el club de lectura La Acequia: Juana la Loca. La Cautiva de Tordesillas , de Manuel Fernández Álvarez o mejor como él la llama Juana la Desventurada que así nos presenta a este personaje tan conocido de nuestra Historia.

El autor, empieza y termina con la magia y todo lo que ello conlleva, haciéndonos un buen retrato, aunque creo que desde fuera, sobre la tercera hija de los Reyes Católicos, basándose en sus propias investigaciones que va aportando en el recorrido de su lectura.

Al cerrar el libro, llego a la conclusión  de que  en el Quinticientos, como él llama a estos años desde que nace su personaje en 1474, hasta que muere en 1555, ya la sociedad practicaba la famosa posverdad que tanto juego da en nuestro siglo XXI y que es, según he llegado a comprender, la mentira manipulada.

Juana tiene unos antecedentes genéticos de locura en sus abuelas, la reina Juana y la Reina Isabel y es curioso que también esos antecedentes sean mujeres. ¿ Los hombres de esta familia regia,  todos andaban cuerdos? Nada se nos dice al respecto . La locura de la reina Juana se fue manifestando en la celotipia que tenía con su marido Felipe El Hermoso, celos bien fundados por otra parte, que la llevan a la depresión exógena, según dice Fernández Álvarez, algo que me hace dudar con lo anterior. Pues según lo que yo estudié, la depresión exógena es adquirida y la que anda emparentada con lo genético, es la llamada depresión endógena, que a estas alturas de la terminología, deben tener otras etiquetas y yo ya no estoy puesta en ello .

En cualquier caso, es muy posible que Juana se hubiese evitado todos sus sinsabores y penurias, si el azar o los poderosos afanes regios , no la hubiese llevado a ser la Reina de Castilla, que eso era mucho o el todo para su época. Ni su marido, la hubiese manipulado como lo hizo, ni Fernando el Católico, la hubiese apartado de su cariño como padre, para primar en él sus ambiciosos intereses de regencia, ni su extraño y gran emperador hijo, Carlos V, la hubiese dejando encerrada, alegando la locura. Hasta los insurrectos Comuneros, también la hubieran dejado en paz y no hubieran recurrido a ella para manejarla a su antojo, algo que en este caso , ella la reina, la loca, la desventurada, no consintió , pues creo que en Juana la Cautiva prevalecía , dentro de su locura y su lucidez, el ser hija, esposa y madre , antes que reina.

.

4 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

No sé si Juana pudo elegir entre una cosa y la otra: lo cierto es que no la dejaron...
Magnífica lectura.

Myriam dijo...

Me gustó mucho lo que dices y estoy de acuerdo contigo.

Otro gallo hubiera cantado, de no haber tenido eso entorno
que por otra parte, enloquecería a cualquiera.

Estoy leyendo el libro.

Besos

La seña Carmen dijo...

Coincido con vosotras, amigas. Buena lectura, mejor resumen y me quedo con los interrogantes. Los hombres pintaron demasiado en la vida de Juana y siempre para mal.

Abejita de la Vega dijo...

Para volverse loca...cualquiera.
No digo más que empatizo y luego voy y me caugo. Esa mezcolanza endógena exógena...qué bien nos lo cuentas.
Besos Luz.